Guerra contra Yemen: Todo es de color negro para los saudíes y el Imperio

Guerra contra Yemen: Todo es de color negro para los saudíes y el Imperio

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, por Leonardo Del Grosso, 1 septiembre de 2019—

Todas son derrotas para los saudíes en la guerra en Yemen. Arabia Saudita suma enemigos, y Yemen, conforme se prolonga el conflicto, aumenta capacidades militares y acumula poder para una victoria aplastante.

Las últimas noticias de la guerra en la península Arábiga dibujan un panorama negro para la Casa de los Saúd. La coalición patriótica entre Ansarulá y el Ejército de Yemen tiene cada vez más efectividad en sus ataques, con drones y con artillería misilística, dentro del territorio del Estado de Arabia Saudita, y tiene cada vez más efectividad en sus defensas antiaéreas; y por el lado contrario, la alianza anglosionista, invasora a Yemen y verdadera causa de la guerra, se está fragmentando en cada vez más pedazos que, además, están comenzando a luchar militarmente entre sí.

Veamos:

  • El 1° de agosto unidades de drones y misiles del Ejército yemení y Ansarulá, en una operación conjunta, atacaron un desfile militar de la coalición invasora en la ciudad de Adén, sobre el Golfo de Adén, en el sur de Yemen. El impacto de un misil balístico de medio alcance y la acción de drones Qasef K2 generaron pánico y desconcierto en el desfile militar, provocando alrededor de 40 muertos, muchos de ellos del rango de oficiales, inclusive el general Munir al Yafi. Ese mismo día fue alcanzado por un misil Burkan-3 un sitio militar en Damman, en el este de Arabia Saudí, a más de mil kilómetros de la frontera con Yemen.
  • En esos mismos días, a principios de agosto, las fuerzas de la resistencia contra la invasión a Yemen lanzaron cinco misiles Zelzal-1 contra el sur de Arabia Saudí. Poco más tarde fueron lanzados dos misiles Badr-F, uno contra una base militar saudí en la provincia de Nayran, donde decenas de saudíes y mercenarios murieron, y el otro contra un cuartel militar, también en el sur de Arabia Saudí.
    Por otra parte, las defensas antiaéreas de Yemen en el Este de Yahfan, en Yizan, derribaron un avión espía perteneciente a las fuerzas de la coalición agresora.
  • El 6 de agosto tres misiles Zelzal-1 fueron lanzados contra una concentración militar saudo-estadounidense en la provincia de Asir, en el suroeste de Arabia Saudí.
  • El 9 de agosto fuerzas de drones Qasef K2 atacaron con efectividad el Aeropuerto Internacional de Abha, en el oeste de Arabia Saudita, a unos 100 kilómetros del Mar Rojo, ocasionando graves daños en la torre de control e interrumpiendo el tráfico aéreo.
  • El 12 de agosto fuerzas de drones del Ejército yemení atacaron radares y sitios militares en la base aérea “Rey Jaled”, en Jamis Mcheit, en el Oeste de Arabia Saudita, cerca de Abha.
  • El 16 de agosto las fuerzas yemeníes realizaron unos 15 ataques con drones sobre el Aeropuerto Internacional de Abha, provocando la interrupción de los vuelos.
  • El 17 de agosto, en la operación más grande de drones yemeníes realizada hasta ahora, que involucró a 10 aparatos, fue atacado el campo petrolífero de Al Shayba, uno de los campos petrolíferos más grandes de Arabia Saudita y uno de los principales activos de Saudí Aramco, ubicado cerca de la frontera con los Emiratos Árabes Unidos, a cientos de kilómetros de la frontera con Yemen.
  • El martes 20 de agosto las defensas antiaéreas de Yemen derribaron, sobre la provincia de Zamar, un dron estadounidense MQ9 armado con un misil.
  • El viernes 23 de agosto las defensas antiaéreas de Yemen derribaron, en Hayya, un segundo dron espía de la alianza anglosionista (Arabia Saudita, Israel, Estados Unidos).
  • El 27 de agosto las unidades de misiles del Ejército yemení y de los Comités Populares de Yemen dispararon un misil balístico de medio alcance tipo Qassem contra una posición del ejército saudí y sus mercenarios en Siqam, provincia de Nayran, Arabia Saudita. Según el portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, Yahya Sari, el misil alcanzó con gran precisión sus objetivos. Decenas de militares y mercenarios fueron muertos y resultaron heridos en el ataque.
  • El 29 de agosto drones yemeníes llevaron a cabo una operación a gran escala con drones Qasef K2 contra el Aeropuerto Internacional de Nayran, en el sur de Arabia Saudí. Esto se suma a otras dos operaciones del mismo tipo de drones contra Nayran y Yizan, unas horas antes. Todas las operaciones, según el vocero de las Fuerzas Armadas de Yemen, alcanzaron sus objetivos con precisión provocando graves daños y numerosas bajas en las fuerzas anglosionistas que bloquean e invaden Yemen.

ataque al campo petrolífero de Al Shayba

A su vez, por el lado de la alianza invasora:

  • Los Emiratos Árabes Unidos comenzaron a virar su posición desde ser parte de la coalición invasora de Yemen y sostener una política anti-iraní, a tener conversaciones oficiales con Irán y comenzar a enfrentarse a Arabia Saudita. El derribo del dron estadounidense Global Hawk por parte de Irán tuvo un impacto muy fuerte en toda la región lo que, junto con los ataques de drones y misiles de Ansarulá en instalaciones petrolíferas de Arabia Saudita en el Este, que colindan con los EAU, terminaron de disuadir a los EAU respecto de Irán y comenzar a abandonar su posición hostil hacia él, cooperar con Irán en la seguridad marítima del Golfo Pérsico y comenzar, también, un plan de retirada de los EUA de la alianza saudo-israelí y de reducción de las hostilidades con el movimiento patriótico liderado por la organización islámica yemenita Ansarulá, que controla la capital de Yemen, Sanaa.
  • En este sentido, desde el 7 de agosto comenzaron a registrarse choques armados en la ciudad de Adén entre las fuerzas separatistas del sur de Yemen, agrupadas en el llamado Consejo de Transición del Sur, que está apoyado por los EAU, y las milicias mercenarias al servicio de Arabia Saudita, que siguen al ex presidente yemení Abd Rabbo Mansur Hadi. Como resultado de esto las fuerzas del Consejo de Transición tomaron las ciudades de Adén y Lahej, que estaban en manos de los pro-saudíes, los que sufrieron muchos muertos y heridos en los combates.
  • Este enfrentamiento se está extendiendo a todo el suroeste de Yemen, donde los Emiratos Árabes Unidos pretenden tener acceso al estratégico estrecho de Bab el Mandeb, al Mar Rojo y al Golfo de Adén. Al respecto las fuerzas pro-saudíes acaban de denunciar intensos bombardeos de los EAU contra ellas.

Por lo que se ve, la situación de Arabia Saudita y de la alianza invasora de Yemen es cada vez más comprometida. Las fuerzas yemeníes del movimiento patriótico han mejorado de manera ostensible su capacidad militar, teniendo a su alcance ahora gran parte del territorio de Arabia Saudita amenazando, según la Agencia Bloomberg, a más de cien campos de petróleo saudíes. Los principales socios de Arabia Saudita, el Estado Terrorista de Israel y los Estados Unidos, también están igual que los saudíes, en un declive imparable. Todos estos actores van de fracaso en fracaso, y mientras más insistan en la vía militar, más adversas serán las consecuencias para ellos. Pero parece que, hasta el momento, el joven saudí Mohamed Ben Salman no asume esta realidad de debacle, resistiéndose a hacerse cargo de la derrota. Al igual que Netanyahu respecto de Siria, Líbano y la Resistencia Palestina, está insistiendo en una vía estratégicamente catastrófica. La preocupación y el pánico están invadiéndolos. Están ya derrotados y eso no tiene retorno. Lo que los actores racionales desean es que esa derrota sea con la menor destrucción posible. Pero las camarillas belicistas, que están ya condenadas, se aferran al poder como medio de supervivencia propia, hundiendo más en la debacle a los países que conducen. Las diferentes resistencias son las artífices de estos prometedores desarrollos al mismo tiempo que, en los países arrogantes, crecen los sectores de oposición internos para tratar de salvar algo antes de que el naufragio sea total.

(Visited 69 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus