La mayor apuesta de Mohammed bin Salman puede costarle el trono

La mayor apuesta de Mohammed bin Salman puede costarle el trono

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 17 de marzo de 2020—

Fuentes: Middle East Eye

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

El príncipe heredero saudí y sus asesores pueden ser demasiado estúpidos para darse cuenta del error que acaban de cometer con los últimos arrestos.

Durante gran parte de su existencia Arabia Saudí se mantuvo estable.

Era una monarquía absoluta que trataba a los disidentes sin piedad. La detención arbitraria, la tortura, las desapariciones del hogar y los secuestros en el extranjero fueron su dieta básica. El wahabismo se usó como un método brutal de control religioso y social. Los reyes compraron popularidad con políticas tales como comprar títulos en el extranjero. Así es como funcionó el reino, durante décadas, con relativamente pocos problemas internos.

Estaba gobernado por un consejo de príncipes -hijos de su fundador, el Rey Abdulaziz- que compartieron los beneficios entre ellos, asegurando que cada rama estuviera representada: los Nayefs obtuvieron el ministerio del Interior, los sultanes el ministerio de Defensa, los Abdullahs la Guardia Nacional, los Faisals el ministerio de Asuntos Exteriores, los Talals los medios de comunicación, y así sucesivamente.

Las carteras ministeriales lucrativas se transmitieron de padres a hijos como la plata familiar y de esa manera se acumularon conocimientos y experiencia dentro de la familia.

Feroces rivalidades

Cuando se desataban las crisis se tomaban decisiones colectivas. Se convocaba un consejo familiar y las decisiones se tomaban lentamente y con gran precaución, casi excesiva. La política exterior saudí -se decía- se llevaba a cabo detrás de las cortinas de cuentas, era inescrutable. El reino estaba totalmente al servicio de los intereses militares y petroleros de Estados Unidos en el Golfo, pero dentro de esa gran rúbrica tenía sus propias agendas.

Había estabilidad para todas las tensiones de los clanes internos saudíes.

Se pueden comparar otras disputas por sucesiones con lo que sucedió esta semana. Por ejemplo, cuando el príncipe heredero Faisal desafió la autoridad del Rey Saud en la década de 1960. Pero aquéllas se resolvieron rápida y silenciosamente. Cuando Saud perdió esa lucha de poder y se vio obligado a volar al exilio, su despido por el desahucio fue en el aeropuerto.

También hubo feroces rivalidades. El periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi era partidario de Mohammed bin Nayef, quien dirigió el ministerio del Interior con puño de hierro, encarceló y ejecutó a cientos, pero no se podía decir lo mismo del Príncipe Ahmed bin Abdulaziz , quien liberó a los prisioneros cuando asumió el cargo.

Khashoggi nunca se cansó de decir que no había diferencia entre el príncipe Ahmed y su sobrino Mohammed bin Nayef, salvo que uno era príncipe heredero y el otro no. Recuerdo haber pensado que esto fue demasiado duro.

Pero a pesar de todas las tensiones internas del clan, había estabilidad.

Ya no. Este período ha pasado. Vean cuán violentamente se ha estado sacudiendo el yate real saudí y esta lista es el trabajo de los últimos días.

Decisiones apresuradas

Se ha lanzado una purga contra un hermano del rey e hijo del fundador Abdulaziz considerado, hasta ahora, intocable; los hutíes invadieron ciudades en el distrito Khub Walshaaf en la frontera con Arabia Saudí antes de ser rechazados el lunes; las fronteras del país han sido cerradas, la peregrinación de Umrah a La Meca se  detuvo solo seis semanas antes del Ramadán y del cierre de la Provincia Oriental mientras que solo se han reportado oficialmente un puñado de infecciones por coronavirus; se rompió un acuerdo de tres años con Rusia  y Riad inundó de petróleo el mercado mundial, lo que provocó una caída de los precios  a niveles no vistos desde la Guerra del Golfo de 1991.

Mohammed bin Salman lidia con una catástrofe para pasar a la siguiente.

Cada evento se reduce a un solo hombre: Mohammed bin Salman. Se enfrenta a una catástrofe para pasar a la siguiente. Las decisiones se toman con la velocidad de una ametralladora de fuego rápido, sin pensar en las consecuencias.

Toma la decisión del petróleo. El Financial Times calculó que la decisión crearía un agujero de 140.000 millones de dólares en los ingresos de este año de los seis estados del Golfo si el precio del crudo se mantuviera en 30 dólares por barril. Los ricos estados del Golfo: Kuwait, Emiratos Árabes Unidos y Catar pueden hacer frente, pero Arabia Saudí, Bahrein y Omán no pueden. El presupuesto de Arabia Saudí necesita 83 dólares por barril para alcanzar el punto de equilibrio.

Tal vez fue por eso que uno de los arquitectos del plan de reforma económica de 2030, Mohammed Tuwaijri, fue removido del Ministerio de Economía y Planificación la semana pasada y ascendido a asesor. Este fue el hombre que advirtió de que si Arabia Saudí no reformaba sus finanzas quebraría en «tres o cuatro años».

Eso fue hace más de tres años.

El apostador

En el mejor de los casos, bombear petróleo al ritmo que está haciendo debería calificarse de apuesta. Pero esta es solo una de una lista creciente. La próxima apuesta es destrozar la imagen cuidadosamente fabricada de Arabia Saudí como líder del mundo musulmán sunita y el custodio confiable de los santuarios musulmanes.

Esta fue una fuente poderosa del poder suave de la monarquía saudí. También fue una fuente de legitimidad para la Casa de Saud.

Cuando el entonces primer ministro de Malasia Mahathir Mohamad invitó a los líderes de Turquía, Catar e Irán, todos los rivales de Arabia Saudí, a una minicumbre de líderes islámicos en Kuala Lumpur en diciembre pasado, Mohammed bin Salman vio el peligro.

En lugar de aprovechar la cumbre recurrió a sus matones de las redes sociales, creando en el proceso un rival de la Organización de Cooperación Islámica. Intimidó al primer ministro de Pakistán, Imran Khan, para que no asistiera. Luego Khan se disculpó con Mahathir.

¿El resultado? El peso de Malasia, Turquía, Catar e incluso Pakistán ha aumentado en el mundo islámico sunita y el de Arabia Saudí ha disminuido. Pero no tan rápido como lo está haciendo con su decisión de cerrar sus fronteras a los peregrinos de la Umrah seis semanas antes del inicio del Ramadán.

La censura de la corona

No se conoce la propagación del coronavirus en el reino porque los médicos no están haciendo pruebas para detectar el virus y, como en Egipto, se hacen esfuerzos para minimizar su existencia. ¿Alguien cree seriamente que en un momento en que hay 9.000 casos en Irán, 189 casos en Bahréin, 71 casos en Irak, 74 casos en los Emiratos Árabes Unidos y 58 casos en Kuwait, solo hay 21 casos en Arabia Saudí?

Los limpiadores usan máscaras faciales protectoras, después del brote del coronavirus, mientras trapean el piso en la Gran mezquita en la ciudad sagrada de La Meca, Arabia Saudí, el 3 de marzo de 2020.

Tampoco se sabe cuánto durarán estos cierres. El resentimiento que estos edictos arbitrarios están creando dentro del reino y fuera de él está creciendo y rápidamente se convertirá en una amenaza para el príncipe heredero. Está perdiendo muchos ingresos, pero también está jugando con su legitimidad religiosa como próximo rey de Arabia Saudí.

De manera que los saudíes están estancados. No se atreven a admitir la magnitud del problema, pero tampoco pueden justificar por razones médicas la decisión de cerrar la Provincia Oriental. Sin embargo existen motivos políticos para poner en cuarentena las áreas de mayoría chiíta de Qatif y Al Ahsa.

Lo que me lleva a la última decisión de Mohammed bin Salman de arrestar a su tío Ahmed bin Abdulaziz.

La cobertura de Trump

Sabía, porque Ahmed hizo saber esto antes de abandonar su hogar en Londres, que su tío recibió garantías del MI6 y la CIA de que no sería arrestado a su regreso. Al desafiar este mandato, el príncipe heredero saudí confía en la cobertura que le dieron el presidente de los Estados Unidos Donald Trump y su yerno Jared Kushner.

Sin embargo, y suponiendo que ninguno de estos dos hombres esté en el cargo después de noviembre, ¿qué piensa Mohammed bin Salman que sucedería con los voluminosos archivos de la CIA sobre él? Serían pasados a, digamos, un presidente Joe Biden, un sionista declarado con apoyo israelí, pero que se esperaría que tuviera una visión muy diferente de Bin Salman personalmente.

Cualquiera que espere que Biden cambie la política exterior de EE.UU. en el Medio Oriente tiene por delante una larga espera, pero eso no significa que algo no cambie.

Biden tendría un interés personal en desentrañar la red privada de aliados extranjeros de Trump. Mohammed bin Salman es uno de ellos. Sin embargo, Estados Unidos seguiría siendo un patrocinador del reino, pero no necesariamente del nuevo rey, incluso si Bin Salman le presenta al presidente entrante un hecho consumado.

Por lo menos, eliminar los activos conocidos de la CIA en el reino, como Mohammed bin Nayef, en el supuesto de que siempre habrá alguien en la Casa Blanca para suprimir los instintos de la agencia de defenderse. En el actual clima político volátil en los Estados Unidos, esa es una gran apuesta.

¿Alguien, salvo Trump, querría un príncipe heredero tan inestable como para convertirse en rey en un país que, a diferencia de Rusia, China e Irán y Turquía, es un protectorado militar estadounidense?

Esta es la apuesta más grande que Mohammed bin Salman ha tomado en su corta carrera como príncipe heredero. El verdadero problema es que Bin Salman y sus asesores pueden ser demasiado estúpidos para darse cuenta del error que acaban de cometer.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Eye.

David Hearst es el editor jefe de Middle East Eye. Dejó The Guardian como principal escritor líder extranjero. En una carrera de 29 años cubrió la bomba de Brighton, la huelga de los mineros, la reacción leal a raíz del Acuerdo angloirlandés en Irlanda del Norte, los primeros conflictos en la ruptura de la ex Yugoslavia en Eslovenia y Croacia, el final de la Unión Soviética, Chechenia, y las guerras de incendios forestales que lo acompañaron. Trazó el declive moral y físico de Boris Yeltsin y las condiciones que crearon el surgimiento de Putin. Después de Irlanda fue nombrado corresponsal en Europa de Guardian Europe, luego se unió a la oficina de Moscú en 1992, antes de convertirse en jefe de la oficina en 1994. Dejó Rusia en 1997 para unirse a la sección del exterior, se convirtió en editor europeo y luego editor extranjero asociado. Se unió a The Guardian desde  The Scotsman, donde trabajó como corresponsal.

Fuente: https://www.middleeasteye.net/opinion/mohammed-bin-salmans-biggest-gamble-may-cost-him-throne

Rebelión.org

(Visited 25 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus