‘En el momento en que un trabajador está enfermo, lo tiran al puesto de control como un perro’

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 25 de marzo de 2020—

Los trabajadores palestinos sospechosos de tener coronavirus están siendo dejados en un puesto de control (puesto de control militar israelí) de Cisjordania sin tener en cuenta su salud o seguridad.

Los trabajadores palestinos de la ciudad cisjordana de Hebrón llevan sus pertenencias personales cuando llegan a cruzar a Israel en un puesto de control en Tarqumiya, 18 de marzo de 2020. Foto de Wisam Hashlamoun / Flash90

¿Qué les sucede a los trabajadores palestinos en Israel sospechosos de contraer el nuevo coronavirus? Según dos historias recientes, parece que las autoridades israelíes simplemente están dejando a los trabajadores palestinos enfermos en un puesto de control en la Cisjordania ocupada sin preocuparse por su salud y seguridad.

Las redes sociales palestinas se encendieron este lunes después de que apareció un video de un trabajador palestino, Malek Jayousi, tendido al costado de una carretera al lado del puesto de control de Beit Sira/Macabbim. Jayousi, de 27 años, del pueblo cercano de Sura, había sido dejado allí por la policía israelí después de acusarlo de tener el coronavirus.

Ibrahim Abu Safiyyeh, un periodista local que trabaja como voluntario en el comité de emergencia de su aldea, que se estableció para ayudar a los palestinos en el puesto de control de Beit Sira, estaba en la escena cuando la policía llegó con Jayousi alrededor del mediodía. “Dos oficiales se sentaron en el asiento delantero. El auto se detuvo y el hombre [Jayousi] salió y apenas podía caminar hacia el puesto de control. Los oficiales salieron del vehículo, se desinfectaron a sí mismos y al asiento trasero, volvieron al automóvil y se marcharon”, contó Abu Saffiyeh.

Jayousi le explicó a Abu Saffiyeh que los oficiales de policía israelíes habían ido al sitio de construcción donde trabajaba en Tel Aviv, le indicaron que tenía coronavirus y se lo llevaron.

«Parecía muy asustado», señaló Abu Saffiyeh. “Colocamos un pedazo de cartón en el piso. No pudimos acercarnos a él porque no tenemos trajes protectores, usamos máscaras muy simples. Le dimos agua y comida y nos dijo que no podía comer ni beber. Se sentó asustado y tiritando. Inmediatamente llamamos a la Media Luna Roja en Ramallah. Tardaron unas tres horas en llegar.

Hospitalizado en el Hospital Al-Watani en Nablus, resultó que Jayousi no tenía coronavirus. Su primo, Samih Jayousi, indicó que miembros de su familia habían contraído la gripe recientemente, aunque Malek todavía está en el hospital para hacerse más pruebas.

En una conferencia de prensa el martes por la mañana, el portavoz de la Autoridad Palestina, Ibrahim Malham, confirmó que la prueba de coronavirus de Jayousi resultó negativa y condenó el «comportamiento racista del gobierno, el ejército y los empleadores israelíes que están arrojando a sus trabajadores a la calle». Malham señaló a los trabajadores palestinos que se abstengan de ir a lugares de trabajo en Israel donde están sujetos al racismo.

 

La policía israelí emitió la siguiente respuesta al incidente: “Anoche, la policía israelí recibió un informe del Hospital Ichilov de un sospechoso que residía ilegalmente en Israel y llegó al hospital para un examen. Después de ser examinado y liberado por el personal médico, la policía llegó al lugar y, después de tomar las precauciones necesarias, lo llevó al puesto de control de Maccabim ya que había estado en Israel ilegalmente. El sospechoso no es un paciente con coronavirus y fue puesto en libertad en el puesto de control de manera digna después de que se detuviera la violación de la ley, según se requiera. Incluso en esta emergencia nacional, la Policía de Israel continuará haciendo cumplir la ley, incluso evitando la residencia ilegal en Israel».

Jayousi no es el primer trabajador palestino dejado en el puesto de control de Beit Sira bajo sospecha de estar infectado con coronavirus, añade Abu Saffiyeh.

El domingo, alrededor de las 2 de la tarde, Abu Saffiyeh vio a un hombre salir de un taxi en el puesto de control, quien «nos dijo que necesitaba ayuda y que podría tener coronavirus». Los miembros del comité colocaron un pedazo de cartón en el suelo y le dieron agua al hombre, pero no se acercaron a él.

El joven les informó que tenía 32 años, que vivía en el campo de refugiados de Jalazoun cerca de Ramallah y trabajaba en un sitio de construcción en Israel. Tuvo fiebre durante su jornada laboral y le pidió a su empleador que llamara a una ambulancia. El trabajador indicó que su empleador se negó, por lo que llamó a una ambulancia él mismo, pero los médicos se negaron a llevarlo a un hospital israelí. «Su empleador le dijo que tomara un taxi a casa, y eso fue lo que hizo», explicó Abu Saffiyeh.

Los voluntarios de Beit Sira llamaron a la Media Luna Roja, que, como con Jayousi, tardó tres horas en llegar al puesto de control. «No tengo idea de qué fue de él», agregó Abu Saffiyeh. «En el momento en que te enfermas, te tiran al puesto de control como un perro».

Según las estimaciones de Kav LaOved, una ONG israelí que trabaja para proteger los derechos de los trabajadores desfavorecidos, hay aproximadamente 60,000 trabajadores palestinos en Israel. Se emplean principalmente en la construcción, la recolección de frutas y verduras y la cría de huevos y gallinas.

Hasta ahora, los empleadores israelíes no les han proporcionado viviendas o medidas de protección contra la pandemia de coronavirus, dejando a muchos trabajadores durmiendo en sitios de construcción y en invernaderos.

Al comienzo del brote de coronavirus, el ministro de Defensa, Naftali Bennett, anunció que estaba condicionando el empleo continuo de los trabajadores palestinos al obligarlos a permanecer en Israel durante al menos dos meses, sin la opción de visitar a sus familias en Cisjordania.

Kav LaOved, junto con la Asociación de Derechos Civiles en Israel y Médicos por los Derechos Humanos en Israel, contactó a Bennett y otros ministros para exigirles que brinden a los trabajadores palestinos alojamiento adecuado, prohíban a los empleadores alojarlos en los lugares de trabajo y otorgarles un seguro médico.

Este artículo fue publicado por primera vez en hebreo en Local Call. Léelo aquí.

Ver: Palestino con síntomas sospechosos de coronavirus fue expulsado por Israel: ‘Lo arrojaron como basura’

Acerca del autor: Suha Arraf es directora, guionista y productora. Escribe sobre la sociedad árabe, la cultura palestina y el feminismo.

Fuente Original: ‘The moment a worker is sick, they throw him to the checkpoint like a dog’

Fuente: Suha Arraf, +972 Magazine /Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

(Visited 12 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus