Israel está convirtiendo a estudiantes palestinos en delincuentes

Israel está convirtiendo a estudiantes palestinos en delincuentes

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 4 de noviembre de 2019—

Por  Jaclynn Ashly

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Las autoridades israelíes han arrestado al menos a 64 estudiantes universitarios palestinos desde principios de 2019. El número va creciendo.

A principios de este mes Mais Abu Ghosh, una estudiante de la Universidad de Birzeit en Cisjordania, envió una carta a su familia desde la prisión de Damon en el norte de Israel.

«Os amo mucho», escribió Abu Ghosh. «Estoy bien siempre que tú y aquellos a quienes amo estén bien […] Están en mi mente y en mi espíritu». Pidió a su familia que enviara saludos a sus amigos de la universidad y a sus profesores «sin excepciones». Ella agregó: “Estoy con otra familia ahora. Todas las dificultades pasarán «.

Las fuerzas israelíes arrestaron a Abu Ghosh a fines de agosto. Es una de las docenas de estudiantes palestinos que han sido detenidos en los últimos tres meses, en una fuerte represión contra los estudiantes en la Cisjordania ocupada.

Según los datos recopilados por Rightto Education (derecho a la educación, N. de T.), una organización de base dirigida a defender la educación en Palestina, las fuerzas israelíes han detenido al menos a 64 estudiantes universitarios desde principios de este año. 18 de los detenidos son estudiantes de Birzeit, la segunda universidad más grande de la Cisjordania ocupada.

Las autoridades israelíes arrestan rutinariamente a estudiantes palestinos políticamente activos, pero las organizaciones de derechos humanos dicen que el número ha aumentado con la actual represión.

Escalada de arrestos

Un portavoz de Addameer, una organización de derechos de los prisioneros palestinos, dijo a +972 que Israel ha estado atacando a un número creciente de estudiantes palestinos desde el comienzo de 2019. Actualmente hay 260 estudiantes palestinos de secundaria y universidad en las cárceles israelíes.

De los 18 estudiantes de Birzeit que fueron arrestados en agosto, Israel solo ha liberado a tres. Todos fueron sacados de sus hogares en las incursiones del ejército durante la noche y los soldados israelíes usaron «fuerza excesiva» en el curso de las detenciones, según Addameer.

La mayoría de los estudiantes detenidos de Birzeit todavía están siendo interrogados, lo que podría durar hasta 75 días o extenderse a otros 90 días. Tres de los estudiantes han sido puestos bajo detención administrativa, una política heredada del Mandato Británico por la cual Israel retiene a los detenidos indefinidamente, sin cargos. Se usa casi exclusivamente contra los palestinos.

Addameer ha expresado «una seria preocupación por el bienestar y la salud» de los estudiantes detenidos, señalando que a muchos se les ha prohibido ver a abogados y han sido sometidos a «torturas y malos tratos».

Según Derecho a la Educación, 80 estudiantes de Birzeit están actualmente encarcelados por Israel, incluidos 17 que están bajo detención administrativa.

Estudiantes palestinos alzan su diploma durante su ceremonia de graduación al final del año académico el 20 de mayo de 2016 en la Universidad Birzeit en la ciudad cisjordana de Birzeit, cerca de Ramallah. (Flash90)

El mes pasado, un tribunal militar israelí impuso una orden mordaza en los casos de varios estudiantes palestinos detenidos que están siendo interrogados. Se espera que la orden mordaza se levante el 10 de noviembre.

Addameer dijo que la orden de mordaza era una violación de los «derechos básicos del prisionero, su familia y su abogado» y un «intento de encubrir graves violaciones de derechos humanos» infligidas a los prisioneros palestinos durante los interrogatorios.

Un portavoz del ejército israelí dijo a +972 que los estudiantes recientemente arrestados en Birzeit son «sospechosos de estar involucrados en ataques terroristas que ocurrieron en los últimos meses en los que fueron asesinados ciudadanos israelíes». El portavoz agregó que no podían proporcionar más información mientras los casos estaban siendo investigados por el Shin Bet, la agencia de seguridad interna de Israel.

El portavoz del ejército probablemente se esté refiriendo a un ataque que ocurrió en agosto, cuando una niña israelí de 17 años llamada Rina Shnerb fue asesinada por un explosivo improvisado cerca de Dolev, un asentamiento ubicado al noreste de Ramallah.

Samer Arbeed, de 44 años, ha sido acusado de encabezar una célula del Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP) que presuntamente llevó a cabo el ataque. Fue hospitalizado en estado crítico el mes pasado, con costillas rotas e insuficiencia renal después de tortura y palizas severas antes y durante los interrogatorios llevados a cabo por el Shin Bet en el Complejo ruso en Jerusalén.

En el Hospital Hadassah, Arbeed entró en coma y fue puesto en un respirador. Los medios israelíes informaron de que el Shin Bet había recibido permiso legal para usar «medidas extraordinarias» durante el interrogatorio de Arbeed.

En un informe publicado el año pasado, Addameer documentó el uso sistemático de la tortura por parte de las autoridades israelíes en el Complejo ruso, al que los palestinos se refieren como al-Mascobiyya. Entre los tipos de tortura: colocar al detenido en confinamiento solitario y exponerlo a sonidos de tortura de las celdas vecinas. Las células, según el informe, no «cumplen con los estándares mínimos de vida humana adecuada».

“Ataques continuos y sistemáticos”

«Los estudiantes palestinos se han enfrentado a ataques continuos y sistemáticos» por parte del ejército israelí, particularmente en Birzeit, dijo Yara Hawari, miembro del grupo de expertos palestinos Al-Shabaka. Un estudiante políticamente activo, dijo, «inevitablemente» tendrá «algún tipo de encuentro con las fuerzas de ocupación israelíes».

Birzeit ha servido de centro para la vida política, cultural y académica palestina en Cisjordania durante décadas. Sus graduados incluyen prominentes figuras palestinas como Marwan Barghouti, que ahora cumple cadena perpetua en una cárcel israelí.