Gaza: Una crónica de vidas olvidadas

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, PALESTINALIBRE.org, 11 de agosto de 2019—

Gaza, por los directores Garry Keane y Andrew McConnell, narra los sueños, esperanzas, frustraciones y desesperación de los palestinos en Gaza durante un período de cinco años.

La imposibilidad de forjar una vida normal bajo un asedio constante sustenta una nueva película documental extraordinaria.

Gaza, por los directores Garry Keane y Andrew McConnell, narra los sueños, esperanzas, frustraciones y desesperación de los palestinos en Gaza durante un período de cinco años.

Pero esto no es una película política. Los directores querían mostrar la universalidad de los sueños de sus protagonistas a medida que avanzan su vida cotidiana en circunstancias que son todo menos ordinarias.

“No hay agenda en juego aquí. Ese no es el punto de lo que nos propusimos hacer”, explicó Keane a The Electronic Intifada. “Básicamente somos un par de cineastas interesados ​​en cuestiones humanitarias y de derechos humanos. Esa es la base sobre la que hicimos esta película”.

El “objetivo absoluto” era destacar la tragedia de Gaza, donde dos millones de palestinos están siendo castigados colectivamente, indicó Keane.

El único punto de vista de la película también era su debilidad, al menos inicialmente. Según Keane, el mayor obstáculo que enfrentaron fue asegurar fondos. Pocas personas querían invertir dinero en una película que analizaba la vida de los palestinos cotidianos en una pequeña franja de tierra que, según las Naciones Unidas, podría convertirse en “inhabitable” para el año 2020.

Historias que vale la pena contar

Al centrarse en cinco personajes principales con diversos antecedentes e historias familiares, Keane y McConnell pintan una convincente imagen de un pueblo aparentemente abandonado y olvidado por el resto del mundo, cuyas vidas han quedado profundamente marcadas por la ocupación y el conflicto.

“Esta película fue sobre gente común”, señala Keane. “Lo más difícil que tuvimos que hacer fue convencerlos de que valía la pena contar sus historias. No creían que a nadie le interesara su humilde vida. Pero queríamos demostrar que estas personas eran hermosas, abiertas y amigables. Con suerte, la película muestra lo que podría ser Gaza, un hermoso lugar en el mar Mediterráneo”.

Una joven estudiante llamada Karma Khaial, de 19 años, habla en inglés sobre su sueño de estudiar derecho internacional en el extranjero. Pero con casi ningún permiso de viaje emitido por Israel a los palestinos en Gaza, sus perspectivas de poder viajar son muy escasas.

Ella quiere ayudar a su gente a superar la crisis actual, tal vez trabajando con una organización humanitaria en Gaza, les explica a los cineastas.

Música talentosa, Karma ya casi nunca persigue su pasión, porque, según les dijo a los cineastas, le recuerda demasiado a la guerra y el conflicto. En una escena impactante, ella toca el violonchelo afuera de un edificio bombardeado.

“Lo único que nos dan las personas de otros países es la simpatía y me molesta mucho”, señala en la película. “Cada vez que me paro y respiro el aire del mar, puedo respirar libertad … Pero al mismo tiempo, el mar es un recordatorio de nuestra miserable realidad. Está cerrado, existe un borde invisible. Es una tortura.

La madre de Karma, Manal, recuerda con cariño un momento en que Gaza era un lugar cosmopolita y bullicioso lleno de esperanza y alegría. Ahora Manal, cuya familia es oriunda de Jerusalén, se preocupa constantemente por criar a su familia en un lugar tan agotador.

Ahmed Abu Alqoraan, de 18 años, vive en un campo de refugiados cerca de la casa de Manal y Karma. De una familia de pescadores, sueña con ser dueño de un gran bote a pesar de que Israel prohíbe a los barcos aventurarse a más de tres millas náuticas de la costa de Gaza.

A veces duerme junto al mar para escapar del hacinamiento en el campamento, hogar de 21,000 refugiados que fueron obligados a abandonar las aldeas en lo que ahora es Israel durante la limpieza étnica de Palestina en 1948.

Humor y acoso

La privación y el miedo a un futuro incierto no han borrado todo el humor. El taxista Ahmed disfruta de una buena risa con algunos de sus clientes mientras los conduce por la pequeña franja de tierra.

Un maestro, un estudiante y un barbero comparten sus sueños con Ahmed, mostrando la resistencia y la fuerza de las personas que con demasiada frecuencia se deshumanizan o se ven como meras estadísticas en los medios de comunicación occidentales.

Sin embargo, el asedio y la amenaza de conflicto se ciernen sobre todas sus historias.

“¿Te imaginas a tanta gente viviendo en un lugar tan pequeño?”, pregunta Ahmed. “La mayoría de las personas aquí son ordinarias, como yo. Quieren quedarse solos para vivir sus vidas. Queremos paz. Solo queremos una vida normal”.

Los hombres pasan el tiempo jugando al backgammon todo el día debido al alto nivel de desempleo en Gaza.

Sari Ibrahim, herido de por vida por las balas israelíes, canaliza su ira con la música rap en un estudio de grabación. El joven cree que sus pensamientos y palabras son más fuertes que el armamento que lo asustó.

“Tenía solo 16 años cuando me dispararon. Yo solo era un niño. Me dejaron en el suelo durante cuatro horas”, señala Ibrahim en la película.

“Mientras estuve allí, me dispararon tres veces. Estaba acostado en el barro y la suciedad. Me preguntaron si podía levantarme. Dije que no. Fue entonces cuando me dispararon de nuevo en el pecho. La bala llegó muy cerca de mi corazón”.

La película se vuelve cada vez más tensa a medida que avanza, culminando con las protestas de la Gran Marcha del Retorno a lo largo de la frontera entre Gaza e Israel en 2018. El video muestra las terribles condiciones bajo las cuales los médicos tienen que trabajar en las manifestaciones semanales, la crónica falta de suministros médicos, los días de 16 horas.

“En Gaza, la gente nunca sabe lo que sucederá en los próximos cinco minutos”, dice un hombre de mediana edad en la película. “Vivimos en constante temor en nuestra sociedad”.

Los cineastas tuvieron sus propias dificultades mientras trabajaban en el proyecto. Fueron interrogados y acosados ​​por soldados israelíes en el puesto de control de Erez en el límite norte de Gaza cada vez que regresaban.

En su segundo día en un tiroteo de cuatro semanas el año pasado, McConnell y su conductor, que había estado filmando cerca de la frontera entre Gaza e Israel, fueron detenidos por las fuerzas de seguridad de Hamas, quienes confiscaron su equipo. Tres miembros de la tripulación, todos ciudadanos irlandeses, fueron puestos bajo arresto domiciliario durante tres días mientras McConnell y el conductor fueron interrogados.

“No sabíamos qué les había pasado”, recordó Keane. “Estuvieron desaparecidos por 12 horas. Fueron interrogados bastante y salieron tarde esa noche. Luego nos pusieron bajo arresto domiciliario durante tres días mientras nos arrastraron nuevamente en tres ocasiones diferentes. Pensamos que seríamos conducidos a la frontera y solo nos dijeron que nos fuéramos, pero logramos convencerlos de que nos devolvieran el kit”.

Eso al menos les permitió terminar de filmar. Y el resultado es una película que trae a casa la realidad de la vida en Gaza en toda su trágica complejidad.

 

 

Ver: Sundance estrena ‘Gaza’ sin sus protagonistas

Fuente Original: A chronicle of forgotten lives

Sitio Oficial: Documental Gaza

Acerca del autor: Ciaran Tierney es un blogger galardonado y ex periodista informativo. Encuéntrelo en Facebook o Twitter o visite su sitio web.

Fuente: Ciaran Tierney, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Ciaran Tierney, The Electronic Intifada

(Visited 14 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus