Palestina podría romper totalmente relaciones diplomáticas con EE.UU.

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 28 de noviembre de 2019—

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, declaró que tomará medidas decididas para hacer frente al reconocimiento por parte de Estados Unidos de los asentamientos ilegales israelíes, que pueden incluir hasta la ruptura total de las relaciones diplomáticas con Washington.

La semana pasada el secretario de Estado, Mike Pompeo, afirmó que la Casa Blanca ya no considera que los asentamientos judíos establecidos por (Israel) en el territorio palestino ocupado de Cisjordania violen el derecho internacional.

«El Gobierno palestino no piensa quedarse al margen de lo que está ocurriendo, la semana pasada comenzaron nuestras consultas con las fuerzas políticas sobre los pasos que se emprendería para contrarrestar la postura estadounidense, estamos dispuestos incluso a romper totalmente con ellos todas las relaciones», expresó Abbas en una entrevista con periodistas rusos.

Para el presidente palestino, la declaración de Pompeo en realidad representa «una continuación lógica» de las acciones realizadas previamente por el presidente estadounidense, Donald Trump, y «la implementación de los planes» del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Abbas resaltó que casi todos los países del mundo, menos EE.UU., apoyaron a Palestina y rechazaron las declaraciones de Pompeo.

El viraje de la política de Washington respecto a los asentamientos israelíes también fue condenado por la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), entre otros organismos.

Abbas también afirmó que Palestina impugnará ante la Corte Penal Internacional (CPI) la eventual ley israelí sobre la anexión del Valle del Jordán.

«En cuanto a la iniciativa de Benjamín Netanyahu de adoptar una ley sobre la anexión del Valle del Jordán por parte de (Israel), seguimos atentamente sus pasos en esta dirección; si el primer ministro israelí realmente emprende algo así, nosotros acudiremos a la ONU y la CPI, así como romperemos de manera definitiva y irrevocable todas las relaciones con (Israel)», añadió.

En 1967, durante la llamada Guerra de los Seis Días, el régimen israelí ocupó los territorios de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este, que según la ley internacional pertenecen a los palestinos.

Los palestinos insisten en que las futuras fronteras entre los dos Estados soberanos se tracen acorde a las líneas previas a la guerra de 1967 y admiten un intercambio de territorios, con la esperanza de crear su Estado en Cisjordania y la Franja de Gaza con la capital en Jerusalén Este.

El régimen de ocupación se niega a restablecer las fronteras de 1967 y menos aún compartir con los árabes Jerusalén, que proclamó su capital «eterna e indivisible». Además, Netanyahu, pretende extender la soberanía de Israel al Valle del Jordán y a una zona del norte del Mar Muerto.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) expresó que no permitirá que Irán interfiera en los asuntos internos del país, indicó.

Asimismo, mencionó que las autoridades iraníes en varias ocasiones cooperaron con distintos movimientos palestinos, como la Yihad Islámica y Hamas, en vez de apoyar al Gobierno de la ANP.

«Exigimos a Irán que trabaje con las autoridades palestinas legítimas, y no con facciones o grupos, ya que esto siembra la discordia en la sociedad palestina», indicó el presidente de la OLP.

También recordó que las relaciones diplomáticas entre Palestina e Irán se remontan a hace 40 años y que la Autoridad Nacional Palestina tiene una embajada en Teherán.

Abas declaró, además, que Palestina está dispuesta a dialogar con (Israel), pero Netanyahu «no cree en la paz» y por lo tanto resulta imposible ponerse de acuerdo.

«Nos parece que Benjamín Netanyahu no cree en la paz ni quiere que haya paz y así es imposible llegar a un acuerdo. Estamos dispuestos a dialogar con (Israel) según el principio de dos Estados y respetando las leyes internacionales y las resoluciones de la ONU, particularmente la resolución 2334 de su Consejo de Seguridad», dijo Abbas.

Recordó que la resolución 2334 fue apoyada por todos los países, «incluso por Estados Unidos, que se abstuvo de votar».

En otra parte de la entrevista, trascendió que el presidente palestino invitó a su homólogo ruso, Vladímir Putin, a visitar la ciudad de Belén para Navidad.

«Mandamos una invitación a Vladímir Putin para que nos visite en un futuro próximo, en concreto, a Belén, durante las fiestas navideñas», dijo al insistir que «si acepta la invitación, será un honor» para los palestinos.

Subrayó que Putin y él están vinculados por «unas relaciones de amistad, algo mayor que las relaciones que existen normalmente entre los jefes de Estado».

El líder de Palestina recordó que Putin llegó a su país por primera vez en 2005 y que los representantes de las autoridades palestinas visitan Rusia cada año.

(Visited 16 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus