El más pequeño preso político saudí corre peligro de ser ejecutado

El más pequeño preso político saudí corre peligro de ser ejecutado

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus
La campaña de represión de las autoridades de la monarquía saudí podría llevar al más pequeño preso político del país a la pena de muerte.

El adolescente Murtaja Qureiris está siendo juzgado actualmente en un tribunal de terrorismo, donde la Fiscalía saudí lo ha acusado de pertenecer a “un grupo terrorista extremista”, ha informado este viernes CNN.

En la hoja de cargos presentada unos meses antes de cumplir 18 años se recomendaba la pena capital, detalla la cadena estadounidense citando a activistas pro derechos humanos.

Qureiris ha sido acusado de otros cargos falsos, que van desde violencias presuntamentes cometidas en protestas contra el régimen saudí, por ejemplo ayudando a fabricar cócteles mólotov, a disparar contra las fuerzas de seguridad y acudir al funeral de su hermano en 2011.

El adolescente ha rechazado las acusaciones y dice que las confesiones en las que se basa la Fiscalía se obtuvieron bajo coacción.

‘Los 37 decapitados en Arabia Saudí confesaron bajo tortura’ | HISPANTV

Los 37 decapitados en Arabia Saudí confesaron bajo tortura’ | HISPANTV

Un nuevo documento revela que los 37 disidentes decapitados recientemente por Arabia Saudí habían confesado bajo tortura en las cárceles.

El procesado tenía 10 años cuando fue filmado participando en una protesta en bicicleta en la Provincia Oriental del país. En el vídeo se ve al más pequeño preso político saudí levantando un megáfono, llevándoselo a los labios y gritando “¡La gente exige derechos humanos!”.

Cuando las autoridades lo arrestaron mientras viajaba con su familia a Baréin por la calzada del rey Fahd bin Abdulaziz Al Saud, que conecta a los dos países, Qureiris solo tenía 13 años.

La Provincia Oriental ha sido escenario de manifestaciones pacíficas desde febrero de 2011. En las protestas se exigen reformas, libertad de expresión, libertad para los presos políticos y el fin de la discriminación económica y religiosa que sufre la zona, rica en petróleo.

Arabia Saudí, uno de los países del mundo donde más se aplica la pena de muerteha multiplicado las ejecuciones desde que Muhamad bin Salman Al Saud fue nombrado príncipe heredero en 2017.

Organizaciones pro derechos humanos como Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI) han denunciado en reiteradas ocasiones el aumento exponencial de la represión, las detenciones y las penas de cárcel contra activistas a los que, además, se somete a brutales torturas, agresiones sexuales incluidas.

(Visited 44 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus