«Israel». ¿Qué sabe Avigdor Lieberman?‎

«Israel». ¿Qué sabe Avigdor Lieberman?‎

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, por Thierry Meyssan, 9 junio 2019—

 Hace 7 meses que Avigdor Lieberman viene dictando la conducta de la clase dirigente ‎israelí y es probable que siga haciéndolo durante los próximos 5 meses. Aunque ‎la prensa internacional lo cataloga como racista, este personaje es en realidad un ‎nacionalista pragmático y razonable que se opone tanto al proyecto del ‎‎«Gran Israel» como al del Estado binacional. Lieberman pudiera ser la carta de ‎triunfo de Moscú. ‎

RED VOLTAIRE | DAMASCO (SIRIA) | 4 DE JUNIO DE 2019

https://www.voltairenet.org/article206667.html

El 14 de noviembre de 2018, la renuncia de Avigdor Lieberman al cargo de ministro de Defensa ‎del gobierno de Benyamin Netanyahu abría una gravísima crisis política en Israel, haciendo ‎necesaria la convocación anticipada de elecciones legislativas. Pero esas elecciones no han dado ‎nacimiento a una nueva mayoría en el parlamento israelí. Ya transcurrieron las 5 semanas ‎reglamentarias sin que Netanyahu lograra constituir un nuevo gobierno, así que habrá nuevas ‎elecciones legislativas en Israel el 17 de septiembre. ‎

Lieberman dimitió cuando Netanyahu impuso un acuerdo con Qatar, acuerdo que implicaba un ‎alto al fuego con el Hamas y que el emir de Qatar asumiera directamente el pago de los salarios ‎de los funcionarios palestinos en la franja de Gaza. ‎

En la escena internacional, nadie reaccionó a lo que parece la anexión de Gaza por parte ‎de Qatar y su separación de los demás territorios ocupados palestinos. Para Lieberman, ‎aquel acuerdo significaba organizar una dictadura de la Hermandad Musulmana a las puertas de ‎Israel. Muchos interpretaron todo aquello como una forma de preparación del «Trato del Siglo» ‎de Jared Kushner y Donald Trump. Sin embargo, hoy parece que Estados Unidos tenía previsto ‎poner Gaza bajo el control de Egipto y no de Qatar. ‎

Durante la campaña electoral, Avigdor Lieberman desplegó poco a poco nuevos argumentos ‎sobre la eliminación de la disposición que exime del servicio militar a los estudiantes de las ‎‎yeshivas [1], argumentos basados ‎en el rechazo de la forma de orden impuesto por las costumbres y normas colectivamente ‎conocidas como el «Código de Ley Judía» (Halajá) y de los privilegios religiosos. Ese tema ‎no es nuevo, pero nunca había alcanzado tanta importancia como ahora, llegando incluso a ‎impedir que Benyamin Netanyahu lograra formar un nuevo gobierno. ‎

Lieberman es un inmigrante. Llegó a Israel desde Transnistria (un territorio ex soviético) y logró ‎reunir a los judíos rusoparlantes para crear, en 1999, el partido político laico Israel Beytenu, ‎o sea “Israel, nuestra casa”. Más de un millón de inmigrantes soviéticos llegaron a Israel después de ‎la adopción, en 1974, de la enmienda estadounidense Jackson-Vanik, que amenazaba con aislar ‎económicamente a la Unión Soviética si ese país no permitía que los judíos soviéticos emigraran ‎a Israel. Aquellos inmigrantes rusoparlantes son legalmente judíos (todos tienen algún abuelo ‎judío) pero no son obligatoriamente judíos en el plano religioso (o sea, de madre judía). ‎La creación del partido de Lieberman fue financiada por Michael Cherney, un oligarca uzbeko ‎vinculado al entonces presidente ruso Boris Yeltsin. ‎

Antes de crear su partido, Lieberman era conocido sólo como empleado del Likud. Fue director ‎general de ese partido antes de convertirse en jefe del equipo de trabajo del primer ministro ‎Netanyahu, pero sin tratar de obtener ningún cargo a través de elecciones. Lieberman es un ‎ex guardia de seguridad de club nocturno y habla con un fuerte acento ruso. Ante un interlocutor, ‎siempre empieza por mirarlo con prepotencia y por amenazarlo… antes de tratar de negociar ‎con él. ‎

En octubre de 2003, Michael Cherney financió un extraño congreso en el hotel King David de ‎Jerusalén [2]. El objetivo de aquel encuentro era unir a los políticos ‎israelíes rusoparlantes –como Lieberman– a los discípulos estadounidenses del filósofo ‎Leo Strauss (mayoritariamente ex colaboradores de un coautor de la enmienda Jackson-Vanik) y ‎a sus aliados ‎«cristianos» (aliados sólo en el sentido de que eran contrarios al ateísmo soviético) ‎en Estados Unidos. Era evidente que tenían para ello un amplio respaldo de parte de la ‎administración de George Bush hijo, que no tenía intenciones de permitir que aquella minoría ‎se desplazara hacia la órbita del nuevo jefe del Kremlin, Vladimir Putin. Toda la derecha israelí de ‎aquella época, comenzando por el propio Benyamin Netanyahu, participó en aquel encuentro. ‎

AQUEL “CONGRESO” DESARROLLÓ UNA TENDENCIA QUE SE HA IMPUESTO EN ALGUNOS CÍRCULOS: LA TEOPOLÍTICA, ‎QUE NO ES OTRA COSA QUE LA CREENCIA SEGÚN LA CUAL LA PAZ MUNDIAL ES POSIBLE… ÚNICAMENTE SI ‎SE CONCRETA PRIMERAMENTE EN ISRAEL. UN GOBIERNO MUNDIAL IMPEDIRÁ TODA GUERRA Y TENDRÁ ‎SU SEDE… EN ISRAEL. EN FRANCIA, ESA ES LA TESIS DE JACQUES ATTALI, MENTOR DEL ACTUAL PRESIDENTE ‎FRANCÉS EMMANUEL MACRON. ‎

En 2003, Avigdor Lieberman no tenía ningún problema con los religiosos, con tal de que estos ‎compartiesen o apoyasen su nacionalismo israelí, e incluso pactó una alianza con el partido Tkuma ‎‎ [3]. En aquella época, ‎Lieberman tampoco vacilaba ante la mezcla de ideas políticas y religiosas. SUS AMIGOS DISCÍPULOS ‎DE LEO STRAUSS [4], QUE HABÍAN PASADO POR LA ‎OFICINA DEL SENADOR JACKSON, DECÍAN SIN COMPLEJOS QUE EL EPISODIO NAZI HABÍA DEMOSTRADO LA ‎DEBILIDAD DE LAS DEMOCRACIAS Y QUE, PARA EVITAR UN NUEVO HOLOCAUSTO, LOS JUDÍOS TENÍAN QUE ‎IMPLANTAR UNA DICTADURA. En el Pentágono, los amigos “cristianos” de Lieberman [5] habían concebido una alianza de todos los judíos y de todos los cristianos –los ‎«judeo-‎cristianos» [6]‎–‎‏ ‏para luchar contra el comunismo ateo. ‎

Las ideas de Avigdor Lieberman son harto conocidas y él siempre ha profesado las mismas. Dice ‎que hay que saber a quién y a qué se profesa lealtad. Los palestinos están divididos entre ‎nacionalistas palestinos y nacionalistas islamistas –estos últimos no luchan por un Estado ‎palestino sino por la umma, que es toda la comunidad de creyentes del islam– y no logran ‎ponerse de acuerdo para convivir entre palestinos. ¿Cómo esperar entonces que logren vivir con ‎judíos europeos? Palestinos y judíos son dos pueblos diferentes. En nombre del realismo, ‎Lieberman se opone por ende al plan de la ONU de creación de un Estado binacional e incluso ‎considera imposible que los ‎«árabes de 1948» que cuestionan la existencia de Israel puedan ‎conservar la nacionalidad israelí. ‎

Debido a su agresiva manera de expresarse, Avigdor Lieberman es visto a menudo como un ‎racista. En 2001, Lieberman se planteaba la posibilidad de bombardear la represa de Asuán para ‎doblegar a Egipto. En 2003, decía estar dispuesto a ahogar a los presos palestinos en el ‎Mar Muerto, etc. Pero esas declaraciones estruendosas no son fruto de su ideología sino de su ‎carácter fundamentalmente alardoso y truculento. En 2004, Lieberman calificaba al palestino ‎Mahmud Abbas de «diplomático terrorista», pero en‏ ‏‎2008‎‏ ‏el mismo Lieberman catalogaba a ‎Benyamin Netanyahu como «mentiroso, tramposo y crápula».‎

Durante su trabajo como ministro, Lieberman nombró numerosos altos funcionarios de origen ‎etíope, así como beduinos y drusos. Su único objetivo es que tener la ciudadanía israelí implique ‎ser leal al Estado de Israel. Una personalidad de izquierda como el ex jefe del estado mayor de la ‎aviación israelí, el general Eitan Ben Eliyahu, asegura que Lieberman no es un extremista, lo que ‎sí es ese ferviente partidario del ‎«Gran Israel» que se llama Benyamin ‎Netanyahu. ‎

A fin de cuentas, la cuestión que se plantea no es saber si Lieberman es o no de extrema ‎derecha, ni cuál será su futuro personal sino qué fuerzas lo han llevado romper la alianza que ‎mantenía con Netanyahu desde los años 1990, y también la que había anudado en 2003 con los ‎grupos religiosos. Tengamos en cuenta que todo eso se produce en el contexto del ‎«Trato ‎del Siglo», constantemente anunciado, aún no revelado pero ya en vías de aplicación. ‎

EL PROYECTO DE KUSHNER Y TRUMP PLANTEA RESOLVER EL CONFLICTO ISRAELO-PALESTINO FAVORECIENDO EL ‎DESARROLLO ECONÓMICO DE LOS ÁRABES Y TENIENDO EN CUENTA SUS DERROTAS SUCESIVAS. MOSCÚ HA DECLARADO «INACEPTABLE» LA MANERA COMO WASHINGTON SE PLANTEA DESCONOCER EL DERECHO ‎INTERNACIONAL. DESDE LA CONFERENCIA DE GINEBRA REALIZADA EN JUNIO DE 2012, RUSIA BUSCA ASENTARSE ‎EN EL MEDIO ORIENTE Y ADQUIRIR CIERTA INFLUENCIA (COMPARTIDA CON ESTADOS UNIDOS) SOBRE ISRAEL. LIEBERMAN ES UN INDIVIDUO CULTURALMENTE MUCHO MÁS CERCANO DEL KREMLIN QUE DE SUS SOCIOS DE LA ‎CASA BLANCA Y EL PENTÁGONO. ‎

Thierry Meyssan

[1] Las yeshivas, también llamadas escuelas talmúdicas, son centros religiosos ‎dedicados al estudio de la Torah y del Talmud. Nota de la Red Voltaire.

[2] «Sommet historique pour sceller l’Alliance des guerriers de Dieu», ‎‎Réseau Voltaire, 17 de octubre de 2003.

[3] Tkuma (o sea, “Resurrección”) es un partido israelí de extrema derecha fundado en 1988 por ‎dos ex miembros del Partido Nacional Religioso. Nota de la Red Voltaire.

[4The Political Ideas of Leo Strauss, Shadia B. Drury, Palgrave MacMillan (1988); ‎‎Leo Strauss and the Politics of American Empire, Anne Norton, Yale University Press (2005); ‎‎The Truth About Leo Strauss: Political Philosophy and American Democracy, Catherine ‎H. Zuckert y Michael P. Zuckert, University of Chicago Press (2008); Straussophobia: Defending ‎Leo Strauss and Straussians Against Shadia Drury and Other Accusers, Peter Minowitz, Lexington ‎Books (2009); Leo Strauss and the Conservative Movement in America, Paul E. Gottfried, ‎Cambridge University Press (2011); Leo Strauss, The Straussians, and the Study of the ‎American Regime, Kenneth L. Deutsch, Rowman y Littlefield (2013).

[5The Family: ‎The Secret Fundamentalism at the Heart of American Power, Jeff Sharlet, Harper Collins ‎‎(2009).

[6] Históricamente, los ‎«judeo-cristianos»‎‏ ‏formaban la iglesia de Jerusalén surgida ‎alrededor de Jacobo El Justo (también llamado “Santiago El Justo” o “Santiago de Jerusalén”) y ‎fueron expulsados de la Sinagoga a la caída de Jerusalén. Esta corriente desapareció, subsistiendo ‎sólo en el Medio Oriente, en grupos como el que educó a Mahoma en el siglo VII. Los únicos ‎cristianos que subsistieron fueron paganos convertidos en Damasco, alrededor de San Pablo. ‎Durante 19 siglos, la expresión ‎«judeo-cristianos» careció de todo sentido ya que el ‎cristianismo y el judaísmo eran dos religiones separadas que incluso se oponían entre sí sobre la ‎cuestión de la Ley de Moisés (la Halajá ya mencionada anteriormente). Durante la guerra fría, ‎el Pentágono puso en servicio nuevamente esa expresión y constituyó un movimiento ecuménico ‎alrededor de los pastores Abraham Vereide y Billy Graham. Extrañamente, en el siglo XXI se habla ‎de ‎«cultura judeo-cristiana» a‏ ‏pesar de que esa expresión no corresponde a ninguna ‎realidad.

(Visited 17 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus