EL ANTES Y DESPUÉS en ALEPO

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 18 de abril de 2019—

 

AUNQUE USTED NO LO CREA Y PARA MUESTRA, AHÍ, LE DEJO UN BOTÓN.

La destrucción de edificios, en algunos casos de valor histórico o artístico, es una de las consecuencias inevitables de las guerras. Pero la lista de obras arquitectónicas derribadas en los últimos años en zonas en conflicto del norte de África y Oriente Próximo responde a fines de borrar la memoria histórica de los pueblos. Este principio demoledor, también se ha extendido en países como: Afganistán, Siria, Irak o Malí… y tienen como objetivo borrar de la faz de la tierra la herencia cultural de los pueblos, que, según argumentan los invasores, pecan de idolatría, así como los hospitales, universidades y escuelas se encontraban mal ubicadas en los sitios colaterales en conflictos.

Estos son algunos de los grandes monumentos históricos destruidos por los paladines de la libertad: Estados Unidos, Francia, España, Inglaterra, Italia…

1.-*Palmira (Siria).

Situada unos 250 kilómetros al este de Damasco (Siria), esta ciudad, que vivió su máximo esplendor a mediados del siglo III bajo el reinado de Zenobia, prosperó como un oasis en el desierto y una parada para caravanas en la ruta de la seda. Sus avenidas de columnatas y templos se conservaron en buen estado hasta el siglo XX, cuando Palmira se convirtió en un centro turístico, hoy es una ciudad arrasada.

2.*Hatra (Irak).

Esta ciudad construida en el siglo III a.C fue la capital del reino de los partos, en los límites del imperio romano, y un gran centro comercial de la ruta de la seda. Con una arquitectura que combina elementos griegos y romanos con características orientales, el conjunto fue designado patrimonio mundial por la UNESCO en 1985. Producto de la invasión a Irak la ciudad fue destruida en el 2014.

3.-*Nínive (Irak).

Es una de las capitales desde las que el imperio asirio, que se extendió hasta dominar buena parte del mundo antiguo entre el 600 y el 900 a.C, gobernó su territorio. Ubicada en las afueras de Mosul y producto de la guerra indiscriminada y sanguinaria destrozaron en el 2014 y 2015 muchas estatuas de gran valor artístico que estaban expuestas en el Museo de la Civilización de Mosul. Los diferentes combates terroristas destrozaron las estatuas de Lammasu, una divinidad protectora de la mitología mesopotámica, representada bajo la figura de hombre-toro con alas de águila, que aún daba la bienvenida en la antigua Puerta de Nirgal.
Al saqueo del museo hay que añadir el de las bibliotecas de Mosul. En diciembre de 2015, los invasores quemaron la biblioteca de la Universidad de Mosul y, a finales de febrero, volaron la biblioteca pública central de la ciudad, un edificio histórico construido en 1921. Miles de libros y manuscritos centenarios desparecieron, y se cree que fueron llevados a los museos occidentales para lucirlos como trofeos de guerra.

4.-*Tombuctú (Malí).

En la primavera de 2012, una coalición invasora conformada por un Francia y dupuestos movimientos nacionalista le arrebataron el norte del país a la República de Mali, incluidas las históricas ciudades de Tombuctú y Goa y las consecuencias no se hicieron esperar: centenares de mausoleos de la ciudad, muchos de ellos sufíes, fueron destruidos, entre ellos la mezquita de la ciudad. La furia contra monumentos considerados iconoclastas recordó entonces a la destrucción de los budas gigantes de Bamiyán (Afganistán), unas estatuas de 55 metros de altura.

5.- Gran mezquita de Omega, Alepo (Siria).

o Gran Mezquita de Damasco es la mezquita más importante en Damasco, la capital de Siria, y una de las más antiguas y grandes del mundo. Fue construida por el califa omeya al-Walid I en el año 705 sobre la catedral bizantina dedicada a Juan el Bautista desde la época del emperador romano Constantino I.

La mezquita es una de las construcciones más notables del arte omeya y es famosa por albergar los restos del profeta Zacarías. Fue la mezquita más grande de la ciudad hasta que en el año 2013, durante la Guerra Civil Siria, fue devastada por los bombardeos, quedando con inmensos daños y con su minarete destruido.

En síntesus, como ya sabemos, la cultura está de luto y la Jerarquía Eclesiástica Parisina en recesión, ya que está Cúpula Jerárquica de la Iglesia ha dejado de percibir cerca de 110.500.000 euros/ anuales por concepto de entradas de sus trece millones de turistas al año, cuyo valor era de 8,5 euros/persona. ¡Qué tal!
Aunque más pierde la humanidad por tanta historia llevada a cenizas, pero también recordemos todo lo que se perdió ultimamenre en: Irak, Siria, Afganistán y Malí… con los bombardeos norteamericanos y sus aliados a los sitios históricos y museos, con el firme propósito de borrar la memoria histórica de los pueblos, que ni siquiera las lágrimas de cocodrilo del mundo pudieron apagar el incendio de la iglesia de Notre Dame, pero muy pocas personas conocían sobre estos verdaderos desastres a la cultura de la humanidad, donde los medios de comunicación internacionales escondieron con saña este verdadero arrase cultural de mezquitas, museos, escuelas, hospitales y viviendas familiares. En estos casos la impresión mundial fue sedada y sólo Julián Assange se atrevió a informar al mundo la verdad de estas horripilantes masacres y destrucciones.

Saque usted sus propias conclusiones.

HONOR Y GLORIA PARA JULIAN ASANGE

VÍDEO

(Visited 47 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus