Argentina. Nosotros también somos semitas /Respuesta a la resolución 114/2020 de la Cancillería Argentina.

Argentina. Nosotros también somos semitas /Respuesta a la resolución 114/2020 de la Cancillería Argentina.

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 10 de junio de 2020—

Por Daniel Said y Alí Mustafá

Elevamos a Uds. el presente documento en relación a la resolución 114/2020 del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación de fecha 4 del presente mes. En ella, el Gobierno Nacional adhiere a la definición del antisemitismo de la Alianza Internacional para la Rememoración del Holocausto IHRA. El antisemitismo es definido en ella como “una cierta percepción” de los judíos que puede expresarse como el odio a los judíos… y a “manifestaciones que se dirigen a las personas judías o no judías y/o a sus bienes, a las instituciones de las comunidades judías y a sus lugares de culto”. Si bien la definición proviene históricamente del fenómeno que desde la Edad Media estigmatiza y discrimina a los judíos y cuya máxima expresión fue el aberrante holocausto nazi, no debe olvidarse su carácter originario de Occidental y fundamentalmente Europeo. Creemos que la aclaración es pertinente, por cuanto más allá de cuestiones conceptuales, lo semítico no se limita solamente a lo judío. Según el Diccionario de la Real Academia Española, el vocablo semita refiere entre otras: “Dicho de una persona: Que pertenece a alguno de los pueblos que integran la familia formada por los árabes, los hebreos y otros” de base lingüística semita por lo tanto corresponde a una categoría cultural y no racial o étnica. Como integrantes de la comunidad árabe argentina, queremos llamar la atención a lo que supone en primer lugar sentirnos excluidos del colectivo semita, y en segundo lugar, y no menos importante, que en la inclusión en la definición de la IHRA “a las instituciones judías” quede cercenada la posibilidad de manifestar pública y democráticamente algún tipo de crítica u oposición a expresiones o acciones de alguna institución judía o integrante de la misma, y aún, del gobierno del Estado de Israel, bajo pena de ser calificado de antisemita y de sufrir persecuciones por mantener una opinión diferente a lo que subyace en la resolución mencionada. Queremos también paralelamente prevenir a la sociedad argentina y a la comunidad judía, que una actitud tal podría generar el efecto contrario, de aumentar en los sectores antisemitas su actitud intolerante y provocar empatías a su causa, ante una situación que genere una imposibilidad de expresar con respeto y educación cualquier crítica fundamentada racional y democráticamente a instituciones judías o a las prácticas de aparheid respecto al colectivo palestino (también de origen semita) de los diferentes gobiernos del Estado de Israel, por cuanto por el absurdo sería una forma de limitar la libertad de expresión ante cualquier institución política o social. En tal sentido hacemos este llamamiento al Gobierno Nacional y a la sociedad argentina para evitar cualquier tipo de cercenamiento de la libertad de expresión y de persecución a quienes la manifiesten.
Muchos intelectuales, periodistas, académicos argentinos y latinoamericanos quedarían expuestos al calificativo de antisemita por sus críticas a los métodos represivos hacia los palestinos y palestinas como así también las prácticas exportables de represión urbana y de inteligencia del estado de Israel a los gobiernos de la región.
Resoluciones como las aprobadas por las Naciones Unidas respecto a Palestina, o el texto la Revolución Palestina de Rodolfo Walsh, o las intervenciones académicas de judíos como las de Daniel Finkelstein y otros quedarían también sometidas a este juicio de valor arbitrario y sin fundamento.
Consideramos que el gobierno debería ser más cuidadoso con este tipo de definición porque la Liga de los Estados Árabes que reúne a 23 países acompañó desde su comienzo el reclamo soberano sobre nuestras Islas Malvinas y este DNU podría afectar también ese histórico apoyo.
Esperamos que las autoridades revean esta situación y consideren la posición de la prospera y comprometida comunidad árabe argentina con los intereses nacionales.

(Visited 87 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus