No existen conexiones entre Irán y Al Qaeda, asegura funcionario del Pentágono

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 1 de julio de 2019—

Mick Mulroy, subsecretario adjunto de Defensa para el Medio Oriente, en una declaración en respuesta a las preguntas de Defense One, dijo que en ningún momento el personal del Congreso preguntó sobre el vínculo entre Al Qaeda y Irán”.

Un alto funcionario de Defensa de EE.UU. negó ferozmente que el Pentágono le haya dicho al Congreso que existen conexiones entre Al Qaeda e Irán. En medio de las recientes tensiones entre Teherán y los Estados Unidos, algunos legisladores han alegado que la administración Trump está tratando de vincular al grupo terrorista sunita y al gobierno chiita como parte de un caso de guerra, según informes del sitio digital Defense One.

Mick Mulroy, subsecretario adjunto de Defensa para el Medio Oriente, en una declaración en respuesta a las preguntas de Defense One, dijo que en ningún momento el personal del Congreso preguntó sobre el vínculo entre Al Qaeda y Irán”.

El Pentágono continúa confiando en la Autorización para Usar la Fuerza Militar (AUMF) de 2001 para operar contra grupos extremistas de todo el mundo, incluido Daesh.

Algunos legisladores han dicho que el gobierno de Trump está tratando de usar la AUMF para autorizar una posible acción militar contra Irán sin buscar la aprobación del Congreso.

En una audiencia pública a principios de este mes, el representante especial del Departamento de Estado en Irán, Brian Hook, se negó a descartar el uso de la AUMF de 2001.

“Haremos todo lo que debemos hacer con respecto a los poderes de guerra del Congreso, y cumpliremos con la ley”, dijo Hook, refiriéndose a los abogados de los departamentos.

Hay algunas conexiones documentadas entre Teherán y al-Qaeda, pero los analistas legales dicen que esas conexiones oscuras probablemente no cumplan con el umbral legal para usar la AUMF de 2001 para autorizar una acción militar contra Irán.

Los analistas de seguridad y ex funcionarios dicen que al-Qaeda y los líderes iraníes tienen, como mucho, lazos oportunistas, en lugar de una alianza operativa. Irán es una nación chiita mientras que Al Qaeda es un grupo sunita de línea dura; los dos están a menudo en lados opuestos de los conflictos regionales.

Expertos dicen que Irán a menudo vigila a Al Qaeda y ha habido miembros de Al Qaeda dentro de Irán en varios puntos, pero a menudo han estado bajo arresto domiciliario. En 2016, el gobierno de Obama sancionó a tres miembros de la organización terrorista que dijeron que estaban en Irán.

Mac Thornberry (Texas), principal republicano en el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, dijo recientemente que no cree que la AUMF de 2001 autorice la fuerza contra el estado de Irán.

Por su parte, Mulroy indicó que él y un funcionario de la Agencia de Inteligencia de la Defensa informaron brevemente a los legisladores sobre “los lazos históricos y actuales entre Irán y los talibanes” y “no al-Qaeda”.

De acuerdo con Defense One, los comentarios de Mulroy exponen una división potencial entre el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa. Los legisladores dicen que el Pentágono ha dejado claro que no cree que tenga la autoridad para atacar a Irán bajo la antigua autorización. Pompeo, por su parte, no ha proporcionado tales garantías.

Pompeo “no dijo: ‘Quiero ir a Irán y voy a usar el 2001′”, dijo la representante Elissa Slotkin, demócrata de Michigan, ex oficial del Pentágono, durante una audiencia de la Cámara de Representantes de los Servicios Armados este mes. Pero, advirtió, “hizo referencia a una relación entre Irán y Al Qaeda”.

También algunos analistas legales y políticos creen que el presunto esfuerzo del gobierno por usar la antigua autorización es una pista falsa, una especie de resaca nacional que se desprende de la inexacta conversación del presidente George W. Bush sobre una conexión entre Saddam Hussein y al-Qaeda como justificación de su invasión de Irak en 2003. Dependiendo de las circunstancias, es probable que Trump no necesite la aprobación del Congreso para lanzar un ataque inicial.

Pese a todo, la administración Trump insiste en que está buscando negociaciones, no guerra, con Irán.

Pero, dijo Mulroy, “el Departamento de Defensa ha tomado medidas prudentes para ajustar su postura de fuerza en el Medio Oriente para fortalecer sus defensas, disuadir a Irán de atacar a las fuerzas estadounidenses y asegurar que el presidente tenga una gama de opciones disponibles en caso de que haya más ataques”.


Fuente : Defense One
(Visited 7 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus