Bolivia: El gobierno dictatorial promueve la reanudación de relaciones con sus colegas de Israel tras 10 años de interrupción

Bolivia: El gobierno dictatorial promueve la reanudación de relaciones con sus colegas de Israel tras 10 años de interrupción

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 29 de noviembre de 2019—

foto: Usurpadora Canciller boliviana Karen Longaric

En enero de 2009 el presidente legítimo Evo Morales, ahora asilado en México, en un gesto digno y valiente había dado por terminadas las relaciones con el Estado terrorista de Israel en apoyo a Palestina. Ahora, como era de esperar, el gobierno de la usurpadora autoproclamada Jeanine Añez, sin pérdida de tiempo ha facultado a su canciller para que le anuncie la buena nueva al gobierno sionista de Netaniahu. De dictadura a dictadura todo va entre rieles.

Cuando terminaba la primera quincena de enero de 2009, el entonces presidente de Bolivia, Evo Morales, decidió poner punto final a la relación con Israel. Lo hizo en solidaridad con Palestina por los ataques a la Franja de Gaza. Diez años y diez meses después, -ya con Evo fuera del gobierno tras ser obligado a renunciar por un golpe de Estado policial-militar-eclesiástico y mediático- el Ministerio de Relaciones Exteriores anunció que ha comenzado a trabajar en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el Estado sionista.

“Felicito el anuncio del Gobierno de Bolivia sobre su intención de renovar las relaciones con el Estado de Israel”, señaló Israel Katz, ministro de Relaciones Exteriores de Israel, a través de un comunicado en español difundido en Twitter este jueves.

Pocas horas antes la usurpadora canciller boliviana Karen Longaric hizo el anuncio en un desayuno que tuvo con la prensa internacional en la ciudad de La Paz donde, también, calificó de “medida política” la decisión de Morales asumida en 2009.

Ver imagen en Twitter

Para la canciller las acciones del expresidente afectaron a “la imagen del país”, sobre todo “a intereses económicos y comerciales”. Es por ello, agregó, se fortalecerán también las relaciones con Estados Unidos, país del que el gobierno de Evo se distanció oficialmente en septiembre de 2008 cuando declaró persona «no grata» al embajador Philip Goldberg y, dos meses después, ordenó la expulsión de la DEA (Administración de Cumplimiento de Leyes sobre las Drogas) de Bolivia.

“El interés actual es tratar de reponer las relaciones. No es fácil volver a tener los beneficios que otrora tuvimos”, apuntó Longaric.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus