Los colonos de Hebrón celebran el desfile de Purim mientras encierran a los palestinos por el coronavirus

Los colonos de Hebrón celebran el desfile de Purim mientras encierran a los palestinos por el coronavirus

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 14 de marzo de 2020—

Por Oren Ziv 

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Descartando el miedo a los virus, los soldados y la policía israelíes acompañaron a 250 colonos en el centro de la ciudad de Hebrón e impidieron que se acercaran espectadores palestinos.

A la sombra de la propagación del coronavirus en Israel-Palestina, más de 250 colonos israelíes participaron el martes en el desfile anual para celebrar la fiesta judía de Purim en el centro de Hebrón ocupado.

Los colonos, que desfilaron desde el barrio de Tel Rumeida hasta la Tumba de los Patriarcas, fueron acompañados por cientos de soldados israelíes y policías que impidieron que se acercaran los espectadores palestinos.

Los colonos se jactaron de que el suyo era el único festival de Purim que se podía celebrar, después de que se cancelaran las fiestas en ciudades de todo el país por temor al virus. Sin embargo la asistencia fue más escasa que en años anteriores.

Mientras tanto, a solo 22 kilómetros al norte, el ejército israelí puso Belén bajo llave después de que se descubrieran siete casos de COVID-19 en la ciudad, evitando que los residentes entren y salgan de la ciudad.

El desfile del martes comenzó en el «Elor Junction», donde el soldado israelí Elor Azaria mató a tiros a un agresor palestino herido mientras yacía incapacitado en el suelo en marzo de 2016. Imad Abu Shamsiya, un palestino de Hebrón, estaba de pie a pocos metros de distancia filmando el incidente. Su documentación condujo a una investigación y eventual juicio de Azaria.

Colonos israelíes bailan durante el desfile anual de Purim en la ciudad cisjordana de Hebrón.  Se puede ver a los palestinos -a quienes se prohibió abandonar sus hogares durante la marcha- mirando desde su balcón, 10 de marzo de 2020. (Oren Ziv)

Justo antes de las 11 de la mañana un grupo de jóvenes colonos que parecían borrachos llamaron a la puerta de una familia palestina que vive al lado de la familia Abu Shamsiya. Cuando un soldado israelí intentó disuadirlos, uno de los colonos respondió diciendo: «Disfrutemos un poco de Purim«. Cuando el colono vio a Abu Shamsiya en la casa contigua, le dijo a su amigo que tenían la dirección incorrecta.

«Solo espero que el evento termine pacíficamente», dijo Abu Shamsiya en voz baja.

Desde 1967 el centro de la ciudad de Hebrón se ha convertido en lugar de varias colonias judías que Israel estableció en medio de la población local palestina. Durante años los palestinos que viven en la zona han sido sometidos tanto a restricciones extremas impuestas por los militares como a la violencia rutinaria de los colonos extremistas. Como resultado, un gran número de residentes se mudó y cientos de negocios fueron cerrados, dejando el área en la ruina económica.

Alrededor de 34.000 palestinos y 700 colonos viven actualmente en el centro de la ciudad. Los palestinos que viven allí están sometidos a restricciones en sus movimientos, incluido el cierre de las calles principales, mientras los colonos pueden viajar a donde quieran. Además el ejército israelí ha emitido órdenes de cerrar cientos de tiendas y establecimientos comerciales en el área.

«Aunque hemos tenido turistas de todo tipo de lugares, el coronavirus no llegó a Hebrón», dijo Baruch Marzel, un destacado activista de extrema derecha y residente de la ciudad que llevaba en el desfile un sombrero con la leyenda «Haz que Hebrón vuelva a ser grande». «Hebrón es una ciudad fuerte y santa para los judíos donde nuestros antepasados nos protegen, mientras que en Belén, que es sagrada para el cristianismo, el coronavirus está teniendo un día fértil», agregó Marzel.

Los manifestantes, muchos de ellos adolescentes que llevaban botellas de vino, pasaron junto a las tiendas palestinas que cerraron hace 25 años tras la masacre de la Cueva de los Patriarcas, en la que el colono Baruch Goldstein asesinó a 29 fieles palestinos en febrero de 1994. En respuesta a los asesinatos, el ejército israelí comenzó a restringir el movimiento de los residentes palestinos de Hebrón y a aplicar una política de estricta segregación entre ellos y los colonos.

Dos décadas después las restricciones solo se han vuelto más severas. La calle Shuhada de Hebrón, donde tuvo lugar gran parte de la marcha del martes, ha sido la más notoria de estas restricciones. Alguna vez un centro comercial ocupado, muchas puertas de tiendas ahora han sido cerradas por orden militar, dando al área la apariencia de un pueblo fantasma. Hoy muchas de las tiendas cerradas han sido pintadas con spray con la estrella de David.

Colonos israelíes bailan con un comandante del ejército durante el desfile anual de Purim en la ocupada Hebrón, Cisjordania, 10 de marzo de 2020. (Oren Ziv)

Durante los festejos de Purim las restricciones existentes sobre los palestinos se vuelven aún más extremas. A los palestinos que viven a lo largo de la ruta de la marcha ni siquiera se les permite abrir las puertas de sus hogares, mientras algunos observan la marcha a través de las barras de metal instaladas en sus balcones para protegerlos de las piedras que arrojan los colonos.

También se puede ver a los soldados israelíes bailando con los colonos y se cierran los pocos puestos de control improvisados a través de los cuales los palestinos pueden ingresar a la calle Shuhada con un permiso especial. La música a todo volumen, el baile y los trajes coloridos se destacan aún más en el contexto del pueblo fantasma, mientras las puertas de las tiendas están pintadas con grafitis en hebreo.

Una versión de este artículo se publicó por primera vez en hebreo en Local Call. Léalo aquí.

Oren Ziv es fotoperiodista, miembro fundador del colectivo de fotografía Activestills y escritor de Local Call. Desde 2003 ha estado documentando una variedad de problemas sociales y políticos en Israel y los territorios palestinos ocupados, con énfasis en las comunidades activistas y sus luchas. Sus informes se han centrado en las protestas populares contra el muro y los asentamientos, la vivienda asequible y otros problemas socioeconómicos, las luchas contra el racismo y la discriminación, y la lucha para liberar a los animales.

Fuente: https://www.972mag.com/coronavirus-hebron-settler-purim-parade///// Rebelión.org

(Visited 9 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus