Netanyahu gana elecciones primarias del partido Likud

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, Al Mayadeen, 28 de diciembre de 2019—

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, declaró la victoria en las primarias para el liderazgo del Likud.

El recuento del Likud le dio a Netanyahu el 72,5% de los votos contra el 27,5% de su contrincante Gideon Sa’ar, que admitió su derrota, y dijo en un tweet que ahora respaldaría al titular “en aras de una victoria del Likud en las elecciones generales”.

Ello garantiza que Netanyahu liderará el partido de derecha en los comicios programados para marzo próximo.

Las urnas se cerraron para el liderazgo del Likud en (Israel), y la participación fue de aproximadamente el 49%.

Fuentes israelíes informaron que más de 55 mil votantes participaron en las elecciones.

El periódico israelí Ha’aretz dijo que la lucha por el liderazgo del Likud revela el grado de extremismo que el partido ha alcanzado ideológicamente: el Likud se está preparando para anexarse los territorios ocupados y establecer un régimen de apartheid, al tratar a la ligera el derecho internacional.

Agregó que las primarias del Likud son una elección entre dos malas alternativas, y es un recordatorio rotundo del triste estado del partido gobernante y el estado de (Israel).

Cabe destacar que, en 2014, Netanyahu también ganó una primaria en el liderazgo del partido contra el candidato Danny Danon.

Por otro lado, algunos observadores estiman que el desafío de Sa’ar, ex ministro de Educación e Interior, se ha sumado a las presiones que han aumentado este año sobre el primer ministro de cuatro mandatos, que está bajo acusación y luchando por la supervivencia política.

En noviembre, Netanyahu fue acusado de corrupción en tres casos criminales y ha fracasado dos veces en la formación de un gobierno tras dos votaciones nacionales no concluyentes, celebradas en abril y septiembre.

El rival centrista de Netanyahu en esas elecciones, Benny Gantz, del partido Azul y Blanco, tampoco pudo formar un gobierno de coalición, lo que llevó a un punto muerto político y a unas terceras elecciones sin precedentes el 2 de marzo.

Netanyahu ha presentado el caso legal contra él como una caza de brujas política orquestada por los medios de comunicación y la izquierda israelí con la esperanza de derrocarlo.

Aunque los problemas del “Rey Bibi”, como lo apodan sus seguidores, no parecen haber mellado la lealtad que Netanyahu tiene entre sus seguidores, algunos miembros del Likud han dicho que es hora de un nuevo liderazgo.

Netanyahu ha minimizado el desafío de Sa’ar, hablando de sus propias credenciales de seguridad y su destreza internacional.

Fuente : Al Mayadeen
(Visited 8 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus