Por un Sahara Libre

Por un Sahara Libre

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 7 de julio de 2019—

RESUMEN LATINOAMERICANO | Suplemento Especial-

Editorial______

Desde hace más de cuatro décadas el pueblo saharaui se ha visto negado en pasado, presente y futuro, tanto ellos como sus descendientes por el régimen de ocupación de la monarquía de Mohamed VI. Al pueblo del Sahara Occidental se le niega el inalienable derecho a la autodeterminación y en pleno siglo XXI sigue luchando por la independencia del oprobioso régimen colonialista impuesto por la fuerza y contra su voluntad.

Ese territorio situado en la costa noroeste del continente africano frente a las Islas Canarias hace alrededor de 130 años fue ocupado por el Reino de España, a finales de 1975 le dio la espalda a su derecho a la libre determinación con el Acuerdo Tripartito de Madrid del 14 de noviembre de 1975.

Con ese pacto auspiciado además por Marruecos y Mauritania se cerraba la farsa de la descolonización, atrás quedaron una visita relámpago de Juan Carlos I de España, la salida del ejército colonial español dejando entrar a las tropas marroquíes y a la Marcha Verde de colonos impulsada por Hassan II. Atrás quedaron también las falsas promesas de Felipe González antes de acceder a la Moncloa. Todos ellos en nombre de la potencia colonizadora dejaron al pueblo saharaui servido en bandeja al expansionismo de la monarquía marroquí. Es por ello que decimos que España tiene una deuda histórica con el pueblo saharaui.

El reparto tripartito viola la legalidad internacional en contravención de las Declaraciones de la ONU. El incumplimiento de las Resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas y la burla a las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre el uso de los recursos naturales del Sahara Occidental hacen que la deuda histórica sea hoy una verdadera vergüenza. Con el silencio cómplice de la socialdemocracia, los partidos políticos del stablishment, los medios de comunicación y la comunidad internacional.

Ocultan al mundo la situación violatoria de los derechos humanos del pueblo saharaui en el que la mayoría de las mujeres, más de dos tercios sufren anemia y un tercio de la población desnutrición crónica.

Las condiciones de vida sumamente duras en los campamentos saharauis no impiden que este pueblo siga luchando por sus aspiraciones nacionales.

El Frente Polisario -Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro-, es la organización política de los saharauis.

Nacido el 10 de mayo de 1973, inició la lucha armada el 20 de mayo, a tan solo 10 días de su creación como Movimiento de Liberación Nacional.

El Frente representa los anhelos del pueblo a través de su programa político que intenta acabar con años de ocupación de Marruecos y alcanzar la anhelada autodeterminación.

Querido lector, este Suplemento Especial de Resumen Latinoamericano, que dedicamos al pueblo saharaui y su histórica lucha, expresa la necesidad ineludible de levantar nuestras voces junto a ellos por la descolonización, independencia y soberanía del Sahara Occidental.

                                        Nace un país

El Frente Polisario proclamó la constitución de la República Árabe Saharaui Democrática el 27 de febrero de 1976, un día después de que las últimas presencias españolas abandonasen la zona. De la noche a la mañana el territorio pasó de manos españolas a manos marroquís y mauritanas.

Mauritania firmó su acuerdo de paz con el frente Polisario en 1979, renunciando a sus derechos sobre el territorio saharaui. La entonces Organización de Unidad Africana —devenida posteriormente en la Unión Africana— y distintos países reconocieron a la nueva República.

Sin embargo, Marruecos, en lugar de hacer lo mismo, se anexionó la parte a la que Mauritania renunció para reivindicarla también como suya y continuó con la ocupación del territorio.

Numerosas son las denuncias internacionales por la situación que sufre el pueblo saharaui, el cual es reprimido en su propio país a manos del invasor marroquí, otra parte sobrevive en los Campamentos de Refugiados Saharauis en la Hamada de Tindouf.

      Proclamación de la Independencia de la República Árabe Saharaui Democrática

Birlehlu, 27 de febrero de 1976

“El Pueblo Árabe Saharaui, recordando a los pueblos del mundo que han proclamado la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Resolución 1514 de las Naciones Unidas en su décimo-quinto período de sesiones, y teniendo en cuenta el texto de la misma, en el que se afirma: “Que los pueblos del mundo han proclamado en la Carta de las Naciones Unidas que están resueltos a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las Naciones grandes y pequeñas a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad”.

Los pueblos del mundo conscientes de los crecientes conflictos que origina el hecho de negar la libertad a esos pueblos o impedirla, lo cual constituye una grave amenaza a la paz mundial…

Convencidos de que todos los pueblos tienen un derecho inalienable a la libertad absoluta, al ejercicio de su soberanía y a la integridad de su territorio nacional…

Y proclamando solemnemente la necesidad de poner fin rápida e incondicionalmente al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones para el logro del desarrollo económico, social y cultural de los pueblos militantes…

Proclama solemnemente ante el mundo entero, en base a la libre voluntad popular basada sobre los principios y alternativas democráticas:

La constitución de un Estado libre, independiente y soberano, regido por un sistema nacional democrático, ARABE de tendencia UNIONISTA, de confesionalidad ISLAMICA, progresista, que adquiere como forma de régimen el de la República Árabe Saharaui Democrática. De acuerdo con su doctrina, orientación y línea, este Estado Árabe, Africano, No Alineado proclama:

• Su respeto a los tratados y los compromisos internacionales.

• Su adhesión a la Carta de la ONU.

• Su adhesión a la Carta de la Organización de Unidad Africana, reafirmando su adhesión a la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

• Su adhesión a la Carta de la Liga Árabe.

El Pueblo árabe de la República Árabe Saharaui Democrática habiendo decidido defender su independencia y su integridad territorial y ejercer el control de sus recursos y riquezas naturales, lucha al lado de todos los pueblos amantes de la paz para el mantenimiento de los valores primordiales de la paz y la seguridad internacionales. Afirma su apoyo a todos los Movimientos de Liberación de los pueblos de la dominación colonialista.

 

34c81d74-e825-4f01-b661-aeaf67dd10cd

0846f05a-3313-4751-a087-aca61a056b07

En este momento histórico en que se proclama la constitución de esta nueva República, pide a sus hermanos y a todos los países del mundo el RECONOCIMIENTO de esta nueva nación, a la vez que manifiesta expresamente su deseo de establecer relaciones recíprocas basadas en la amistad, la cooperación y en la no injerencia en los asuntos internos.

La República Árabe Saharaui Democrática pide a la comunidad internacional, cuyas metas son el establecimiento del derecho y la justicia en aras de reforzar los pilares de la paz y de la seguridad mundial:

Que colabore en la construcción y en el desarrollo de este nuevo país para garantizar en él la dignidad, la prosperidad y las aspiraciones de la persona humana”.

El Consejo Nacional Provisional Saharaui en representación de la voluntad del pueblo de la República Árabe Saharaui Democrática.

 

                              TUS IDEAS SON CAMINO

Dedicado al Líder de la Revolución cubana
Fidel Castro Ruz, Comandante en Jefe.

Tus pasos compañero surcaron mares.

Ríos, valles, montes

atravesaron haciendo la patria donde se vence o se muere.

En Sierra Maestra, compañero, la odisea, la hazaña, la leyenda como indeleble antorcha roja

forjó destino

y tú portabas su estandarte

y como Ulises a Ítaca volvía,

volvías tú en olas de gesta

mientras todas las Penélopes

tejían patria y libertad y a tus blancas palomas saludaban.

Compañero, dijiste no al invasor, dijiste no al oligarca,

dijiste no al explotador y expandiste justicia.

Curaste enfermos,

educaste niños,

arropaste maltratados,

vigorizaste débiles,

diste amor y ternura

a los pueblo oprimidos.

Te fuiste, Comandante, sin irte

porque estás donde estamos batallando

y estás cuando empuñamos la rebeldía

frente a los poderosos.

Y en estos amaneceres

donde nuestros hijos repiten Patria o muerte, estás.

Y estarás,

en venideras primaveras.

Porque tú nunca decías lo que no sentías,

nunca falseabas lo que decías.

Tus palabras han sido actos,

tus actos ideas

y tus ideas el camino

que atravesamos triunfalmente.

Mohamed Alí Muley Ahamed, Consejero de la Embajada de la República Árabe Saharaui Democrática en Cuba.

                                      Cuando es mortal tener razón

Por Mohamed Ali Muley Ahamed*

Donde hay poca justicia es grave tener razón.- Francisco de Quevedo y Villegas

Sucedió lo que se temía, la consabida barbarie del tenebroso régimen del Hitler del siglo XXI. Hordas y hordas de un terrorífico ejército seguidos de turbas de dóciles y desalmados colonos han masacrado a la población saharaui.

Una población inerme, indefensa que solo empuñaba la voluntad de vivir dignamente en su tierra, la palabra, el raciocinio y la remota esperanza de ser escuchados.

Pero los ejércitos del ¨democrático Marruecos¨, el protegido de Francia —la abanderada de la democracia moderna— y aliado de la democrática España y de otros Estados de Derecho en este orbe de injusticia, irrumpieron al alba, cuando aun la luz no se había despertado de su somnolencia y ataviados de nocturnidad y tenebrosidad, en GdeimIzic devastándolo todo.

Apalearon, torturaron, diezmaron. No ha existido comedimiento ni miramientos ni mesura con ancianos, mujeres ni niños. No había nadie para ser testigo de esta tragedia exceptuando las víctimas, pero en el reino de la mentira y la impunidad nadie les hace caso.

En el reino de la lobreguez, a injusticia y a monarquía de “su ínfima Majestad M6**” no hay cabida para la prensa ni para observadores ni nada que se avenga a la equidad, la razón y la legalidad… Solo el oprobio, la arbitraria voluntad y las garras de la sinrazón…. La Minurso*** a esa hora —y a cualquier otra— dormía el dulce sopor de sus exóticas vacaciones —en eso han convertido su digna misión— en el lecho de la ociosidad, la suculenta cocina y otros menesteres porque en el reino de “su ínfima Majestad M6” todo lo prohibido es lícito a condición de someterse a sus tesis invasoras.

Después del desalojo del campamento de GdeimIzic comenzó el virulento acoso de los ultrajados y diezmados saharauis en la ciudad del Aaiún. Una organizada y depredadora marea de gendarmes, sabuesos, colonos y malhechores han ido de casa en casa a culminar sus fechorías.

Palizas, torturas, asesinatos y destrucción de mobiliario y enseres. Todo ello animado por soflamas y vivas del putrefacto régimen marroquí.

En El Aaiún imperó el terror en su cariz más aterrador. La asustada población saharaui se defiende —dentro de los hogares— con lo que puede y se enfrenta a este genocidio mientras la ciudad es tomada por el ejército del horror, sus esbirros, colonos y está cerrada a cal y espanto.

La prensa, los observadores internacionales, en el Marruecos de “su ínfima Majestad M6” son golpeados, intimidados o/y humillados y luego son expulsados porque los déspotas no aceptan que sus aberrantes prácticas se vean expuestas a la luz de la razón.

Y mientras no llega una orden del Elíseo o La Casa Blanca o una supliquilla de la Moncloa no cesará la salvaje ola de represión del ocupante marroquí…. ¿llegarán o no?

De esta guisa la legalidad internacional, los derechos y la conciencia humanos son sacrificados en aras de ilegítimos intereses y un supuesto equilibrio geoestratégico. En EgdeimIzic el campamento ha sido desmantelado por el feroz ataque de Goliat al pequeño David pero no ha logrado desmantelar la voluntad que teje las jaimas, las levanta, las ensancha y expande la determinación del pueblo saharaui a vivir en dignidad y libertad bajo la sombra de su país, independiente. Han devastado, han destruido, han propagado su malevolencia pero se olvidaron de que siempre estamos volviendo…

De cada tropiezo nos levantamos más fuertes, más decididos. La intrepidez es nuestro nombre, la resistencia nuestra morada. Solo cejaremos cuando recuperemos lo que es nuestro y mientras dure la ocupación lo único que legaremos a nuestros hijos es el desafío y la perseverancia en ello.

Han desmantelado el campamento pero se olvidaron de que cada hogar es un Sahara libre, cada niño es una semilla de libertad. Se olvidaron que nuestra ardiente paciencia extinguirá su intransigencia, su ciega represión. Se olvidaron que nuestros encendidos pasos apagaran su voraz codicia. Se olvidaron que cada jaima es un país y un solo estado que responde al nombre de: República Árabe Saharaui Democrática.

• *Consejero Embajada de la RASD en Cuba. 11 noviembre 2010. **M6: Mohamed VI de Marruecos es el actual rey de Marruecos. ***MINURSO: Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental.

                       Cuba, 60 años de logros, resistencia y desafíos

Por Omar Mansur*

4f86e8b3-c685-4eb1-8610-cf3f30b62977

A sus 60 años, la Revolución Cubana, en el plano nacional, logró los objetivos iniciales planteados en el histórico alegato La Historia me absolverá de Fidel Castro, considerado primer programa político y social de la Revolución, que fue pronunciado en forma de autodefensa ante las cortes del dictador Fulgencio Batista después del asalto al Cuartel Moncada el 26 de Julio de 1953.

Es decir, soberanía nacional, redistribución de la riqueza, fin del latifundio, mejorar la calidad de vida de los cubanos e instaurar un sistema de democracia popular. En el plano internacional, la Revolución Cubana se caracterizó por su solidaridad, implicación activa en favor de las luchas de liberación nacional de otros pueblos y la intensa contribución a la articulación de alianzas alternativas que garantizan los intereses de los pueblos del Tercer Mundo.

El objetivo de esta breve reflexión es subrayar las principales hazañas nacionales e internacionales de la gesta del 1ro. de enero de 1959.

El proceso de cambio profundo iniciado después del triunfo de la Revolución fue la coronación de un largo proceso de luchas colectivas y genialidades de un líder histórico que tuvo una fe sin analogía en la victoria final de su obra. Así, el fracaso del Moncada que llevó la dirigencia a la cárcel y al exilio, se convirtió en el principal estímulo que moldeó las capacidades de las fuerzas revolucionarias.

En el seno del aludido revés, nació el Movimiento 26 de Julio y la militancia clandestina que aglutinó las distintas sensibilidades del pueblo cubano opuesto a la dominación imperialista, el empobrecimiento y el expolio de sus recursos naturales. De este modo, se tejieron las alianzas necesarias que superaron el mero marco de la lucha de clases para incluir la pequeña burguesía y todos aquellos sectores que aspiraban al cambio.

Fue desde el exilio en México, donde el histórico líder, Fidel, trazó las líneas generales de lo que sería la Revolución que dará lugar a muchos procesos de transformación en el mundo. Con el desembarco del Granma en las costas cubanas el 2 de diciembre de 1956, comenzaron las epopeyas de la Sierra Maestra, protagonizadas por el Ejército Rebelde, referencia de la abnegación, la superación, el espíritu de grupo, el optimismo y la fe en lo imposible, cuyo resultado fue la entrada a La Habana en enero de 1959 y la posterior toma del poder.

Una victoria que, si bien depuso la tiranía y sus agentes en la isla, fue considerada por la dirección el inicio de la verdadera labor revolucionaria tal y como se desprende del histórico discurso de Fidel a su llegada a la capital: “Creo que es este un momento decisivo de nuestra historia, la tiranía ha sido derrocada. La alegría es inmensa. Y, sin embargo, queda mucho por hacer todavía. No nos engañemos creyendo que en adelante todo será fácil; quizás en adelante todo sea más difícil”.

Efectivamente, la visión profética de Fidel auguró una larga lista de intentos de derrumbar la recién naciente Revolución por el aparato represivo de la burguesía criolla y sus patrocinadores como reacción contrarrevolucionaria, por el mero hecho de sufrir seriamente los efectos de las reformas que dieron fin a sus privilegios. Se cita con especial hincapié la Reforma Agraria y las masivas nacionalizaciones de los sectores estratégicos tales como la energía, el sector azucarero, el sector banquero, la industria, la electricidad, el turismo, la ley de la Reforma Urbana con el objetivo de hacer asequible el alquiler y la propiedad de la vivienda por los más desfavorecidos, así como la Campaña de Alfabetización de 1961. La contrarrevolución emprendió, a gran escala, sus campañas de botaje y desestabilización. Desde el exterior, en enero de 1961, Estados Unidos rompió las relaciones diplomáticas con Cuba y en abril del mismo año se emprendió la fallida agresión de Playa Girón, cuya derrota consolidó aún más la victoria, la cohesión del bloque progresista y el carácter socialista de la Revolución. En ese momento se impuso el embargo financiero, económico y político a la isla, los múltiples intentos de atentado e intentos de liquidación física contra Fidel y los demás miembros de la dirigencia revolucionaria, y la agresión vía bandas armadas.

La Revolución Cubana siguió firme, contrariamente a los presagios de algunos, después del desmembramiento de la Unión Soviética, la caída del muro de Berlín y el de las Repúblicas Socialistas de Europa del este. No funcionó la teoría del efecto dominó. Ni siquiera el cruel Período Especial en los años noventa pudo con la sólida construcción del proyecto revolucionario cubano. A ello se suma el empeño de 12 administraciones norteamericanas de cambiar, con mayor o menor intensidad, el régimen político.

En definitiva, el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y General de Ejército, Raúl Castro, sintetizó las contrariedades de entonces en su discurso pronunciado en la ceremonia conmemorativa del 60 Aniversario al afirmar que en aquellos tiempos nadie habría apostado por la continuación de la Revolución. Aun así, Cuba no solo permaneció en vida, sino que afianzó su sistema político y forma de organización social e, incluso, se implicó en las luchas de los pueblos oprimidos alrededor del mundo.

                                                     Logros internos

Pese a lo mencionado anteriormente, es decir, el embargo (bloqueo), el aislamiento y los sucesivos intentos de desestabilización, lo que convirtió Cuba, como dijo el teólogo brasileño Frei Betto, en isla tres veces (por su condición geográfica, por el embargo y por ser el único país socialista durante años), el Estado goza de envidiables resultados en lo que concierne al desarrollo humano, lo social (salud, educación y deporte), lo económico en general, la calidad de su democracia, igualdad y convivencia interracial que acabó con siglos de esclavitud y subordinación.

Sesenta años después de aquel 1ro. de enero, la práctica atestiguó la solidez de la teoría sobre la que se basó la construcción del Estado naciente en el seno de la Revolución. Se consiguió cumplir el objetivo de instaurar una democracia inspirada en el contexto endógeno que garantizó una mayor participación popular en la toma de decisión.

De este modo, distintos actores políticos y sociales (Partido, sindicatos, organizaciones de masas, etc.) garantizan la canalización de las demandas populares y la implicación ciudadana directa en la gestión de los asuntos públicos. Una forma que permitió la construcción interna de una democracia sólida y sostenible en el espacio y en el tiempo. Es por ello, a nuestro juicio, el gran éxito que tuvo Cuba en lo que respecta a la adaptación a los efectos de la globalización. La transformación en la cual el país se encuentra inmerso es un ejemplo práctico de ello: el proceso adoptado para enmendar la Constitución implicó, que pasase por una consulta popular a lo largo de varios meses, introduciendo cambios sobre el 60% de los artículos del borrador, antes de que fuera aprobado por la Asamblea Nacional del Poder Popular. Último paso antes de someterlo a un Referéndum el 24 de febrero. Lo cual fue visto como un ejemplo de adecuación y de construcción de modelos propios y adaptados a las circunstancias y la voluntad popular de cada país en cada momento histórico. Cuba, a diferencia del grueso de países africanos, latinoamericanos y asiáticos, lo logró sin imposición externa y preservando su soberanía nacional. Gracias a ello eludió sufrir los daños colaterales que azotan a gran parte de países de su entorno y que están generando desestabilización y regresión de las conquistas sociales. De esta manera, la Revolución Cubana, aparte de la transformación a nivel orgánico, pudo conseguir una hegemonía cultural capaz de garantizar la continuación de la Revolución que se tradujo en el hecho de que el pueblo goce de un sentido común revolucionario, gracias a la labor del Partido en cuanto a la vertiente ideológica y la creación de una cultura propia alejada de los modelos de reproducción explotadora.

Es de subrayar en este respecto, el gigantesco rol que dio la Revolución a la cultura reflejado en un entramado institucional que permitió el auge de una cultura alternativa capaz de sostener la Revolución (cine propio, literatura, música popular, folklore, etc.), que rescató el legado y la cultura de los sectores subalternos. En lo relativo a la salud, los indicadores de organizaciones de Naciones Unidas confirman datos que colocan a Cuba en la cima del ranking en esta materia, gracias a su sistema de salud universal y gratuito.

De esta manera, a modo de ejemplo, según la Organización Mundial de Salud, Cuba tiene la tasa de mortalidad infantil más baja de América; un médico por cada 133 habitantes; un excelente sistema de prevención y control de enfermedades, etc. Lo cual facilitó la labor internacionalista de Cuba en este campo. Sus decenas de misiones médicas desplegadas en más de cien países, o su implicación en el combate contra el ébola en África es testigo de ello tal y como reconoció el propio ex presidente estadounidense, Obama.

En cuanto a la educación, plasmada en la Constitución como derecho inalienable, la UNESCO, afirma en sus informes que Cuba es el país latinoamericano con mayor índice de desarrollo de la educación y el único que cumple las metas y objetivos de desarrollo del milenio referentes a ella. Asimismo, el mismo organismo internacional, reconoce los avances en materia de deporte, que está manifestado en los logros de los atletas cubanos en las sucesivas competiciones mundiales.

En este sentido también se subraya el valor que otorga el gobierno cubano a la cultura física y al deporte en general con la finalidad de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. En el contexto latinoamericano, Cuba cuenta con la tasa más alta de alfabetización, esperanza de vida y cobertura sanitaria. El Estado garantiza la plena seguridad.

No hay bandas de narcotráfico ni zonas controladas por criminales al margen de la ley. De esta forma, más allá de los indicadores macro que avalan los logros, la experiencia cubana nos demuestra que, en panoramas adversos y desfavorables, se pueden construir senderos que lleven a la justicia social que es, al fin y al cabo, el factor principal que garantiza la paz social.

                  Cuba y el progresismo en América Latina

Desde su triunfo, la Revolución Cubana, ejerció considerable influencia intelectual y operacional sobre la izquierda en América Latina en lo que concierne a la forma de lucha. En opinión del intelectual brasileño Emir Sader, gracias al triunfo político y militar del proceso liderado por Fidel, los demás países latinoamericanos, acostumbrados de tener como referencia al modelo soviético y chino, pudieron ver el socialismo aplicado en una realidad con similares características.

En un primer momento, aquel triunfo supuso la introducción del modelo insurreccional como forma de cambio mediante la toma del poder. Así, emergieron guerrillas izquierdistas en varios países de América Latina. En segundo lugar, es pertinente hacer hincapié en su aportación a las perspectivas de la revolución en el marco del pensamiento progresista. Asimismo, Cuba acompañó el ciclo que inició el triunfo electoral de Allende en Chile en 1970, y que abrió nuevas expectativas y nuevos horizontes abortados por el golpe de 1973 y las dictaduras militares en el Cono Sur.

No obstante, la influencia cubana sobre la región contribuyó enormemente a lo que fue la década de oro del progresismo latinoamericano que tuvo éxito gracias, entre otros factores, a la creación del mecanismo conocido por Foro de Sao Paulo fundado en 1990 por Fidel y el líder del Partido de Trabajadores de Brasil, Lula da Silva. Un espacio de encuentro de organizaciones y partidos políticos latinoamericanos y caribeños que, en definitiva, permitió la redefinición y reestructuración de las estrategias de la izquierda en la región. A ello se añade la articulación del Foro Social Mundial para canalizar la militancia de los movimientos sociales. A nuestro modo de ver, los mencionados foros y las distintas formas de militancia a nivel regional y nacional permitieron, por lo general, sostener el triunfo de Revolución Sandinista en Nicaragua, el triunfo electoral liderado por Chávez en Venezuela, Lula en Brasil, Néstor Kichner y Cristina en Argentina, Correa en Ecuador, Evo en Bolivia, Manuel Zelaya en Honduras, Lugo en Paraguay y Mujica en Uruguay. Otra de las huellas que dejó la Revolución Cubana fue el aporte a la creación de alianzas que desafiasen las organizaciones de integración regional dominadas por los países e intereses foráneos. En este respecto se cita con especial énfasis la creación de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, Tratado de Libre Comercio de los Pueblos (ALBA–TCP); así como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños CELAC, propuestas integradoras que constituyeron una propuesta contra hegemónica que pudo desactivar los efectos de la Doctrina Monroe sobre la región mediante la creación de procesos alternativos caracterizados por su carácter endógeno y creativos, lo que permitió mayor integración política y económica de los países y pueblos del continente.

Cuba, la descolonización de África y la construcción del Estado postcolonial

La implicación de Cuba en las causas de los países del Sur no solo se limitó a América Latina, sino que abarcó a pueblos de África y Asia, especialmente en lo que a la descolonización del colonialismo europeo se refiere. Sin lugar a dudas, la liberación de África no se comprende sin el apoyo de la Revolución Cubana a las luchas que culminaron los procesos de independencia nacional. Un apoyo desinteresado: las tropas cubanas no llevaron de África ni petróleo, ni diamantes, llevaron los restos de mártires caídos en combate por la libertad de otros seres humanos y el honor de haber cumplido un deber intrínseco de la Revolución, la solidaridad internacionalista. De esta manera, en el campo de la lucha de liberación africana, Cuba contribuyó a instruir y organizar las luchas de los pueblos colonizados. Una misión que, aparte de garantizar la independencia de Angola, derrotó las tropas de lo que era entonces Zaire, y aceleró la descolonización de Namibia.

Por otra parte, cabe mencionar el respaldo militar de la Revolución al sostenimiento de independencia de países recién descolonizados: fue el caso de la Guerra de las Arenas (1963), en la que Cuba envió tropas para secundar la soberanía de Argelia frente a la agresión marroquí. Asimismo, su continuo apoyo a la conclusión de la lucha llevada a cabo por El Frente Polisario para descolonización de la soberanía e independencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), ocupada por Marruecos, inmediatamente después de la retirada de España.

Un compromiso que se tradujo en la capacitación y formación de los cuadros saharauis y la defensa de su causa saharaui a nivel diplomático, lo que dio lugar a una excelente relación entre ambos países. En el mismo sentido, se resalta el apoyo cubano a los gobiernos de Etiopía, Mozambique, Guinea Bissao, Cabo Verde, Congo en sus respectivas batallas por la reafirmación soberana a lo largo de más de una década (1977–1988).

A lo dicho habrá que sumar lo relativo a la contribución en la construcción de los Estados postcoloniales africanos. En este respecto, Cuba abrió sus universidades y Centros de Educación para la formación del capital humano necesario para ayudar a la reconstrucción y desarrollo de esos países a fin de superar la situación de injusticia y esclavitud sufridos a manos de las potencias colonialistas europeas. Se puso énfasis en la configuración de un sólido sistema institucional capaz de suministrar las funciones del Estado, así como compensar sus deficiencias mediante el envío de misiones específicas de profesionales de diversa índole, de educadores y de personal sanitario.

En paralelo, la diplomacia cubana, con el fin de consolidar la soberanía nacional de los países del Sur y acomodarlos en el escenario internacional, defendió la instauración de un régimen mundial capaz de salvaguardar los intereses económicos y políticos de los citados países. El ejemplo más palpable de ello, fue el incesante activismo de Cuba en la ONU y la Organización de Países No Alineados, cuyo reconocimiento se plasmó en presidir el bloque afroasiático en dos mandatos, de 1979 a 1983 y de 2006 a 2009. Constituyendo un respaldo ejemplar a la acción llevada a cabo por los Líderes de los Movimientos de Liberación y de procesos revolucionarios Lumumba, Neto, Amilcar Cabral, Mandela, Sam Nujoma, Abdelazis, SamoraMachel ,Chisano, Olivier Tambo ,Mugabe, Sankara …

                                                    Cuba y el Mundo Árabe

Más allá del internacionalismo de la Revolución Cubana a nivel de los países del Sur en general, es de suma importancia resaltar las líneas generales que condujeron la política exterior cubana hacia el Mundo Árabe. En este respecto, y aparte de lo previamente dicho sobre los vínculos de Cuba con Argelia y la RASD, el país beño se distinguió por su firme compromiso con las causas árabes.

De este modo, se observan los fuertes lazos que unieron los históricos líderes de la Revolución Cubana con los exponentes de las luchas árabes como Ben Bella, Naser, Boumedien, Gadafi, Al Assad, Abedelfatah Ismail, Mohamed Abdelaziz y Arafat, entre otros. Al respecto se subraya su inconfundible postura con la causa de Palestina que fue reflejada en su constante solidaridad con el pueblo palestino y los vínculos con movimientos políticos que abogan por su liberación. Una postura que se expresó, también, en los múltiples foros internacionales: reunión anual de Asamblea General de ONU, Comité de Descolonización, organizaciones regionales latinoamericanas y caribeñas, etc.

Por otra parte, es preciso recordar la inteligente posición de Cuba respecto a la mal llamada Primavera Árabe y todo el caos que se generó en torno a ella. A nuestro juicio, la propia experiencia cubana en lograr los cambios anhelados en base de la organización y la institucionalización y canalización de las demandas populares, constituyeron un elemento que influyó en el rechazo de los “cambios” importados que ningunean la soberanía nacional de los pueblos y sus especificidades internas.

Así, Cuba expresó su firme rechazo de los planes neocoloniales destinados a la destrucción del mundo árabe con la finalidad de facilitar su sometimiento y el expolio de la riqueza de su suelo. De este modo, Cuba desaprobó la intervención militar en Libia y en Siria en el tiempo que manifestó su compromiso con los gobiernos legítimos de dichos países.

El propio desarrollo de los hechos confirmó la repercusión de las agresiones militares contra gobiernos electos. Tanto la región del Sahel como Siria y su entorno geográfico experimentaron niveles de destrucción y terrorismo sin parangón en los últimos años, cuyo efecto repercutió no solo en el Mundo Árabe, sino también en los países occidentales vía los atentados que acabaron con la vida de civiles inocentes, así como el auge de la extrema derecha xenófoba y racista a modo de reacción.

                                                          Consideraciones finales

Después de haber expuesto, de forma somera, las realidades internas y externas de la Revolución Cubana, llegamos a la conclusión de que el modelo cubano ha cumplido en gran medida sus objetivos y sigue vigente. Por ello es injusto e inadmisible seguir sometiéndole a un criminal embargo económico y político que constituye un castigo colectivo y una flagrante violación de los derechos humanos contra el pueblo cubano.

Tras 60 años de lucha y consolidación de Revolución Cubana, se demostró la inefectividad del bloqueo y las sanciones, como receta para doblegar este heroico pueblo y hoy más que nunca es legítimo que todos los pueblos se dirijan a los Estados Unidos y les reclamen el fin del bloqueo.

Es injustificable, denunciar y perseguir un país, que no se limitó a conseguir envidiables resultados a nivel interno, sino que se empeñó en contribuir a la solución de problemas que azotan a la humanidad: conflictos, pobreza, enfermedades, flujos migratorios descontrolados, subdesarrollo y cambio climático, cuyo primer defensor fue Fidel en la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro en 1992.

No se puede aislar sino felicitar a quien aporta al cese de las guerras y a la defensa de la paz, tal como fue el ejemplo del acuerdo de paz logrado, gracias a Cuba, entre el gobierno colombiano y las FARC, o el proceso de deshielo entre la Iglesia Ortodoxa y la Iglesia Católica firmado en La Habana recientemente. Para ello, es impostergable empezar a tratar al pueblo cubano en función de sus logros y aportaciones y no desde la mezquina perspectiva ideológica. La solidaridad y el altruismo de la Revolución Cubana merecen mejor respuesta del Mundo.

• *Ministro para América Latina y el Caribe de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD)

                                      Retos de la juventud saharaui

Por Abderrahman Mohamed Sidi*

d8132954-ae4c-4522-9b34-cf13cfa07d25

Las diferentes etapas que han caracterizado a la revolución contemporánea de nuestro pueblo demuestran el papel trascendental de los jóvenes.

Decimos contemporánea porque el territorio de Saguía el Hamra y Río de Oro, ha sido siempre un baluarte de dignidad y el nacimiento de muchas revoluciones populares que doblegaron y frustraron todos los intentos de colonización perpetrados por los europeos desde el siglo XVX. Es más, el rechazo al colonialismo llevó a los saharauis a combatirlo no sólo en el Sahara, sino, también en los países vecinos, Argelia, Marruecos y Mauritania que son un pequeño ejemplo de la conciencia popular que caracterizó siempre al heroico pueblo saharaui.

La revolución saharaui, tuvo como origen la necesidad elemental basada en las aspiraciones de los saharauis de vivir libres y soberanos en su territorio. Producto de ellas surgió la Organización Avanzada para la Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro liderada e impulsada por Bassiri*, que tuvo su auge a finales de la década de los sesenta y principios de los setenta.

Los sucesos de Zemla, el 17 de junio de 1970, marcaron un antes y un después en la lucha del pueblo saharaui, pues como consecuencia directa de las matanzas de Zemla se produjo la desaparición del padre del nacionalismo saharaui, Basiri. Las detenciones arbitrarias y las persecuciones que sufrieron los militantes del Movimiento Vanguardista por la Liberación del Sahara, y la respuesta sangrienta de las fuerzas de ocupación españolas contra las manifestaciones pacíficas, elevó el nivel de conciencia y consolidó la convicción de que la única forma de lograr la independencia y la soberanía nacional era la creación de un movimiento de liberación nacional político y militar que hiciera realidad los anhelos del pueblo árabe del Sahara Occidental.

Por lo que se crea Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro (POLISARIO)el 10 de mayo de 1973 y 10 días después se desencadena la lucha armada.

Tanto el movimiento de Liberación Nacional como el frente POLISARIO emanaron de una conciencia juvenil liberadora que se nutrió de la convicción de un pueblo que jamás aceptó arrodillarse ni someterse, dispuesto a cualquier sacrificio para preservar su libertad. Un pequeño grupo de jóvenes, la mayoría de los cuales con una mínima preparación académica, mal armados y sin recursos, sin embargo, tenían una voluntad inquebrantable y un altruismo extraordinario. Nos dieron todo lo que hoy podemos gozar, todo lo que nos glorifica, empezando por la organización de un pueblo en el exilio, las campañas de alfabetización, la intensificación de la guerra de liberación nacional y la construcción y consolidación del Estado Saharaui venciendo un sinfín de obstáculos.

Han hecho todo lo que nos enorgullece, todo lo que situó nuestra causa en la cima y le otorgó un sentido moral intachable.

Cuatro décadas después, del inicio de nuestra Revolución contemporánea, los jóvenes nos preguntamos si estamos a la altura de nuestra responsabilidades, si aún llevamos los ideales y principios que encarnaron nuestra lucha, consagrados con alto precio, nos preguntamos ¿cómo hacer? para tener presente siempre la sangre de nuestro héroe nacional El Uali Mustafa*** y de los miles de mártires que regaron nuestra tierra esparciendo esperanza, ellos lo dejaron todo para que nosotros lo tengamos, incluso dando su propia vida para que nosotros vivamos. Encontramos la respuesta en su propio ejemplo, viviendo con dignidad, preservando sus ideales, sus logros, sus eternas vidas que siguen más allá del tiempo como la mejor fórmula que nos une y el mejor camino hacia la patria.

Combatir nuestras propias debilidades manteniendo siempre en alto el espíritu de lucha, la unidad y la honestidad revolucionaria.

Estamos obligados a asumir nuestras responsabilidades, en las universidades y centros de estudios, en las instituciones y en el ejército, necesitamos consolidar el movimiento estudiantil, otorgarle el papel que le corresponde, guiarnos por los mártires y devolver la eficacia a nuestro movimiento, estar a la altura de los retos del presente porque antes de ser el futuro somos el presente y antes que eso, fuimos el pasado, lo que fueron ellos.

La unión es la llave del éxito, siempre lo fue, es la raíz de nuestra lucha y la esencia de nuestra causa. Unámonos todos, intensifiquemos la batalla, modernicemos las estrategias y generemos nuevas herramientas de lucha preservando nuestra esencia, nuestros principios e ideales, tengamos como única obsesión la unión, porque en ella esta nuestra victoria.

Conozcamos nuestra historia y aprendamos de ella para valorar lo que tenemos, nuestras aspiraciones son sin duda mayores, peleemos pues, por cumplirlas. Luchemos contra los usurpadores de nuestros sueños, contra el tribalismo, la burocracia, contra todos los males, seamos ejemplares, devolvamos la esperanza a las generaciones venideras porque somos el puente, el camino hacia la libertad.

• *Abderrahman Mohamed Sidi. Estudiante de 5to año de la Escuela Latinoamericana de Medicina —ELAM—, miembro de la Juventud del Frente Polisario
**Mohamed Sidi Brahim Basir “Basiri”. Líder histórico llamado el padre del nacionalismo saharaui. Licenciado en periodismo funda el periódico La Antorcha, tenía 28 años al ser detenido y torturado el 18 de junio de 1970. Es el primero de sus desaparecidos y un mártir nacional.
***El Uali Mustafa. Fundador del Frente Polisario en 1973, elegido como secretario general durante el segundo congreso del partido en 1974.
Proclamó la formación de la República Árabe Saharaui Democrática RASD, el 27 de febrero de 1976.
Meses después muere en combate el 9 de junio de 1976, a la edad de 28 años.

73f4b51b-99c2-4baf-a283-685674b382f7 COPIA

 

                                             Frente POLISARIO

Antecedentes históricos y fundación

Por Emiliano Gómez*

5a39e39c-b5aa-4226-9eb7-c5bc49ac73a8

Los cambios socioeconómicos que tuvieron lugar en el Sahara Español durante la década del ‘60 del siglo pasado, propiciaron el surgimiento del nacionalismo saharaui moderno, basado en la conciencia nacional y no en el tribalismo; fundamentado en argumentos políticos y no en sentimientos religiosos.

En los primeros años de aquella década, los nacionalistas formaron diversas agrupaciones políticas pero ninguna de ellas llegó a tener influencia decisiva sobre la población. Recién en 1967, un intelectual, Mohamed Sidi Ibrahim “Bassiri”, fue capaz de aglutinar a su alrededor a un puñado de partidarios de la independencia y, al año siguiente, fundó el Movimiento de Liberación del Sahara, (MLS).

En breve, esta organización clandestina ya tenía cientos de militantes y comenzaba a influir sobre la población saharaui. El MLS liderado por Bassiri promovió la reivindicación pacífica de la independencia y consiguió el apoyo de diversos sectores de la sociedad: obreros, funcionarios de la administración colonial, estudiantes, suboficiales y soldados saharauis encuadrados en el ejército colonial, etc.

La actividad nacionalista comenzó a manifestarse mediante huelgas de trabajadores, movilizaciones estudiantiles por la enseñanza de la lengua árabe y mediante diversos actos de rechazo a la administración española. Muy pronto el servicio de inteligencia colonial detectó la existencia del movimiento por lo que en 1969, el gobernador general del Sahara decretó el toque de queda en todo el territorio. Se sucedieron entonces numerosas detenciones de militantes y simpatizantes del MLS, algunos de los cuales fueron expulsados a los países vecinos

                 España frente al problema de la descolonización

En noviembre de 1960, la Asamblea General de la ONU aprobó la Resolución 1514 referente al proceso de descolonización de los enclaves coloniales que aún subsistían en el mundo. El Comité Especial encargado de aplicar dicha resolución, elaboró una lista de territorios a ser descolonizados, entre los cuales estaba el Sahara Español.

En 1966, el Comité Especial le solicitó a España la realización de un referéndum para que la población del Sahara pudiera expresarse libremente sobre su futuro político. El gobierno franquista aceptó formalmente la solicitud, pero optó por darle largas al asunto para ganar tiempo y llevar adelante el proceso de transformación de la colonia en una “provincia” de España.

El Comité Especial advirtió la maniobra dilatoria del régimen franquista y renovó sus demandas a favor de la descolonización del Sahara.

Como consecuencia, España perdió credibilidad frente a la Asamblea General y esta coyuntura fue aprovechada por el rey de Marruecos, Hassan II para tomar cartas en el asunto, mostrarse públicamente preocupado con el futuro de la colonia española y legitimarse como parte interesada en la cuestión del Sahara.

De este modo, el franquismo desechó una buena oportunidad de proporcionarles a los saharauis un tránsito decoroso hacia su emancipación política. Desgraciadamente, en aquel tiempo la política colonial de España dependía de la voluntad del almirante Carrero Blanco(1) cuyas ideas ultraconservadoras prevalecían sobre los criterios del ministerio de Asuntos Exteriores, más liberales, y proclives a la independencia del pueblo saharaui.

Como las presiones internacionales se hacían sentir sobre el gobierno de Madrid, y en particular sobre la propia colonia, el Gobierno General del Sahara organizó una actividad política en El Aaiún(2) con fines propagandísticos, para mostrarle al mundo que la población saharaui estaba contenta de formar parte del Estado español. Con esa finalidad invitó a numerosos periodistas y observadores extranjeros para que fuesen testigos de la “fiesta” política.

Pero también el Movimiento de Liberación del Sahara convocó a sus militantes y simpatizantes a una manifestación paralela para hacer fracasar la maniobra colonialista.

El 17 de junio de 1970 fue el día señalado. Esa mañana, pequeños grupos de saharauis se concentraron frente a la sede de Gobernación, mientras que una multitud cubría una gran explanada, lejos de la reducida concentración oficial.

La multitud coreaba consignas independentistas y entonaba cantos patrióticos, inadmisibles para los representantes del régimen franquista. Al atardecer, una compañía de la Legión abrió fuego contra la muchedumbre causando decenas de víctimas entre muertos y heridos.

Esa misma noche se desató una cacería de dirigentes y militantes del MLS; cientos fueron arrestados; algunos desaparecieron, incluído el máximo líder nacionalista, Bassiri.

Los sucesos del 17 de junio hicieron que una gran parte de la población saharaui se inclinase por la opción independentista no pacífica dada la imposibilidad de toda otra alternativa no armada.

                                                 La reorganización nacionalista

Por causa de la represión, la militancia nacionalista se dispersó y muchos de sus integrantes se refugiaron en los países vecinos, donde encontraron protección y apoyo de las comunidades saharauis allí establecidas. En 1971 comenzaron a articularse algunos grupos independentistas en el mismo Sahara Occidental, en la comunidad de inmigrantes saharauis en Marruecos, sobre todo en Tantán, y en la ciudad mauritana de Zuerat. En Rabat surge un núcleo muy activo de estudiantes universitarios —provenientes de Tantán— entre los cuales se destacaba El Uali Mustafá Sayed(3). Este grupo, junto a otros exiliados, dio origen al “Movimiento Embrionario para la Liberación del Sahara” que a lo largo de 1972 promovió encuentros clandestinos entre los diversos agrupamientos saharauis dispersos por Marruecos, Argelia y Mauritania. A fines de abril de 1973 se inició una conferencia cuyas sesiones se realizaban en forma intermitente y en diversos parajes del desierto para despistar al servicio de inteligencia franquista. Esta conferencia decidió crear una organización político militar para luchar por la independencia. El 10 de mayo de 1973, la conferencia culminó sus actividades fundando el Frente Popular de Liberación de Saguia El Hamra y Río de Oro – Frente POLISARIO. Brahim Gali fue designado Secretario General. (4)

El Frente POLISARIO: Concepción política y línea de acción

El Frente POLISARIO es un movimiento de liberación nacional, democrático y anticolonialista que abarca a los sectores y personalidades más progresistas de la sociedad saharaui en las zonas liberadas, los campamentos del exilio o bajo la ocupación marroquí. Sus objetivos principales son la independencia total del Sahara Occidental y la construcción de un Estado moderno. Para conocer los propósitos y el perfil político de los fundadores de esta organización, nada mejor que recurrir a los propios documentos del Frente POLISARIO. El manifiesto político fundacional, declaraba:

“Una vez comprobado que el colonialismo quiere mantener su dominación sobre nuestro pueblo árabe, intentando aniquilarlo por la ignorancia, la miseria (…). Ante el fracaso de todos los métodos pacíficos utilizados, (…) el Frente Popular de Liberación de Saguia El Hamra y Río de Oro, nace como la expresión única de las masas, que opta por la violencia revolucionaria y la lucha armada como medio, para que el pueblo saharaui, árabe y africano pueda gozar de su libertad total y enfrentar las maniobras del colonialismo español. Parte integrante de la revolución árabe, apoya la lucha de los pueblos contra el colonialismo, el racismo y el imperialismo y condena a éstos por su tendencia a poner a los pueblos árabes bajo su dominación ya sea mediante el colonialismo directo o bien por el bloqueo económico Considera que la cooperación con la Revolución Popular Argelina, constituye un elemento esencial para enfrentar las maniobras urdidas contra el Tercer Mundo. Invitamos a todos los pueblos en lucha a unirse para enfrentar al enemigo común.

¡Con el fusil conquistaremos la libertad!”

El programa del 2do Congreso del Frente POLISARIO realizado en agosto de 1974, enunciaba los objetivos de la organización a largo plazo. He aquí algunos de ellos:

• Liberar la nación de todas las formas de colonialismo y alcanzar una independencia completa.

• Edificar un régimen republicano nacional con participación activa y efectiva de la población.

• Construir una auténtica unidad nacional.

• Crear una economía nacional basada en el desarrollo agropecuario e industrial, la nacionalización de los recursos mineros y la protección de los recursos marinos.

• Garantizar las libertades fundamentales de los ciudadanos.

• Distribuir de forma justa las riquezas y eliminar el desequilibrio entre el campo y las ciudades. • Anular toda forma de explotación.

• Garantizar la vivienda a todo el pueblo.

• Restablecer los derechos sociales y políticos de la mujer.

• Establecer la enseñanza gratuita y obligatoria en todos los niveles y para toda la población.

• Combatir las enfermedades, construir hospìtales y ofrecer atención médica gratuita.

                                      La guerra de liberación nacional

El 20 de mayo de 1973, diez días después de su fundación, el F.POLISARIO llevó a cabo su primera acción armada contra el ejército colonial.

El ataque fue dirigido por Brahim Gali y tuvo como objetivo un puesto militar en el desierto, marcó el nacimiento del Ejército de Liberación Popular Saharaui (ELPS) y el inicio de una guerra que en poco tiempo superó la capacidad de control de la administración española. Las acciones del ELPS, muchas de ellas con fines de dar a conocer el problema del sahra Occidental, hicieron crecer el prestigio del F.POLISARIO entre la población civil y los soldados nativos que servían en las filas coloniales.

A fines de 1973, el ELPS ya tenía más de cien combatientes y en los años 1974 y 1975 incrementó su actividad, haciendo que el ejército español se replegara gradualmente hacia las principales ciudades costeras. Durante ese último año, patrullas completas de militares saharauis se pasaron al ELPS, y a medida que avanzaba el año, el Ejército de Liberación fue tomando bajo su control numerosas localidades saharauis aun estando España. Cuando el gobierno franquista entregó el Sahara Español a Marruecos y Mauritania mediante los ilegales Acuerdos tripartitos de Madrid, en noviembre de 1975, las fuerzas nacionalistas saharauis ya controlaban la mayor parte del territorio de la colonia.

Hoy el Frente Popular de Liberación de Saguia El Hamra y Río de Oro continúa dirigiendo la lucha por la plena independencia del Sahara Occidental y es reconocido internacionalmente como el único y legítimo representante del pueblo saharaui.

Continúa dirigiendo la construcción del Estado republicano que prometió en su 4to Congreso -Congreso del Martir Sidihaidug-.

La República Árabe Saharaui Democrática, hoy reconocida por 82 países del mundo, 28 de los cuales son latinoamericanos.

• (1) El almirante Luis Carrero Blanco era la mano derecha del “Generalísimo” Francisco Franco. Murió en diciembre de 1973 en un atentado de la organización nacionalista vasca, ETA.

(2) Fundada por los españoles en 1938, El Aaiún es la capital del Sahara Occidental -actualmente bajo ocupación marroquí.

(3) El Uali Mustafá Sayed, héroe nacional saharaui y primer presidente de la RASD. Cayó en combate el día 9 de junio de 1976, cuando tenía 28 años de edad.

(4) Brahim Gali, Primer Secretario General del Frente Polisario en el momento de su fundación y actual Secretario General del Frente Polisario y Presidente de la RASD.

Emiliano Gómez, Instituto del Tercer Mundo, Montevideo, Uruguay. Presidente de la Asociación Uruguaya de Amistad con la República Saharaui.

                                  El muro de la Vergüenza
80fff5f9-50f6-45d4-a00e-f399193813fd

Por Dr. Sidi M. Omar y Salamu Hamudi*

Si existe un elemento que muestra la crudeza y la ocupación de Marruecos al Sahara Occidental, es sin lugar a duda el muro de la Vergüenza que parte de extremo a extremo el territorio del pueblo saharaui. A pesar de ser poco conocido mediáticamente a la hora de abordar este conflicto, que ya dura más de tres décadas, es un símbolo de esa perenne presencia ilegal de Marruecos.

Esta construcción de 2.720 km ha segado la vida de 2500 personas a través de las minas y municiones en racimo desperdigas por sus alrededores. Estructuralmente, el muro es un conjunto de arena y piedra de dos metros de alto, y se extiende a lo largo de puntos topográficos altos (como picos y montes) en todo el territorio. Está protegido por bunkers, zanjas, parapetos, trincheras, alambradas, minas y sistemas electrónicos de detección y defendido por más de 160.000 soldados. A lo largo de cada 5 kilómetros del muro hay una base militar de 35 a 40 soldados. Cerca de cuatro kilómetros detrás de cada punto de observación hay un puesto ocupado por una fuerza móvil de intervención rápida (con vehículos blindados, tanques, etc.) Distintos grupos de radares fijos y móviles, de un alcance de entre 60 y 80 kilómetros, están colocados a lo largo del muro.

Según algunas fuentes, Marruecos gasta 2 millones de dólares diariamente para mantener el muro.

La construcción se llevó a cabo progresivamente en 6 fases. Así, el muro del que hablamos es, en realidad, un conjunto de 6 muros distintos. En la primera etapa, un muro de 500 kilómetros de largo fue construido entre agosto de 1980 y junio de 1982 para aislar lo que Marruecos llamó en esa época “el triángulo útil” que rodeaba a El Aaiún, Smara, Bojador y las minas de fosfatos de BuCraa.

Sin embargo, ante los continuos ataques del ejército saharaui, Marruecos se vio obligado a realizar sucesivas ampliaciones de su muro.

Entre diciembre de 1983 y abril de 1987, cinco muros nuevos de diferentes longitudes fueron construidos, cada uno de los cuales ampliaba el territorio ocupado por el ejército marroquí. Con el sexto y último muro se estableció una línea externa de fortificaciones que en total tiene una longitud de aproximadamente 2720 kilómetros. Se extiende desde cerca de Akka, en la provincia de Tata en el sur de Marruecos, hasta el Guerguerat en el extremo sur del Sahara Occidental, cerca de la ciudad mauritana de Nouadhibou.

Con el sexto muro, el conjunto de los muros marroquíes se convirtió en “el mayor obstáculo militar operativo en el mundo”, según algunos analistas.

Después de más de dos décadas desde que el alto el fuego entrase en vigor en 1991, el muro marroquí hoy en día solo sirve como un gigante protector tras el cual Marruecos viene tratando de consolidar un hecho consumado colonial que no ha podido imponer por la vía militar.

El muro separa los territorios ocupados de las zonas liberadas y de todo el mundo, convirtiendo así la parte ocupada en una zona cerrada completa y constantemente con solo ciertas entradas controladas por los militares marroquíes y las fuerzas de seguridad. Sirve así para aislar los territorios ocupados y consolidar la ocupación del territorio como un hecho irrevisable, además de la imposición de nuevas fronteras al mismo tiempo en el que Marruecos afirma que tiene el control completo sobre el Sahara Occidental negando la existencia de territorios liberados de la República saharaui.

Hoy por hoy Marruecos dice que el muro también le está sirviendo como una barrera contra la inmigración ilegal y el terrorismo. Varios países han colaborado, directa o indirectamente, en la financiación del muro marroquí, un hecho que solo ayuda a prolongar la ocupación y el hecho consumado que Marruecos quiere imponer en el territorio.

Según la ONG británica, Actionon Armed Violence (que antes se llamaba Landmine Action), el Sahara Occidental sigue siendo “uno de los territorios más minados del mundo”. Se calcula que hay más de 7 millones de minas en todo el territorio saharaui, como se ha indicado antes. La mayor parte de las minas están enterradas a lo largo del muro, sobre todo en la zona que está al este del muro, que se considera el campo de minas continuo más largo del mundo.

Las minas permanecen activas durante décadas, y su fuerza destructiva afecta directamente a la población civil, especialmente los niños, que cada año sufren lesiones, amputaciones y muerte por accidentes relacionados con las minas y municiones sin explotar.

Además del peligro actual que suponen para la población saharaui, las minas y las municiones sin explotar también representan un serio obstáculo para el posible retorno de los refugiados a su tierra.

Como indicio de su buena fe, en noviembre de 2005, el Frente POLISARIO se comprometió a la prohibición del uso de minas antipersonales por medio de la adhesión al llamamiento de Ginebra “Geneva Call” y a la estrecha cooperación en todas las actividades relativas a las minas. Desde 2005, el Frente POLISARIO ha destruido más de 10.000 minas antipersonales capturadas del ejército marroquí durante los años de guerra.

Sin embargo, Marruecos se niega rotundamente a firmar el tratado de Ottawa de 1997 sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonales y sobre su Destrucción así como la Convención sobre Municiones en Racimo de 2008. De hecho, el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo “sobre la situación de los derechos humanos en la región del Sahel”, publicado el 8 de octubre de 2013, señala que Marruecos es uno de los pocos países que todavía no han firmado el tratado de Ottawa sobre la prohibición de minas, e incita a Marruecos a que lo firme como una medida de fomento de confianza y un gesto de su compromiso con la paz.

• *Dr. Sidi M. Omar, representante del frente Polisario ante la ONU, y Salamu Hamudi, Presidente Liga de Periodistas Saharaui.

 Millones de minas terrestres esparcidas, otra fuente de sufrimiento para el pueblo saharaui

Por Lehbib Abdelhay*

cd9b19fb-2f08-460a-9387-37411b5bc4e9

Marruecos sigue negándose a firmar la Convención internacional sobre la prohibición de las minas, mientras que el Frente Polisario firmó la Convención de Ginebra en 2005.

Más de 9 millones de minas terrestres esparcidas por los territorios del Sahara Occidental por el Ejército marroquí. El Sahara Occidental se encuentra entre los diez países más minados del planeta, con todo lo que generan estas máquinas de muerte en los territorios saharauis desde hace décadas. Expertos y observadores dicen que hay entre 7,5 a 9 millones de minas antipersona y particularmente a lo largo del “muro de la vergüenza” y la frontera con Mauritania.

La ocupación marroquí ha socavado todas las zonas. Según la ONU, una superficie de 100.000 km2 de los territorios saharauis está afectada por minas y municiones todavía sin explotar.

Estas minas siguen causando muertos y heridas muchos años después de la entrada en vigor del Plan de Arreglo auspiciado por le ONU en 1990, entre el reino de Marruecos y el Frente Polisario. Los civiles siguen siendo las víctimas y el grupo más vulnerable frente a esas minas. Un argumento más para que el Estado marroquí coopere plenamente con la comunidad internacional.

                            El Frente Polisario destruyó 5.181 minas

Una ONG británica había llevado a cabo una campaña de concienciación sobre el peligro de las minas terrestres en beneficio a la población local, especialmente los nómadas. A través de estas acciones, una gran superficie ha sido verificada en los territorios saharauis hasta 2008.

Varias organizaciones de la ONU y de los derechos humanos han pedido en numerosas ocasiones la necesidad de prestar una mayor atención a “este desastre ambiental”.

Marruecos sigue negándose a firmar la convención internacional sobre la prohibición de las minas, mientras que el Frente Polisario firmó la Convención de Ginebra en 2005. Además de un peligro real para sus habitantes, un obstáculo muy serio para la solución al conflicto que vive el territorio del Sahara Occidental en la actualidad.

• *Lehbib Abdelhay. Periodista de El Confidencial Saharaui.

                                                       Sahara Occidenta

Brahim Gali: “Tengo la convicción absoluta en la victoria”

Texto y fotos Deisy Francis Mexidor

0610657d-0418-432b-9928-83a2cb353af8

Brahim Gali, presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), habla con vehemencia de su pueblo. “Tengo la convicción absoluta en la victoria”, ratificó en marzo en declaraciones a la reportera en Pretoria, Sudáfrica, durante la Conferencia de Solidaridad de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC) sobre Sahara Occidental, celebrada los días 25 y 26 de marzo último. El encuentro fue una oportunidad para renovar el compromiso y el respaldo a la lucha de los saharauis por su autodeterminación e independencia, comentó. La Conferencia contó con la asistencia de sus homólogos de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa; Namibia, Hage Geingob; Uganda, Yoweri Museveni, y Zimbabwe, Emmerson Mnangagwa, así como con el primer ministro de Lesotho, Thomas Thabane. También asistieron invitados de países, como Cuba, representada por la vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros, Inés María Chapman, y Venezuela, por el canciller Jorge Arreaza. Al hablar en el plenario, Gali subrayó que la conferencia es un mensaje para exigir el logro de la justicia y el cumplimiento de la voluntad del pueblo saharaui, por lo tanto “apoya su lucha y resistencia hasta que se les permita ejercer su derecho legítimo e inalienable a la libre determinación”. Nacido en Smara (en el entonces Sahara Español), el 16 de septiembre de 1949, el gobernante invitó a implementar la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones y fallos de la Unión Africana, que exigen la erradicación de una de las últimas manifestaciones del colonialismo en el continente africano y el mundo. En este contexto, la conferencia es un recordatorio de decisiones históricas como la de la Corte Internacional de Justicia en 1975, que niega la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental, y de que los veredictos de la Corte Europea de Justicia de 2016 y 2018 son concluyentes, señaló. Ambos afirman que la RASD y el Reino de Marruecos son dos países separados y distintos, y prohíben la explotación de los recursos naturales saharauis sin el consentimiento de su pueblo, cuyo legítimo y único representante es el Frente Polisario, sentenció el fundador del Movimiento Nacional de Liberación Saharaui. La conferencia de solidaridad tuvo su segmento de alto nivel el 26 de marzo, precedido por una reunión de cancilleres. A su turno, la vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba Inés María Chapman dijo que el pueblo saharaui es el único que, de manera soberana, puede decidir su futuro, libremente, sin presiones ni condicionamientos de alguna clase.

La vicepresidenta cubana ratificó el respaldo de su país a los esfuerzos de las Naciones Unidas para encontrar una solución definitiva a la cuestión del Sahara Occidental. Ello es la única forma para que su pueblo pueda ejercer el derecho a la libre determinación, afirmó. Explicó que por casi seis décadas al pueblo saharaui se le ha negado el derecho inalienable a la autodeterminación, consagrado en la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General de la ONU. Los intentos de impedir que el pueblo saharaui ejerza este derecho inalienable, son contrarios al espíritu de la Carta de las Naciones Unidas y de las decenas de resoluciones aprobadas por la ONU desde 1965, advirtió. Recordó que tras su proclamación en 1976, la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) fue reconocida de inmediato por 46 países y en 1982 resultó admitida con plenos derechos por la entonces Organización de la Unidad Africana (OUA). En la actualidad -añadió- la RASD es miembro pleno de la Unión Africana y reconocida por más de 80 estados. Expresó que la ONU ha reiterado su profunda preocupación por las constantes dificultades a que se enfrentan los refugiados saharauis y su dependencia de la asistencia humanitaria externa. Por ello insistió que resulta imperioso que la comunidad internacional se comprometa con la implementación de todas las resoluciones y decisiones adoptadas por la ONU, incluido el fortalecimiento de las medidas en contra de la explotación ilegal de los recursos naturales. Desde 1976, Cuba ofrece su modesta contribución al desarrollo del hermano pueblo saharaui, indicó la vicemandataria al mencionar que “un total de dos mil 46 estudiantes se han graduado en instituciones cubanas del Ministerio de Salud Pública y el Ministerio de Educación Superior”. También destacó que una brigada médica de la isla y otra de profesores trabajan en los campamentos de Tinduf. Mientras el presidente anfitrión, Cyril Ramaphosa, exhortó a apoyar los “esfuerzos de la ONU para llevar a Marruecos y al Sahara Occidental de vuelta a la mesa de diálogo”. Al tiempo que el jefe de Estado de Namibia y presidente de turno de la SADC, Hage Geingob, reafirmó su “solidaridad con el pueblo del Sahara Occidental en su lucha por su derecho legal a la autodeterminación”. “La descolonización de África no estará completa hasta el día en que el pueblo del Sahara Occidental decida el destino de su futuro estatus a través de un referéndum libre y justo”, subrayó Geingob, quien se refirió a ese territorio como la “última colonia” del continente africano. 

88907cd6-0412-4f3b-8bd1-cf67b2754b38

Declaración Conferencia de Solidaridad de la SADC con la República Saharaui, el Frente Polisario y el pueblo del Sahara Occidental en su lucha contra la ocupación marroquí.

Nosotros, los Jefes de Estado y de Gobierno o representantes de los siguientes Estados miembros de la SADC de África Austral:

• República de Angola,

• República de Botswana,

• República Democrática del Congo,

• Reino de Swazilandia,

• Reino de Lesotho,

• República de Malawi,

• República de Mauricio,

• República de Mozambique,

• República de Namibia,

• República de Seychelles,

• República de Sudáfrica,

• República Unida de Tanzania,

• República de Zambia, y

• República de Zimbabwe

Los Jefes de Estado y de Gobierno o representantes de los siguientes países afines:

• República Popular de Argelia,

• República de Cuba,

• República Democrática de Timor Leste,

• República Federal de Alemania,

• República de Nicaragua,

• República Federal de Nigeria,

• República de Kenia,

• República Árabe Saharaui Democrática,

• República de Santo Tomé y Príncipe,

• República de Uganda, y

• República Bolivariana de Venezuela

Los líderes de los siguientes movimientos de liberación africanos y partidos políticos:

• Congreso Nacional Africano (ANC) de Sudáfrica,

• Partido Comunista de Sudáfrica (SACP) de Sudáfrica,

• Movimiento para la Liberación de Angola (MPLA) de Angola,

• Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO) de Mozambique,

• Organización de los Pueblos del Suroeste (SWAPO) de Namibia,

• Frente Patriótico de la Unión Nacional Africana de Zimbabwe (ZANU-PF),

• Partido Demócrata Progresista (DPP) de Malawi, y

• Frente Polisario de la República Árabe Saharaui Democrática

Las siguientes Organizaciones de la Sociedad Civil y otras instituciones:

• Foro de Solidaridad Saharaui (Delegación de Sudáfrica),

• Amigos de la sociedad civil, • Asociación de Abogados de la SADC,

• Foro de Desarrollo de Sharpeville,

• Defensores de los derechos humanos,

• Amigos de Sahara Occidental- Delegación de Sudáfrica,

• Diplomático Independiente,

• Comité de Servicios de Inteligencia y Seguridad de África,

• Centro Africano de Resolución Constructiva de Disputas (ACCORD),

• PACON, • Congreso de Sindicatos de Sudáfrica (COSATU),

• Consejo Nacional de la Juventud de Namibia

               Declaración de la SADC sobre Sahara Occidenta

Recordando la decisión de la Cumbre de la Comunidad de Desarrollo del África Austral (SADC) de agosto de 2017 de celebrar una Conferencia de Solidaridad como medio para expresar el apoyo de los Estados Miembros de la SADC a la descolonización y la autodeterminación del Sahara Occidental sobre la base de los valores y principios que guiaron la búsqueda de la independencia en toda África;

Recordando la adopción de la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) Resolución 1514 (XV) de 1960 sobre la Concesión de la Independencia a los Países y Pueblos Coloniales y la Resolución 2072 de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre el Sahara español (Sahara Occidental), que recordó la Resolución 1514 (XV) y solicitó a España que tomara todas las medidas necesarias para liberar al “Sahara español de la dominación colonial”;

Observando que el Sahara Occidental sigue siendo el único territorio de África sometido a regímenes coloniales, inscrito en las Naciones Unidas y en la lista de “Descolonización” de los “territorios no autónomos”;

Recordando la Resolución de la AGNU 2229 – XXI de 1966 que reafirmó el derecho inalienable de los habitantes del Sahara Occidental a la libre determinación de conformidad con la Resolución 1514 de la AGNU;

Recordando también la Opinión Consultiva de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) del 16 de octubre de 1975, que no encontró lazos legales de lealtad entre el sultán de Marruecos y algunas de las tribus que viven en el territorio del Sahara Occidental, ya que podría afectar la aplicación de la Resolución 1514 (XV) sobre la descolonización del Sahara Occidental y, en particular, del principio de la libre determinación a través de la expresión libre y genuina de la voluntad de los habitantes del Territorio;

Recordando además la Resolución 690 de 1991 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que estableció la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO) cuyo propósito es implementar el Plan de realización de un referéndum sobre la autodeterminación para la población del Sahara Occidental;

Recordando la Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) 1541 de 2004, que reiteró el compromiso del CSNU para lograr una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable, que permita la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental;

Acogiendo los esfuerzos de la ONU en particular, los del Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sahara Occidental H.E. Sr. Horst Köhler, ex presidente de Alemania, que llevó a la convocatoria de conversaciones entre el Reino de Marruecos y el Frente Polisario en Ginebra, Suiza, del 5 al 6 de diciembre de 2018 y del 21 al 22 de marzo de 2019 en Bursins, Suiza;

Reconociendo que la mayoría de los países africanos han logrado su independencia; Reconociendo también el valioso papel que desempeñó la Organización de la Unidad Africana (OUA) para encontrar una solución mutuamente aceptable al conflicto de 1976 y la admisión de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) como miembro de la OUA en 1982;

Reconociendo el Plan de Arreglo de la OUA y las Naciones Unidas (ONU) de 1988, que desempeñó un papel importante en el establecimiento de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO) en abril de 1991, que incluyó la organización y la garantía de un referéndum libre y justo; Reafirmando el papel que ha desempeñado la Unión Africana (UA) desde su fundación en 2002 para promover la causa del derecho del Sahara Occidental a la libre determinación;

Recordando la decisión del Consejo de Paz y Seguridad de la UA 668ª Reunión de 2017 que destaca el imperativo para el Reino de Marruecos y la RASD, en su calidad de miembros de la UA para entablar conversaciones directas y serias sin condiciones previas y de conformidad con el Artículo 4 del Acta Constitutiva de la UA;

Elogiando el papel fundamental que el Alto Representante de la Unión Africana para el Sahara Occidental y el ex Presidente de Mozambique, el Sr. Joaquim Chissano, ha desempeñado y seguirá desempeñando en la interacción con todas las partes interesadas, incluido el Consejo de Seguridad de la ONU, para lograr el derecho a autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental;

Fomentando una colaboración más estrecha y una cooperación más fuerte entre el Alto Representante de la UA para el Sahara Occidental y el Enviado Personal del Secretario General de las Naciones Unidas para el Sahara Occidental para establecer una solución mutuamente aceptable y sostenible para la cuestión del Sahara Occidental en el marco de la cooperación UA-ONU;

Reconociendo que la SADC es una parte integral de los esfuerzos de la UA para promover la unidad continental, el desarrollo, la paz y la estabilidad en los términos del Acta Constitutiva de la UA adoptada en 2002;

Reafirmando la solidaridad de la SADC con el Gobierno y el pueblo del Sahara Occidental en su lucha por la autodeterminación;

Acogiendo las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 21 de diciembre de 2016 y 27 de enero de 2018 en las que el Sahara Occidental y Marruecos se identificaron claramente como dos países distintos y, por lo tanto, los acuerdos comerciales entre Marruecos y la Unión Europea (UE) no pueden aplicarse al territorio de Sahara Occidental;

Acogiendo además la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de febrero de 2018 que sostenía que un acuerdo de pesca de larga data entre Marruecos y la UE no se aplica a las aguas frente a las costas del Sahara Occidental;

Pidiendo la aplicación urgente de todas las resoluciones de la Asamblea General de la ONU, del Consejo de Seguridad de la ONU y de la UA, con el objetivo de celebrar un referéndum libre y justo en el Sahara Occidental;

Preocupados por la prolongada falta de resolución de la cuestión del Sahara Occidental; También preocupados por la continua ocupación y explotación ilegal de los recursos naturales del Sahara Occidental;

Preocupado además por el deterioro de los derechos humanos y la situación humanitaria en los territorios ocupados, como se señala en la Resolución de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, ACHPR / Res. 340 (LVIII) de 2016;

A través de esta Conferencia de Solidaridad, nosotros, los Estados Miembros de la SADC y todos los países y organizaciones presentes reafirmamos nuestro apoyo inquebrantable a la realización del derecho inalienable del pueblo del Sahara Occidental a la libre determinación, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y el Acto constitutivo de la UA:

A. Reiteramos el papel de la UA, en particular el Consejo de Paz y Seguridad de la UA y la Troika para seguir ocupándose de la cuestión del Sahara Occidental y mantener el impulso en la comunidad internacional y, en particular, en el Consejo de Seguridad de la ONU para tratar el tema del Sahara Occidental con la mayor urgencia y resolución;

B. Afirmamos nuestra solidaridad con el pueblo del Sahara Occidental por su derecho a la libre determinación;

C. Apoyamos los esfuerzos de las Naciones Unidas liderados por el Enviado Personal del Secretario General de las Naciones Unidas para el Sahara Occidental, y los esfuerzos de la Unión Africana según la Decisión de la Asamblea de la Unión Africana AU / Dec.693 (XXXI) de julio de 2018;

D. Declaramos que seguimos comprometidos inequívocamente con la causa del pueblo del Sahara Occidental, y por lo tanto:

I. Solicitamos la aplicación incondicional de todas las resoluciones de la ONU y las decisiones de la UA sobre el Sahara Occidental, que conducirán a una solución positiva, pacífica y permanente que satisfaga las aspiraciones y la voluntad del pueblo del Sahara Occidental;

II. Pedimos al Reino de Marruecos y al Frente POLISARIO que participen fielmente en negociaciones directas sin condiciones previas;

III. Apoyamos los esfuerzos regionales, continentales e internacionales para promover la causa de la solidaridad con el Sahara Occidental entre sus Estados miembros, la sociedad civil africana y la comunidad internacional;

IV. Pedimos al Consejo de Seguridad de la ONU que amplíe el mandato de la MINURSO para incluir el monitoreo de la situación de los derechos humanos en el Sahara Occidental;

V. Instamos a la comunidad internacional a que continúe brindando ayuda humanitaria en el Sahara Occidental y a los campamentos de refugiados en Argelia;

VI. Pedimos a todas las partes interesadas que se abstengan de seguir explotando los recursos naturales del Sahara Occidental teniendo en cuenta la opinión del Asesor Jurídico de las Naciones Unidas de febrero de 2002 de que dicha actividad violaba el derecho internacional a menos que el pueblo saharaui expresara su consentimiento. Además, observamos que dicha explotación socava la futura reconstrucción y desarrollo del Sahara Occidental y su potencial para convertirse en un estado viable;

VII. Instamos al Reino de Marruecos a que se adhiera plenamente a los principios y objetivos consagrados en el Acta Constitutiva de la Unión Africana, especialmente la necesidad de respetar las fronteras coloniales tal como existían en el momento de la independencia;

VIII. Enfatizamos en la centralidad de la UA para la resolución del conflicto sobre el Sahara Occidental;

IX. Solicitamos a la UA, de conformidad con sus responsabilidades consagradas en el Acta Constitutiva, para garantizar que el conflicto del Sahara Occidental se convierta en un tema permanente en el programa de la Cumbre de la UA en el que se presentarán los informes periódicos.

X. Pedimos a las Naciones Unidas y la UA que pongan en marcha de inmediato un mecanismo de supervisión destinado a detener la explotación de los recursos del Sahara Occidental. El mecanismo debería tener sanciones y otras medidas correctivas para hacer frente a cualquier incumplimiento de la moratoria sobre la explotación de los recursos del Sahara Occidental;

XI. Recomendamos que las Comunidades Económicas Regionales y los Mecanismos Regionales bajo la UA utilicen sus relaciones institucionales con la Unión Europea para plantear la cuestión del Sahara Occidental cuando se involucren con la UE;

XII. Instamos a la comunidad internacional a ofrecer apoyo material y moral, incluidas becas educativas para la población del Sahara Occidental;

XIII. Pedimos a la comunidad internacional y a la UA que evalúen las necesidades humanitarias inmediatas, especialmente de las mujeres y los niños del Sahara Occidental que viven en campamentos de refugiados y movilicen recursos materiales para ayudar en este sentido;

XIV. Instamos a los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil en la región de la SADC a resaltar la cuestión del Sahara Occidental en sus circunscripciones y países;

XV. Pedimos a la comunidad internacional que haga uso de los profesionales de la salud para ayudar a la población en el Sahara Occidental;

XVI. Llamamos al pleno respeto de las leyes internacionales de los derechos humanos en los territorios ocupados del Sahara Occidental e instamos al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a que incluya un mecanismo de vigilancia de los derechos humanos dentro del mandato de la MINURSO, con el objetivo de poner fin a la impunidad por tales violaciones y abusos que se cometen que actualmente no son reportados;

XVII. Solicitamos el respeto del derecho internacional humanitario y el apoyo a la prestación de asistencia humanitaria a los refugiados saharauis de manera predecible, sostenible y oportuna y sin ningún obstáculo;

XVIII. Reafirmamos el derecho de todos los Estados Miembros de la UA a participar en todas las asociaciones, reuniones y actividades de la UA; y

XIX. Prometemos nuestra continua solidaridad con el pueblo del Sahara Occidental en su lucha por la autodeterminación, y nos comprometemos a plantear la cuestión del Sahara Occidental en todos los foros multilaterales, así como los compromisos bilaterales con socios internacionales.

Gracias a la SADC por facilitar la organización de la Conferencia, a los Jefes de Estado y de Gobierno, a los invitados y a todas las demás organizaciones por participar en la Conferencia, y al gobierno y al pueblo de la República de Sudáfrica por acoger la Conferencia de Solidaridad de la SADC con el Sahara Occidental.—26 de marzo de 2019—

 

LIBERTAD A LOS PRESOS POLÍTICOS

fa1962aa-2521-4237-9d94-f9f9cfe77718 COPIA

                 Violaciones de DDHH:

Los prisioneros de Gdeim Izik

La conocida activista de derechos humanos saharaui Aminetu Haidar constantemente afirma que los activistas saharauis defensores de los derechos humanos en los territorios del Sahara Occidental bajo ocupación de Marruecos sufren una represión considerablemente mayor que los defensores de los derechos humanos de otras parte del mundo, lo que forma parte de la historia colonial para romper el espíritu de resistencia de las poblaciones.

Aminetu Haidar, presa durante cuatro años en las cárceles secretas de Marruecos, con los ojos vendados, y sufriendo torturas y vejaciones continuas, fue detenida en El Aaiún en 2009 y expulsada del territorio del Sahara Occidental.

En esta lucha por los derechos humanos de la población saharaui, un hecho de gran trascendencia internacional han sido los violentos incidentes ocurridos a raíz del brutal desmantelamiento, el 8 de noviembre de 2010, por las fuerzas de seguridad marroquíes del campamento de Gdeim Izik.

7a83f762-704a-4208-b1e8-ef8efb93d87c COPIA

El llamado “campamento de la libertad”, o “ campamento de la resistencia”, instalado cuatro semanas en las afueras de El Aaiún (Sahara Occidental), en protesta contra las difíciles condiciones socioeconómicas que vive la población local, para exigir sus derechos sobre los recursos naturales del territorio, y denunciar la ocupación marroquí.

Según reconocidos autores y analistas el campamento de Gdeim Izik fue la antesala de la primavera árabe, al que siguieron los acontecimientos de Túnez y Egipto, entre otros países árabes.

Como consecuencia de aquel desmantelamiento 25 civiles saharauis fueron detenidos por su supuesta participación en enfrentamientos que causaron muertes en ambos lados, y sentenciados en febrero de 2013 por un Tribunal Militar Marroquí en Rabat (Marruecos), y condenados nueve de ellos a penas de entre dos a 30 años y cadena perpetua.

Tanto la Asociación Internacional de Juristas por el Sahara Occidental (IAJUNS), como el Informe 2013 de Human Rights Watch, y otros informes y observaciones de organismos independientes y de la sociedad civil, han puesto de manifiesto su rechazo y preocupación por el enjuiciamiento de civiles por tribunales militares, la falta de pruebas durante el juicio, la tortura y el trato degradante a que se ha sometido a los acusados, el largo periodo de prisión preventiva y el carácter político y represor de dicha sentencia.

Los presos políticos de Gdeim Izik llegaron a hacer una huelga de hambre de un mes exigiendo su derecho a la libertad y a un juicio justo, a pesar del llamamiento de las organizaciones de derechos humanos a favor de sus reivindicaciones, el régimen marroquí apenas movió un ápice en este asunto.

Además de estos 25 presos hay otros presos políticos y de opinión saharauis y un total de 500 desaparecidos. Y la represión, en la parte ocupada del Sahara Occidental por Marruecos, es diaria sin que nadie mueva ni un dedo.

En relación a la las torturas en los Territorios ocupados, es importante recordar que Marruecos es parte de la Convención contra la Tortura y otras Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes (1984) y su protocolo facultativo (2002), pero no se someten a los mecanismos de control facultativo, y no se han dignado a firmar un sistema de visitas periódicas por órganos independientes.

El Comité contra la Tortura, al examinar el pasado noviembre de 2011 el cuarto informe periódico de Marruecos, se ha mostrado preocupado por las denuncias recibidas sobre la situación imperante en el Sahara Occidental: “Las fuerzas del orden y las fuerzas de seguridad marroquíes someten a las personas sospechosas a detenciones y encarcelamientos arbitrarios…en régimen de incomunicación y en lugares secretos, a ras y malos tratos, a la extracción de confesiones mediante la tortura, a desapariciones forzadas y al uso excesivo de la fuerza”.

La propia Aminatou Haidar denunció en una Conferencia Internacional del Derecho de los Pueblos a la Resistencia, celebrada en Argel, que “el estado marroquí ha enterrado a saharauis vivos en fosas comunes y ha matado cientos y cientos de saharauis”.

Al referirse a las investigaciones precisó que fueron enterrados “aún vivos decenas de presos saharauis”.

“Las fosas comunes descubiertas últimamente han desmentido lo que ha dicho el Consejo de Derechos Humanos y la llamada instancia de la Justicia, que dice que murieron en una prisión de Samara. Es mentira, los han matado”, afirmó. “Marruecos sigue, como siempre, violando todos los derechos fundamentales de los saharauis. Estamos privados de derechos fundamentales como, por ejemplo, el de manifestarse o la libertad de opinión”, recordó.

“La tortura sigue presente en las comisarías de policía, incluso en las calles. Las manifestaciones son violentamente reprimidas, se practican detenciones arbitrarias incluso de menores y las cárceles marroquíes están llenas de presos de conciencia”, agregó. •

                  La relación cubano-saharaui y la literatura saharaui en español

Por Mohamed Alí Muley Ahamed*

e60ca62f-23ab-4822-ab7e-3e83a67fe73b

Los elementos que se utilizan para conceder la categoría de pueblo son lengua, religión, territorio, costumbres y tradiciones comunes, como conformadores de etnias uniformes e interrelacionadas. Desde este punto de vista la sociedad Saharaui merece la consideración –sin duda- de pueblo.

Los Saharauis eran esencialmente ganaderos, pescadores, labradores, artesanos, comerciantes, personas versada en religión y guerreros. Pero antes que nada son nómadas. Vivían en tiendas y se desplazaban en camellos. El camello se convirtió en un elemento esencial en sus vidas por su utilidad y ayuda.

El camello, ha sido introducido en el siglo I de la era cristiana, ha sido un medio de subsistencia, de transporte y un arma de combate. Sin éste, la sociedad nómada, probablemente, no habría sido posible de la manera en que fue conocida. Lo sustituyó —ya en los poblados y ciudades— el vehículo, primordialmente, el Land Rover.

Los Saharauis se componen de un conjunto de colectivos sociales y de confederaciones de colectivos que habitaban y velaban por su tierra. Su organización sociopolítica se articulaba alrededor de la Yamaa, asamblea que, compuesta de notables generalmente ancianos, elegidos según criterios de sabiduría, de conocimiento y de valor, administraba y arreglaba los asuntos de la comunidad.

La institución de gestión de sus asuntos se llamaba, Ait-Arbaín o asamblea. Los saharauis siempre han vivido libres en su tierra y han organizado su vida acorde a su idiosincrasia, sus costumbres, su lengua y sus necesidades. En este sentido la literatura adquiere una dimensión especial en la vida de los saharauis, sobre todo la poesía ya sea en el árabe clásico o/y hasanía. Se conoce de siglos pasados a ilustres poetas.

Hasta nuestros días sigue desarrollándose y creciendo la creación literaria en árabe y hasanía, además de la literatura en español que ya abordaremos con más detalle en esta exposición. La organización y estructuras del estado moderno, los saharauis las han conocido tardíamente.

España comenzó a colonizar el Sahara Occidental a partir del reparto de África entre las potencias coloniales europeas en el congreso de Berlín de 1884. Los primeros años de esta ocupación se basaban mediante el intercambio de mercancías y la construcción de una factoría en Dajla (Villa Cisneros, según la nominación española). La colonización efectiva con ejército y administración sucede, después de finalizada la guerra civil española, a principios de los 40 del siglo pasado.

La primera escuela construida en El Sahara Español data de 1945, antes no hubo ninguna de esta índole, Sí que existían escuelas o madrasas netamente saharauis donde se impartía árabe, poesía y enseñanza religiosa.

Después de una ocupación colonial española de casi un siglo, España entrega el Sahara a Marruecos y al régimen de Uld Dadah en Mauritania, mediante los Acuerdos tripartitos de Madrid del 14 noviembre de 1975, considerados nulos por la ONU. España en el momento de su retirada solo legó a los saharauis, en materia de formación, 2 maestros, 1 médico, varios ATS (Ayudante técnico sanitario), y varios centenares de estudiantes de secundaria y primaria.

El Frente Polisario, además de enfrentarse a los dos ejércitos invasores, el marroquí por el norte y del régimen de Uld Dadah, se ve en el brete de defender a los huidos en el éxodo masivo y garantizar la salvaguarda, protección a estos y educación a sus hijos e hijas. Por ello en noviembre de 1975 se celebra el congreso de Gleibat el Fula y se elige una comisión nacional para la gestión seguimiento y se delimita que los dos idiomas oficiales y obligatorios desde la primaria son el árabe y el español. Se improvisan escuelas bajo la sombra de los árboles, en cuevas, en jaimas y sin apenas material a lo largo de los territorios liberados. Grupos de imberbes convertidos en maestros mediante la superación de una oposición en árabe o español. Sin libros de texto o contenido, sin metodología y sin material escolar para el alumnado. Toda una enseñanza, ciertamente, improvisada. Después de proclamarse la República Árabe Saharaui Democrática —el 27 de febrero de 1976 y ya instalados los campamentos en Argelia— se organiza el Ministerio de Enseñanza y Educación. El primer cometido además de escolarizar a todos los niños en edad escolar se empieza a concebir un plan de estudio en árabe y español.

La situación de guerra, la escasez de casi todo y la gran dificultad de dar enseñanza a los chicos y chicas de secundaria obliga a encontrar otros países para ubicarlos. Los de orientación árabe no tenían problemas por el apoyo incondicional, la disposición de Argelia y su proximidad. El gran escollo lo representaron los estudiantes de estudios avanzados en español. Como se sabe España estaba en el bando contrario y es la culpable de la situación de invasión, la guerra y por ende del exilio del pueblo Saharaui. Por esta situación y debido a las excelentes relaciones existentes entre el Frente Polisario y la Revolución cubana se haya solución a este problema.

Las relaciones entre el Frente Polisario y el Partido Comunista de Cuba datan desde principios de 1975, cuando el compañero Luchaa Obeid visita la Habana en una primera toma de contacto. En este marco ya en abril de 1976 Omar Mansur —Miembro del Buró Politico del frente Polisario y Ministro en el Gobierno de la RASD— visitó Cuba y entre las cuestiones que solicita es la urgente admisión de estudiantes saharauis de secundaria y universidad en centros educativos en Cuba.

El número era de 100 estudiantes y ya en septiembre del mismo año se incorporan a sus respectivos estudios.

Cabe destacar que en mayo del 75 Marta Jiménez** visitó el Sahara Occidental —aun estando España— como miembro de la comisión de Naciones Unidas donde ha tenido un importante papel en dar a conocer lo que acontecía realmente en el territorio y cuáles son las reivindicaciones, aspiraciones y cuál es la fuerza política que cuenta con el apoyo del Pueblo saharaui.

En 1977, concretamente en octubre Embirik Ahmmudi inaugura la representación Oficial del Frente Polisario en la Habana.

La segunda promoción de estudiantes llega a la Habana en 1977. Un total de 150. Una tercera en 1978 de número similar.

En el año siguiente, 1979 Cuba reconoce a la RASD y en 1980 se abre la Embajada saharaui en la Habana fortaleciendo así las relaciones saharaui-cubanas que siempre han sido excelentes. Desde 1982 hasta hoy siempre han llegado estudiantes saharauis a Cuba. Durante años hemos tenido 2 secundarias cada una de 500 y un pre-universitario de más de 300.

Desde 2014 se ha creado en los campamentos la escuela Simón Bolivar. Un proyecto cubano, venezolano y saharaui. Es una secundaria con profesorado cubano y saharaui. En este instituto terminan sus estudios de secundaria y se incorporan a universidades cubanas.

En Cuba han cursado estudios alrededor de 4000 estudiantes saharauis.

De esta breve exposición se desprende el papel indispensable que ha jugado Cuba en el mantenimiento y profundización del español en la RASD sin lugar a dudas sin la aportación cubana en la enseñanza de este idioma hoy sería muy difícil hablar de una literatura saharaui en español. Es innegable que tal expresión cultural existía antes de la guerra del Sahara pero ha sido creación limitada.

La literatura saharaui en español emergió en los años 60 del siglo pasado cuando un grupo de jóvenes empiezan a escribir animados por algunos de sus profesores y sus lecturas de autores, esencialmente españoles y autores saharauis en hasanía. La mayoría se inclinaba por los relatos cortos y algún que otro iniciaba su andadura poética. A estos se van sumando en la década de los 70 otros nuevos y más jóvenes estudiantes donde ya se evidencia algunas voces verdaderas que con el tiempo demostrarán su dedicación y talento.

En las postrimerías de esta década ya podemos hablar de nuevas voces con vocación indudable ya sea en prosa o verso. El gran salto se da ya en los campamentos de refugiados donde esas voces ya definidas y en cierta medida reconocidas se les suman otros nuevos poetas en ciernes.

Los temas tratados por estos se destaca la poesía o literatura social y comprometida con la causa del pueblo Saharaui en lucha contra el invasor marroquí.

Esta batalla por el español en una zona, norte de África, de expansión e inclinación francófona se incrementa con un torrente de nuevas voces saharauis formadas en Cuba. Las generaciones de la literatura Saharaui en español se podrían determinar en tres generaciones.

1. La generación del ´60 (década de 1960). Este grupo eran estudiantes de los dos institutos que habían, el de el Aaiún y el de Dajla (Villa Cisneros). Eran muchachos que escribían en revistas y periódicos de la época. Entre estos se destacan: Bujari Ahmed, Mansur Omar, Buyema Masaud, Chej Naas, Bachir Ahmmudi, Emboirik Ahmmudi. Escribían poesía con rima y métrica y sobre todo relatos cortos sobre el desierto y su mundo mágico, sobre el amor y la naturaleza. Ninguno de estos ha publicado un libro.

2. La generación del exilio nació sobre el año 1974 y son la continuidad de aquellos solo que estos añaden el verso libre en muchos poemas. Los temas tratados son similares y también como los anteriores algunos han ganado premios literarios. En este grupo se destacan Mohamed Alí Bucharaya, Brahim Salem Buseif, Naha Aliyen, Dahan Abdel Fatah, Mohamidi Facala, Mohamed Ali Muley Ahamed (más conocido como Mohamed Ali Ali Salem).

3. Grupo de 2005 o Generación de la amistad. Este grupo aglutina los que se mantienen escribiendo de los anteriores grupos e incorpora a nuevas voces, más jóvenes, de los que estudiaron en Cuba. Se funda la generación de la amistad o Grupo de 2005 en Madrid el 9 de julio de ese año. Los miembros fundadores son: Ali Salem Isalmu, Chej Dan, Ebnu, Zahara Asnahui, Saleh Abadalhe, Bahía Mahmud Awah, Limam Boicha y Mohamed Ali Muley Ahamed. Más tarde se suman Mohamidi Facala, Larosi Haidar, Bachir Ahmmudi y otros. Todo este grupo ha publicado libros, quizá el más prolífico sea Bahía Mahumud que ha escrito poesía y ensayo. El primer libro publicado en español por un saharaui es el cuento “Verde como la franja de la bandera” de Mohamed Ali Muley Ahamed en 1990. También han participado en antologías, la primera de estas se publicó igualmente en el ´90.

La literatura saharaui contemporánea no puede desligarse del contexto en el que se inscribe y evoluciona, un contexto marcado por la experiencia trágica de la guerra contra Marruecos y del exilio en Argelia, de la prolongada estancia de estudios para muchos jóvenes saharauis en Cuba y del posterior proceso migratorio hacia España y otros países. Este conjunto de vivencias contribuyen al desarrollo de una literatura extremadamente rica en contenidos y en la que se produce una perfecta y curiosa cohabitación entre diversas culturas: árabe, caribeña y europea. Es clara la influencia que ejercen la guerra, el exilio, la migración, la lucha por la preservación de identidad saharaui y la larga espera de la restitución de la justicia en la literatura y en la experiencia vital de aquellos saharauis que conforman el grupo literario de 2005, considerado, hoy en día, el principal referente de la literatura saharaui contemporánea en español.

En definitiva, a estas alturas podemos hablar de una literatura saharaui en español, en cierta medida, consolidada ya con publicaciones varias y diversas y grupos literarios que trabajan el español, la cultura hispana, la saharaui y la humanidad.

 

• * Mohamed Alí Muley Ahamed, Consejero de la Embajada de la República Árabe Saharahui Democrática en Cuba.///**Marta Jiménez, embajadora de Cuba ante la ONU.

 

                            Marta Jiménez, una cubana madre de los saharauis

2424008c-a30a-4738-baae-862ed79b1657

 

La afirmación despierta el interés e invita a hurgar en la historia de esta cubana, destacada combatiente y diplomática. Nació en Marianao – La Habana, el 12 de enero de 1934. Hija única de profesionales. Resaltaba en ella la belleza de sus ojos claros y la dulzura de su carácter.

Ingresa a la carrera de Farmacia en la Universidad de la Habana donde compartió asignaturas con Fructuoso Rodríguez, entonces un joven dirigente estudiantil del Directorio Revolucionario 13 de marzo, al que lo unió no solo la lucha sino también el amor.

Pese a las difíciles condiciones que imponía la clandestinidad en una etapa de persecución y dictadura, deciden contraer matrimonio el 27 de julio de 1956, pero el disfrute de la vida en común se truncó meses más tarde, el 20 de abril de 1957, con el asesinato de Fructuoso junto a otros tres compañeros en los trágicos sucesos de la masacre de Humboldt 7.

Todo cambió para Marta. Para entonces estaba embarazada. Tenía apenas 23 años.

Con siete meses de gestación, reclamaría a los esbirros más feroces del régimen batistiano el cadáver de su esposo, al que escoltó al cementerio en andas y cantando el Himno Nacional.

Jamás descansó en su lucha, continuó trabajando en la clandestinidad y el exilio. Al triunfo de la Revolución ocupó diferentes responsabilidades, entre ellas en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Fue como diplomática que se vinculó a la causa del pueblo saharaui. Marta integró la misión visitadora del Comité de Descolonización de Naciones Unidas al Sahara Occidental que visitó España, Marruecos, Mauritania, viajó ampliamente por el interior del territorio saharaui y finalmente Argelia, del 8 de mayo al 9 de Junio 1975.

La misión la presidió Simeón Ake, embajador de Cote d’Ivoire ante la ONU y después ministro de Relaciones Exteriores de su país, y por el embajador del Sha de Irán, Manouchehr Pishva.

“La composición política de esa delegación no puede ser más elocuente, si se toma en cuenta la fecha en que se produce y es una prueba de la calidad, perseverancia y voluntad de Marta para que el informe que rindieran evidenciara que en efecto el Sahara Occidental era un territorio colonial que había pasado de la tutela española a la marroquí”, expresó el embajador y periodista Giraldo Mazola.

Aún no había triunfado la Revolución iraní y el Sha era el gendarme subregional del mo norteamericano en la zona, detalló Mazola tras conocer la noticia del deceso de Marta Jiménez el 6 de marzo de 2016.

Mazola expresó la importancia que tiene para las generaciones actuales conocer las hazañas de los que contribuyeron a edificar la patria que hoy tenemos. “No podemos permitir que se olvide la historia de este país. Que se olviden las grandes enseñanzas de virilidad, de energía, de firmeza, que son también las que conforman una Revolución”, dijo.

“Creo que será útil para todos (…) conocer su impronta en la lucha del pueblo saharaui”, subrayó el diplomático al recordar que “Marta era considerada como la ‘Madre’ de los saharauis y su muerte era una gran pérdida, no solo para el pueblo de Cuba, sino también para el pueblo saharaui, pues su nombre está escrito en letras de oro en la historia de su pueblo”.

Según cuenta Mazola, siendo él embajador en Argelia supo de sus enjundiosos relatos. “Me decía: ‘Giraldo no te imaginas como trataron de reclutarme. Estaba consciente de la composición de la comisión y de que tenía que desplegar todo mi talento para no quedar en minoría y que el informe reflejara la realidad. En Marruecos nos hospedaron en un palacio. En mi cuarto, es decir en aquella habitación inmensa, pusieron todos los perfumes habidos y por haber, todos los que había soñado con tener, pero que no estaban al alcance de mi bolsillo. Qué tentación. Pero me dije que no podía usarlos y me contenté con mirarlos’”.

“Ella me contó que llevaba su único vestido de salir y se había arrugado en la maleta y pidió a una de las empleadas allí que se lo plancharan. En una hora sería la entrevista de la comisión con el rey marroquí. Le llevaron dos vestidos de ensueño de la bella artesanía marroquí. Uno con hilos de oro y otro con hilos de plata. Otra tentación, pero Marta insistió en que le plancharan el suyo”.

Recuerda Mazola la manera en que ella le narraba aquellas anécdotas. “Me explicó que como a los 10 minutos del incidente con la plancha ‘entró la mucama con teatral mandato. Traía mi vestido quemado con el hueco de la plancha en el medio y de nuevo los dos anteriores. Me indigné porque me habían destruido el mío y porque querían que fuera vestida así a la entrevista con el rey. Dije que no y que iría en jeans. Al momento varios funcionarios del protocolo real me visitaron para extenderse en excusas y advertirme que el rey no había recibido nunca a una mujer en jeans, que comprendiera sus tradiciones. Yo más testaruda cada vez, les decía que entonces no se reuniría con la comisión y así lo haría consignar en el informe. Gané y fui con el jeans’. Así era Marta”.

Luego me relataba su visita al Sahara –siguió rememorando Mazola-. Según ella, insistió en recorrer los campamentos, conversar con todos, tomar el pulso de la situación. “Me comentó: ‘los otros dos renuentes tuvieron que ceder y nos dimos un baño de masas con ese pueblo heroico. Era imposible ocultar sus ansias de independencia y su derecho a tenerla. Disfruté esos contactos y disfruté aún más que el informe tuvo que consignar que el Sahara era un pueblo con derecho a ser independiente’”.

Marta conoció que después de su visita muchas niñas saharauis fueron bautizadas con su nombre y la primera de ellas fue la primogénita del Presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, Mohamed Abdelaziz. Bello gesto de ese pueblo que reconoció en Marta a la inclaudicable combatiente cubana que fue. •

 

           Las mujeres saharauis, bastión del desarrollo social de la RASD

Por Layla Sánchez Kuri*

2ac9ec7e-7d4f-4571-8547-a18bc4d46d97

Ante la invasión de Marruecos, los saharauis se vieron obligados a huir de su país en lo que se conoce como la “marcha verde”. Especialmente mujeres, niños y ancianos caminaron cientos de kilómetros hacia dentro del desierto del Sahara ubicándose en la frontera con Argelia en campamentos de refugiados. Los campamentos se dividen en cinco provincias o wilayas diferentes. El Aaiún, la capital; Smara, la ciudad sagrada; Dajla y Bojador las grandes portuarias; Ausserd la pequeña ciudad interior del país.

Cada campo esta subdividido en 6-7 grupos o dairas (municipios) y estas en barrios. La organización de los campamentos está en manos de las mujeres la mayoría de los hombres no viven en los campamentos; están en el ejército.

Uno de los principales trabajos en los campamentos ha sido dar prioridad a un sistema de salubridad muy definido y dirigido al bienestar de los infantes con campañas de prevención realizada por el Comité de Salud. Las mujeres han sido preparadas para ser auxiliares de enfermeras y ayudar a los dispensarios; un número de estudiantes se preparan en el extranjero para ser enfermeros/ as o doctores.

Otra área importante que se ha desarrollado favorablemente gracias al trabajo femenino organizado, es la de la educación. En el momento de la invasión marroquí, el índice de analfabetismo se acercaba al 95%. Tras 40 años de exilio, el número de saharauis capaces de leer y escribir es del 90%. En cada Daira existen escuelas y guarderías; el sistema educativo se fundamenta en primaria y secundaria y para continuar sus estudios a Nivel Medio y Superior, un gran número de estudiantes va a las secundarias y Universidades de Argelia y Cuba, esencialmente. Y a otros países como Venezuela, Siria, España y México, en menor medida. Todo ello en a poyo al propósito del Ministerio de Educación, que es mejorar el potencial de la población saharaui. Un aporte importante es la creación de escuelas mixtas que fomentan la equidad entre los géneros en la sociedad.

Para acelerar los resultados de este trabajo social y ver reflejado el espíritu de una sociedad moderna con perspectiva de género en sus áreas de Desarrollo Social, se crea la escuela “27 de Febrero”.

Creada el 14 de noviembre de 1978, esta escuela es el estandarte de la formación femenina saharaui, con elementos de identidad que la hace ser original al fomentar el compromiso de toda la población en un proyecto común.

Por su estructura y contenidos didácticos, fomenta la participación de las mujeres en todas las actividades, la toma de postura en las reuniones públicas y sobre todo, la participación activa en todas las decisiones de gobierno que mejor convengan al pueblo, pero sobretodo, a la población femenina que ve reflejados muchos logros en este espacio único entre las mujeres árabes.

La enseñanza comprende cursos de cultura general (lectura, escritura, cálculo). Especialidades de textil, costura, cordelería. Una formación militar para la defensa de los campamentos, conductoras de vehículos, personal para-médico, educadoras, empleadas administrativas. También ofrece institutos especializados en profesiones educativas. La lucha por la autosuficiencia centra todos los programas de formación.

Cada año egresan, aproximadamente, 800 mujeres de la escuela 27 de Febrero, con nuevos conocimientos para enfrentar las adversidades del desierto en los campamentos y de esta forma, desarrollarse de manera profesional en beneficio de la comunidad y poniendo en alto el trabajo de la mujer rompiendo esquemas del patriarcado. Ante las circunstancias vividas por el pueblo saharaui, la necesidad de hacer valer la identidad cultural propia del Pueblo Saharaui ha sido indispensable para reconocer a una Nación con derecho a la autodeterminación y a formar parte del consorcio de Naciones, reconocida con todos sus derechos según los establecen las leyes internacionales. Por ello ha sido importante proceder a la desaparición de viejas instituciones y situaciones; como ejemplo, fue abolida la esclavitud, la institución del chej como jefe de una fracción, la división de clases sociales, la subvaloración de la mujer, pasando esta a ocupar un puesto de protagonismo y dirección en los campamentos, al tiempo que se transformaba la enseñanza tradicional basada en el Corán, ampliándola con estudios modernos de considerable extensión, sin olvidar la enseñanza religiosa sin embargo se ven diferencias radicales de otras sociedades que profesan la misma religión, por ejemplo: la mujer saharaui no está obligada a llevar velo y ser madre soltera no es un impedimento para un matrimonio posterior. La poligamia, típica en el mundo islam, prácticamente es inexistente.

Como parte de esta nueva sociedad basada en el respeto a los derechos humanos y donde la mujer tiene voz y voto en las decisiones a varios niveles sociales y políticos, como lo confirma Nina Serrano Borrull: “las relaciones matrimoniales experimentaron un profundo cambio. Se desecharon los matrimonios convenidos y los matrimonios a edad muy temprana, así como aquellos que se basaban en la endogamia dentro del mismo núcleo familiar. Desapareció la cantidad que el marido pagaba por la mujer tanto como la dote convenida y la poligamia sincrónica, si bien ésta nunca había tenido excesiva importancia en el Sahara; aunque se mantuvo legalmente el divorcio y éste no dejó de practicarse, los comités encargados de los asuntos sociales lo desaconsejaban, siguiendo las directrices del Frente Polisario”.

• *Layla Sánchez Kuri Doctora en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

                               Manifiesto de “la generación de la amistad” contra la ley Helms-Burton y en apoyo a Cuba

Los escritores de La generación de la Amistad Saharaui, somos conscientes de los lazos de amistad que siempre han unido al Sahara Occidental y Cuba. Sabemos que Cuba acogió a miles de estudiantes africanos y saharauis. Sus universidades abrieron y siguen abriendo sus puertas para la formación de médicos, ingenieros y otras especialidades.

No se puede entender la relación del pueblo saharaui con el pueblo cubano, sino somos capaces de recordar la histórica hermandad que une a ambas naciones.

La Generación de la Amistad Saharaui se solidariza con Cuba por parte de la actual administración norteamericana.

Pensamos y creemos que Cuba debe ser respetada como nación soberana. Apelamos al respeto de su derecho a desarrollar su actividad económica y comercial sin ningún tipo de coacción y presión. Apelamos al buen entendimiento, respeto y la mejora de relaciones con reciprocidad entre Estados Unidos y Cuba.

Pedimos el cese inmediato de la ley Helms-Burton y el fin del bloqueo. Somos y seremos siempre, amigos y defensores de Cuba y su pueblo.

Grupo de escritores saharauis en el exilio, “Generación de la Amistad”

ac44bc26-561c-4cb1-aaf5-ae5c2089cf58

En el Sahara Occidental está la cinta transportadora de fosfatos más larga del mundo; desde el final de ésta, buques cargueros transportan los fosfatos a varios países, donde son utilizados, además de en otras industrias, en la producción de fertilizantes.

Esta industria ha estado proporcionando grandes ingresos a Marruecos desde el inicio de la ocupación. Paralelamente, este expolio genera graves daños ambientales al territorio saharaui.

Desde el Observatorio de Recursos Naturales del Sahara Occidental denuncian que hay un altísimo componente ético y moral asociado a las adquisiciones de fosfatos por parte de las empresas, señalan ademas que las autoridades marroquíes violan los derechos humanos en los territorios ocupados del Sahara Occidental.

Marruecos se está beneficiando ilegalmente de los recursos naturales y cualquier negocio con recursos naturales de un país ocupado contribuye a prolongar la situación de ocupación.

                              Acuerdos ilegales de UE-Marruecos

Con la aprobación de un nuevo acuerdo pesquero con Marruecos, la Unión Europea se convierte en cómplice del robo que el ocupante marroquí seguirá perpetrando al pueblo saharaui.

El acuerdo aprobado por el Parlamento Europeo va en contra del derecho internacional y contradice la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo (TJE), que establece que no se pueden incluir las aguas territoriales del Sahara Occidental, un Territorio No Autónomo pendiente de descolonización.

La sentencia del TJE dictamina que para la explotación de las aguas del Sahara Occidental es necesario el consentimiento del pueblo saharaui y de su legítimo representante reconocido por la ONU, el Frente Polisario, lo que no se ha tenido en cuenta. La ilegalidad del acuerdo ha sido denunciada por las organizaciones internacionales, como Human Rigths Watch (HRW).

Los europarlamentarios y europarlamentarias que han votado a favor del acuerdo son responsables de que continúe el expolio de los recursos naturales del Sahara Occidental y se convierten en colaboradores de la opresión y persecución que el régimen marroquí ejerce contra el pueblo saharaui, que sufre a diario la violación de los derechos humanos. El Parlamento Europeo con este encuerdo obstaculiza los esfuerzos de la ONU y la Unión Africana para llegar a una solución definitiva en el conflicto del Sahara Occidental que garantice la autodeterminación del pueblo saharaui.

En particular, es lamentable el papel que juega España, que hace 43 años abandonó su colonia y entregó el territorio a Marruecos incumpliendo con las obligaciones internacionales que marcaron las Naciones Unidas y ahora respalda un acuerdo ilegal con el que ocupante marroquí pretende seguir en un país sobre el que ningún Estado le reconoce soberanía.

El Gobierno de España vuelve a traicionar a un pueblo al que dio la nacionalidad española y lo hace sin tener en cuenta el sentir mayoritario del pueblo español, que apoya la justa causa saharaui, y al que estamos profundamente agradecidos.

Al día siguiente de la aprobación del acuerdo se produce la visita de los Reyes de España a Marruecos, en la que debería estar presente la defensa de los derechos humanos en el Sahara Occidental. Entre los ministros que acompañaron a Felipe VI se encuentra el de Interior, Fernando Grande-Marlaska, cuyo departamento deportó el pasado mes de enero a Marruecos a un estudiante saharaui que buscó asilo político en Lanzarote, huyendo de la policía marroquí al ser perseguido por su activismo político.

El Frente Polisario va a seguir luchando con todos los medios a su alcance contra la nueva agresión al pueblo saharaui que supone el nuevo acuerdo pesquero, sabiendo que le asiste la legalidad internacional, que lamentablemente no han respetado los europarlamentarios y europarlamentarias que han votado para que Marruecos siga oprimiendo al pueblo saharaui.

732cbb64-ab7d-4423-b545-4f8af7a336e3

• El Confidencial Saharaui – ECS-España

                           

                                            La situación del conflicto saharaui

La lucha del pueblo saharaui comienza desde el primer momento de la llegada del colonialismo español, allá por 1885. Es un pueblo pacífico y acogedor, pero valiente y luchador, especialmente ante la arrogancia de las potencias ocupantes e imperialistas, y ha demostrado a lo largo de la historia de que para él no existe la rendición. Y como muestra, su valentía en pleno siglo XXI por su libertad, pero esta vez contra la ilegal ocupación marroquí de su tierra, el Sahara Occidental.

Localizado en la costa atlántica del África noroccidental, el Sahara Occidental fue una colonia española hasta 1975, cuando fue invadido y ocupado ilegalmente por dos países vecinos, Marruecos y Mauritania. El Sahara Occidental es muy rico en recursos minerales. La traición de España, actual potencia administradora del territorio, provocó una guerra larga y sangrienta liderada por el Frente Polisario, el movimiento que había luchado por la independencia de España, pero pronto comenzó a luchar contra la ocupación de Marruecos y Mauritania. Esta última se rindió a finales de los años 70, dejando el frente de batalla entre el representante del pueblo saharaui, el Frente Polisario, y Marruecos. Después de 17 años de guerra, y gracias a la intervención de las Naciones Unidas, se firmó un acuerdo de alto el fuego en 1991 entre ambas partes en conflicto, con el compromiso de celebrar un referéndum de autodeterminación, donde los habitantes del Sahara Occidental puedan elegir de forma pacífica su destino.

El pueblo saharaui, dividido entre dos partes, una en los actuales campamentos de refugiados en el sudeste de Argelia (donde dependen de la ayuda exterior), y la otra, bajo el yugo militar de Marruecos en los territorios ocupados del Sahara Occidental, está aún pendiente de aquel incumplido compromiso de la Comunidad Internacional de un referéndum de autodeterminación, obstaculizado siempre por la intransigencia de Marruecos, con la clara connivencia de potencias occidentales como Francia, EEUU y España, que constantemente avalan sus atropellos a las resoluciones y artículos de las Naciones Unidas, que año tras otro corroboran el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y a la independencia de su territorio.

Desde hace más 20 años la situación apenas ha cambiado. Las Naciones Unidas se han involucrado en la búsqueda de una solución pacífica del conflicto mediante un referéndum de autodeterminación, a través del auspicio de negaciones que han fracasado. Igualmente, desplegó la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para referéndum del Sahara Occidental).

Además del nombramiento de una serie de enviados personales del Secretario General de la ONU al Sahara Occidental (el actual, nombrado en 2009, es el estadounidense Christopher Ross), que a través de sus informes sobre los último avances presenta el dossier al Secretario General, para que el Consejo de Seguridad estudie el caso mes de abril. Y aunque como cada año, se sigue apostando por la vía legítima de un referéndum de autodeterminación, la Comunidad Internacional aún no ha podido aplicar ese principio, y da siempre la oportunidad a Marruecos a seguir practicando la ocupación en el Sahara Occidental.

La ocupación de ese territorio ha provocado que Marruecos sea el único país africano que no es miembro de la Unión Africana, debido a la presencia en este organismo de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), fundada por el Frente Polisario en 1976. A eso hay que añadirle el hecho de que actualmente también se encuentra en un grave conflicto con el mismísimo Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, por la visita de este último a la región a principio del mes de marzo.

Tras haber guardado silencio durante todo el desarrollo de la visita de Ban Ki Moon, que se desarrolló entre Mauritania, Argelia y los campamentos de refugiados de Tinduf (sede del Frente Polisario), más una visita a Bir Lahlu (los territorios saharauis liberados por el Polisario), el gobierno marroquí reaccionó con inusual dureza contra el Secretario General acusándole de ser “imparcial”. Y la locura llegó cuando también expulsó a unos ochenta miembros civiles de la MINURSO de los territorios ocupados del Sahara Occidental, un hecho que el Polisario condenó de forma enérgica.

Dentro de ese torbellino el Secretario General de las Naciones Unidas publicó a mediados del mes de abril su habitual informe anual sobre el Sahara Occidental, donde insistió en el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y a la independencia. Y exhortó a las partes, Marruecos y el Frente Polisario, a entrar en negociaciones directas, partiendo del principio inalienable del pueblo saharaui a la autodeterminación, como así lo recogen cientos de resoluciones de la ONU. Igualmente Ban Ki-Moon, después de señalar que no ha habido avances significativos en la solución del contencioso, advirtió de las graves consecuencias que pueden derivarse de socavar la tarea de la MINURSO en el Sahara Occidental, subrayando que el mandato de esta misión sigue siendo la organización del referéndum de autodeterminación en el Sahara Occidental, supervisar el alto al fuego y conservar la situación militar.

Además de eso, Marruecos es acusado constantemente por Organizaciones internaciones de Derechos Humanos, como Amnistía Internacional o Human Right Watch, por las habituales violaciones de los derechos más elementales en el territorio ocupado del Sahara Occidental, y han solicitado al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, a que dé competencias de observaciones de estos atropellos a la MINURSO, la única misión del mundo que no cuenta en su haber con mecanismo de monitoreo en esta materia.

Igualmente debido a su intransigencia en este conflicto, Marruecos recibió desde el Tribunal de Justicia de Luxemburgo de la Unión Europea, una dura sentencia a finales del año pasado que invalidó el acuerdo comercial entre la UE y Marruecos por incluir el territorio del Sahara Occidental, debido a que se encuentra incluido, desde 1963, en la lista de Territorios No Autogobernados (No Autónomos), bajo el Capítulo XI de la Carta de las Naciones Unidas.

Recientemente se ha celebrado la segunda mesa redonda sobre la cuestión Saharaui en ginebra, Suiza, bajo los auspicios del Enviado Personal del Secretario General de Naciones Unidas, Sr. Horst Kohler. Este encuentro se efectuó los días 21 y 22 de marzo de 2019. En el mismo han participado las dos partes en conflicto, El frente Polisario y Marruecos, por una parte y por otra los dos países vecinos como partes interesadas.

Los debates se han centrado en temas inherentes a la cuestión Saharaui. A pesar de ellos Marruecos, la fuerza ocupante de una porción de territorio Saharaui intenta tergiversar y manipular, transfigurando los conceptos y las resoluciones de Naciones Unidas con el fin de crear confusión e intentar de esta burda manera imponernos el hecho consumado de la ocupación ilegal de nuestra patria.

De esta forma, Marruecos, apoyado por Francia y EEUU, se encuentra aislado debido a su ilegal ocupación del territorio del Sahara Occidental. Y como últimos malabarismos, constantemente busca también el aval económico y político de otras dictaduras que financian sus armamentos para utilizarlos contra el pueblo saharaui, cuyo única arma es el derecho internacional, la legalidad y la razón de ser libre como cualquier pueblo, al precio que sea y el tiempo que sea necesario.

• Salamu Hamudi (Presidente de la Liga de Periodistas Saharaui en Europa (SPL)

                       

                                 La RASD en la perspectiva Latinoamericana

Por Ahmed Bujari Barical-la*

7f2086e6-c43a-4957-b1de-454ccb756be5

De entre las tres dimensiones- árabeafricana e hispana- la de la hispanidad reviste una importancia particular. Ofrece la motivación suficiente para considerar a América Latina como nuestra profundidad estratégica tanto para superar las dificultades coyunturales actuales derivadas de la persistencia del conflicto con nuestro vecino del norte como para la consolidación de la construcción nacional de la única nación afro-árabe de habla hispana.

Compartimos una historia colonial similar, un idioma común, la misma creencia en el Estado de derecho, y nuestro país alberga valiosos recursos, como el fosfato, la pesca y el petróleo. Son pues elementos todos ellos que confortan y hacen viable la apuesta por una relación especial que sirva para unir y hermanar naciones y pueblos separados únicamente por el océano atlántico.

Esta relación especial no la entendemos orientada de forma excluyente respecto a nuestros vecinos, entre ellos Marruecos, con quien deseamos de manera sincera establecer relaciones de vecindad privilegiadas que partan del respeto mutuo y sirvan así para hacer frente a los desafíos del presente y del futuro, no solo en el plano económico sino también en el ámbito de la seguridad frente a potenciales amenazas contra la seguridad regional. Es más, esa relación con Marruecos servirá de referencia y de catalizador del ambicioso proyecto de la integración magrebí, hoy por hoy hipotecado por la persistencia del conflicto.

Los primeros contactos entre la RASD y Latinoamérica se remontan a septiembre de 1975. Pero fue un poco más tarde cuando se tomó la decisión de valorar a América latina de profundidad estratégica. Tras la proclamación del nacimiento de la RASD el 27 de febrero de 1976, se creó un Departamento especial para América Latina que tenía autonomía operativa y presupuestaria. Gran parte de los interlocutores en los diferentes países visitados se sorprendían ante el hecho de que las delegaciones saharauis hablaban el idioma español. Este elemento, que facilita enormemente la comunicación directa, supuso una poderosa y convincente base para la aproximación y el entendimiento de la historia pasada y presente de lo que en aquellos tiempos se conocía vagamente bajo el nombre de Sahara español.

Las circunstancias en el área latinoamericana de mediados de los 70´ hasta bien finalizada la década de los 80´ fueron particularmente relevantes. Las democracias latinoamericanas fortalecieron su apego al no alineamiento, mostraron de forma clara su unidad desde una visión progresista para hacer frente a los retos que conocía el continente, principalmente en Centroamérica y en el Cono Sur, donde regímenes militares estaban siendo desafiados por fuerzas políticas democráticas.

La firma de los tratados Torrijos-Carter, el desenlace en Nicaragua en el que el Grupo de Contadora y el de Río jugaron un rol preponderante, los desarrollos positivos posteriores en El Salvador y Guatemala, el fin de los regímenes de facto en Brasil, Argentina y más tarde en Chile, fueron el resultado en gran parte de esa visión y de esa unidad. Fue en este momento histórico y a partir del cual, cuando América Latina acogió a la joven República Saharaui.

El primer país en reconocer al Estado saharaui fue Panamá, en febrero de 1978, seguido por México en septiembre de 1979. Siguieron después Jamaica, Barbados, Granada en el Caribe que en su totalidad, excepto Bahamas, lo haría a finales de los 80´. Cuba dio el paso en 1981, seguida por Nicaragua, Costa Rica, Venezuela, Perú, Colombia, Ecuador, Bolivia, El Salvador, Honduras, y más tarde a finales de los 90´ por Paraguay y Uruguay, a mediados del 2000. En 1984 la RASD obtuvo el preciado logro, al recibir el espaldarazo y admisión en el seno de la Organización de la Unidad Africana, hecho que ofreció una razón suplementaria para la continuidad del proceso de apoyos diplomáticos en América Latina.

Quedaban pendientes Guatemala, Brasil, Argentina y Chile a pesar de las decisiones tomadas por estos dos últimos en 1988 y 1999 respectivamente pero no aplicadas todavía.

Ninguna causa de libertad y de justicia fuera de América Latina había sido acogida con tanto cariño y generosidad como la causa de la independencia saharaui. Es en reconocimiento a la dimensión hispana que Pérez de Cuellar designa en 1989 como su primer representante especial para el Sahara occidental al prestigioso jurista, diplomático y profesor uruguayo, Héctor Gross Espiel. La RASD, abrió su primera Embajada en el continente en Panamá en el año 1979, en Cuba en 1981, en Caracas en 1982 y en México en 1989.

En 2007 en Uruguay y en el 2008 en Nicaragua. Las embajadas saharauis extendieron su acreditación hacia otros países por medio de la concurrencia al tiempo que varios países latinoamericanas acreditaron desde el punto geográfico más cercano, Argelia, embajadores ante la RASD.

El bloque latinoamericano y el africano impulsaron en las Naciones Unidas lo que más tarde derivaría en el actual proceso de paz de la ONU para el conflicto saharaui-marroquí. Este movimiento se inició en 1979, en base a la resolución 3437 (1979). México, durante un largo periodo, era coautor de las resoluciones de la Asamblea General sobre el Sahara occidental, y el que presentaba la resolución para su consideración por la IV comisión encargada de la descolonización.

Gracias a los desarrollos sobre el terreno que condujeron a la firma del tratado de paz mauritano-saharaui de 1979, al enorme desgaste que supuso para Marruecos el costo de la guerra, al apoyo diplomático recibido por la RASD en África y en Latinoamérica, el Consejo de seguridad de la ONU aprobaría en 1991 el llamado Plan de arreglo y los posteriores planes de paz de 1997 y de 2003, fruto estos dos últimos del esfuerzo personal del Secretario de Estado americano, James Baker, que actuaba en calidad de Enviado personal del secretario general de la ONU.

A pesar de la no conclusión del proceso de paz saharaui-marroquí como lo es también el proceso de paz israelí-palestino, la posición de América latina sobre éstos y otros conflictos en la agenda internacional, sigue siendo un referente ineludible.
Es desde estas bases y desde nuestra temprana convicción acerca del rol presente y futuro de América Latina en la consolidación de una paz justa para el pueblo de la única nación árabe hispano parlante que hemos elevado a rango de principio de política exterior la imbricación de parte esencial de nuestro futuro en el devenir de las naciones hermanas de este Hemisferio. Los países que fueron colonias británicas han conformado con Inglaterra la Commonwealth y la mayoría de las ex colonias francesas, conformaron lo que hoy se llama France-Afrique. Algo similar, se constata en torno a las antiguas colonias portuguesas, desde Timor Leste a Brasil.

La primera etapa dentro de esta visión ha sido representada por la amplia presencia diplomática de la RASD en el continente, presencia cuya densidad y efectivos están naturalmente limitados por cuestiones presupuestarias y la existencia de otros frentes diplomáticos, como nuestra presencia en África y los requerimientos inherentes a la condición de miembro de la Unión Africana y la atención que debe ser acordada al proceso de paz en el marco de la ONU, frentes que consumen esfuerzos humanos y financieros altamente costosos dado el hecho de que la RASD no aprovecha todavía la explotación total de sus recursos mineros en espera de la resolución del injusto conflicto.

La segunda etapa dentro de esa visión se ha iniciado hace pocos años, a través del envío de estudiantes a las universidades latinoamericanas, entre ellas, las de Cuba, México, Panamá y Venezuela, a quienes va nuestro profundo agradecimiento. De estas universidades se diploman cuadros y profesionales dirigentes del mañana que servirán para afianzar la perspectiva latinoamericana de la RASD. Nuestra atención está concentrada en las ramas científicas, principalmente, en las ramas de Petróleo, Medicina, Telecomunicaciones, Agricultura, etc… Hoy, doctores saharauis forman parte del profesorado en algunas universidades mexicanas.

La cooperación entre naciones viene facilitada enormemente por la existencia de un idioma común y de profesionales formados por las mismas universidades. Allende la RASD, está el mundo árabe y África. Aspiramos a ser los representantes y la referencia de África y del mundo árabe en América Latina y viceversa. Fue el Gobierno saharaui quien insistió en el hecho de que la Unión Africana haya adoptado el español como idioma oficial. Es nuestro deseo formar parte de una forma u otra de la Conferencia Iberoamericana.

Cierto es que han surgido obstáculos en los últimos tiempos, obstáculos sembrados por el activismo de la diplomacia marroquí que pareció interesarse a finales de los 80´ por el continente, tras su debacle en la Unión Africana de 1984, con el propósito principal nada oculto de perturbar la relación creciente de la RASD con Latinoamérica. Como consecuencia de una política marroquí de engaño y falsificación de la realidad, hubo algunas sorpresas negativas a mediados de los 90´, algunas amortiguadas más tarde, en América Central y del Sur.

Es preciso subrayar que la RASD no se opone, ni puede ni debe oponerse, a que Marruecos tenga relaciones de amistad y cooperación con los países latinoamericanos, pero resultaría una pretensión excesiva e inaceptable que dicho país intente condicionar o encauzar esas relaciones a una especie de santa alianza explícita o implícita contra la RASD y su derecho legítimo a la autodeterminación e independencia. Intentarlo es ignorar la historia de Latinoamérica y los principios constitucionales y de política exterior que han hecho de este continente una referencia ineludible en el sistema internacional.

Esta es la visión de la RASD. La historia común de una lucha anticolonial por la emancipación , la creencia en los mismos principios relativos a la autodeterminación de los pueblos, a la solución pacífica de conflictos y controversias en el marco de la legalidad internacional, y la fe en el multilateralismo como cuadro ideal para dirimir conflictos y para avanzar en la consolidación de la paz y de la seguridad en un mundo que es y debe ser nuestra casa común, es lo que nos hace creer firmemente en que esta visión y este planteamiento no caerán en saco roto y que las democracias latinoamericanas sabrán acompañar a la RASD tanto en el presente como en el futuro. •

* Bujari Ahmed Barical-la (Villa Cisneros 1952- Baracaldo 2018), fue un intelectual, político diplomático y dirigente saharaui desde 1992 hasta su fallecimiento ha sido Representante del Frente Polisario ante Naciones Unidas.

 

Tercer aniversario de la partida Moamed Abdelaziz (زيزعلا دبع دمحم) líder del pueblo saharaui

Por Graciela Ramírez Cruz*

ef43270e-0dcd-4d3f-b77e-27b16db43d94

Hay hombres que nunca mueren, Mohamed Abdelaziz, es uno de ellos. El máximo líder de los saharauis, ocupa una de las páginas gloriosas en la lucha por la descolonización, la independencia y la autodeterminación de los pueblos.

En circunstancias en extremo difíciles, logró la unidad de todo un pueblo, separado físicamente por territorios y la diáspora de los saharauis en países y continentes. Bajo su liderazgo la voz de los hombres y mujeres del Sahara Occidental se escuchó alta, digna y clara en todo el mundo.

Su enorme valentía en la lucha y la capacidad de organización político-militar en la dirección del Frente Polisario, hizo avergonzar y retroceder a países europeos como España, Mauritania y Francia, que tuvieron que reconocer, más allá de su doble rasero, el derecho inalienable del pueblo saharaui a su independencia.

Abdelaziz nació en 1948 bajo la ocupación española, murió el 31 de mayo del 2016 bajo la ocupación marroquí. Tuvo siete hijos, y tenía 68 años.

De origen muy humilde, superó grandes dificultades para estudiar medicina, era multilingüe, culto, de carácter afable y bondadoso; siendo el Secretario General del Frente Polisario y presidente de la RASD vivió con gran modestia en los campos de refugiados saharauis en Tinduf, Argelia.

El guerrillero ejemplar de tantos combates, con la misma fuerza que empuñó el fusil para liberar los territorios ocupados y se curtió en las arenas del desierto, llevó a la ONU otra gran batalla, con el arma invencible de la verdad y la justicia, exigiendo el respeto a l derecho internacional y la Carta fundacional de las Naciones Unidas. Una y otra vez denunció las atrocidades que el ocupante marroquí cometía contra los saharauis con el silencio cómplice de las potencias europeas.

Logró que la Comunidad Internacional no reconozca al obsoleto y represivo reino de Marruecos la soberanía sobre el Sahara Occidental y que su pueblo solo acepte su independencia sobre la totalidad de su territorio.

El ejemplo de su vida y de su lucha deja un legado imperecedero que vivirá siempre en la memoria de su pueblo. Trasciende a los saharauis para convertirse en patrimonio de todos los que luchan contra la dominación, el colonialismo y el imperialismo.

Honor y Gloria eterna a Mohamed Abdelaziz.

• *Editora de Resumen Latinoamericano en Cuba.

                                         

                                  El sueño de un continente unido

Texto y foto Deisy Francis Mexidor

19369c4f-d0e9-415b-be1d-0878d74d871a

La saharaui Suelma Beiruk es una panafricanista de pies a cabeza, que habla con pasión sobre el sueño de un continente unido, próspero y en paz.

En 2015, Beiruk fue reelegida para una segunda legislatura en la vicepresidencia del Parlamento Panafricano (PAP), una responsabilidad que también podría significar un reconocimiento a la lucha del pueblo de Sahara Occidental por su libertad.

La conversación con esta hermosa mujer africana ocurrió durante las sesiones del PAP celebradas en Midrand, ciudad de Johannesburgo.

En aquel momento, la reportera era corresponsal de la Agencia Prensa Latina en Sudáfrica y fue así como ocurrió el “milagro” de la entrevista, durante la cobertura a las sesiones de ese órgano.

Han transcurrido cuatro años de ese encuentro y luego la volví a ver en Venezuela, en mayo de 2018, adonde fue para acompañar las elecciones en las que logró la victoria y con ello la reelección el presidente Nicolás Maduro.

Su respeto, admiración y cariño hacia Cuba son invariables. Lo ratificó cuando hablamos en Caracas, lo que coincide con su postura de años atrás en Johannesburgo.

En los debates del PAP hizo una particular mención a la labor del personal de la salud que combatió el ébola en África occidental y en nuestro diálogo expresó que quiso “resaltar la importancia y el agradecimiento de todos los africanos a Cuba porque ahí intervino con médicos, con medicinas, con material”.

Por mucho que llegaron médicos de otros lugares -acotó- “el trato, el cariño, el acercamiento de los cubanos en aquellos países ha sido muy especial”.

Reiteró que no es la primera vez que Cuba se solidariza, que “entra para ayudarnos a solucionar nuestros problemas en África. Han luchado junto a nosotros”.

Los heroicos hijos de Cuba murieron en combates por la emancipación africana y actualmente hay muchas brigadas de médicos internacionalistas en todo el continente, apuntó. Comentó que no solo se trata del personal de la salud, sino también “maestros. Es más, Cuba lo poco que tiene lo ha compartido con toda África, en las escuelas, en los institutos, en las universidades, en los centros de formación”.

Por eso para esta mujer africana, la isla antillana es un ejemplo de generosidad. “Nosotros decimos que no es generoso el que mucho da, es generoso el que poco tiene y comparte, esa es la verdadera generosidad”.

Al referirse a los desafíos del Parlamento Panafricano, subrayó que “son muchísimos, muchísimos”, entre ellos consolidar por ejemplo la democracia, la buena gobernanza, luchar para que se respeten los derechos humanos en África.

También son objetivos lograr “igualdad, equidad, erradicar la pobreza, luchar para que África sea un continente de paz, un continente próspero, donde sus pueblos puedan vivir en paz y prosperidad”.

Beiruk, consideró que uno “de los desafíos más importantes es crear empleos para los jóvenes que desgraciadamente mueren al emigrar en las pateras (embarcaciones) en busca de una (supuesta) vida mejor, por eso queremos, estamos luchando porque tengan esa existencia mejor en sus países y no se arriesguen en el mar”.

Por último, se refirió a las mujeres africanas, quienes son “verdaderamente muy fuertes, muy entregadas, luchadoras”.

Señaló que la misma naturaleza las ha hecho de esa madera “por lo dura que ha sido con nosotras”.

Celebró el hecho que actualmente las féminas del continente han ido ganando espacios “y han llegado al poder, están cada vez más emancipadas, más cultas, más preparadas”.

De ahí que su mensaje es el de “seguir adelante y luchar por una vida mejor en  África, nuestra querida África”. •

*Editora de Resumen Latinoamericano en Cuba.
31 años de contrainformación
siete ediciones impresas:  Argentina, Cuba, EE:UU. Perú,Uruguay,Venezuela-
En Argentina Puedes ver Resumen Latinoamericano en la Televisón Digital Abierta a través de Barricada TV. –Las Luchas Emancipatorias del Continente y el Mundo. —Conducen: Carlos Aznárez y Roberto Perdía.– Miércoles 16 Hrs. / sábados 00 Hrs. / domingos 22:30 Hrs.

 

(Visited 36 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus