La cumbre sobre Irán de Varsovia, diseñada para “garantizar la unidad europea”

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 11 de febrero de 2019—

 

La UE coincide en que, más allá de las irreflexivas hostilidades, EEUU no tiene una estrategia eficaz hacia Irán. La inútil conferencia de Polonia no cambiará el enfoque de la política hacia Irán de la administración Trump, y más bien parece estar diseñada para garantizar la unidad europea, escribió Loblog en un artículo.

La cumbre sobre Irán de Varsovia, diseñada para “garantizar la unidad europea”
Este mes, el secretario de estado Mike Pompeo anunció que EEUU y Polonia organizarían conjuntamente una cumbre que incluiría “un elemento importante para asegurarse de que Irán no sea una influencia desestabilizadora” en Oriente Medio. La conferencia, que tendrá lugar en Varsovia los días 12 y 13 de febrero, se observa con desconfianza tanto en las capitales europeas como en Teherán, y podría ser una señal del desmoronamiento gradual de la unidad europea en su política hacia Irán.

Jeremy Shapiro, Ellie Geranmayeh y Piotr Buras, expertos del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, analizan en un artículo publicado en la web de Loblog cómo se ve la cumbre desde la perspectiva de EEUU, Polonia e Irán, y recomiendan los próximos pasos a adoptar por parte de los otros países europeos.

Jeremy Shapir, analizando el punto de vista de Washington se preguntó: “¿Qué pasaría si celebran una conferencia sobre la influencia de Irán en Oriente Medio y no acude nadie? En el caso de la cumbre de febrero lo averiguaremos próximamente. Mike Pompeo anunció que Polonia sería la sede de ese evento durante su viaje en enero a ocho países de Oriente Medio. EEUU y Polonia pretenden invitar a unos 70 países, aunque evidentemente no incluyeron a Irán”.

“Los ministros de Exteriores de Rusia y Francia, y la alta representante de la Unión Europea ya han comunicado que no acudirán. El Reino Unido, Alemania y China pueden seguir su ejemplo. No está claro lo que realmente pueda lograr una “coalición de voluntarios” que no incluya a ninguna de las partes firmantes del acuerdo nuclear de Irán, aparte de EEUU. Un comunicado conjunto que describa la supuesta influencia maligna iraní, firmado por algunos estados árabes sunníes y un grupo de aliados de EEUU sin conexión con Oriente Medio es poco probable que aísle aún más a Irán”, señaló Shapiro.

Y añadió: “Desde el mismo momento en que la idea surgió de los labios de Pompeo, se especuló que EEUU Intentaba dividir a la UE respecto a Irán. Pero como muy a menudo sucede en la administración Trump, los observadores están confundidos sobre las emanaciones pseudoaleatorias de un proceso político enredado con algún tipo de estrategia intencional. Dividir a la UE sobre Irán realmente no sería tan difícil, pero primero, EEUU tendría que hablar en serio con los europeos y diseñar una política con los países de la UE con influencia sobre Irán, particularmente el Reino Unido, Francia, Alemania e Italia. Por eso, el enfoque de la política del gobierno de Trump sobre Irán, por el contrario, parece estar diseñado para garantizar la unidad europea”, ironizó el experto.

Respecto al punto de vista de Teherán, Ellie Geranmayeh destacó: “No resulta sorprendente que la decisión de Varsovia de asociarse con la administración Trump para organizar la cumbre sea negativa para Teherán. El ministro de Exteriores iraní Yavad Zarif se apresuró a recordar que Irán acogió a más de 100.000 refugiados polacos, y afirmó: “El gobierno polaco no puede lavar sus vergüenzas: mientras Irán salvó a los polacos durante la Segunda Guerra Mundial, ahora alberga un desesperado circo anti iraní”. Otros responsables iraníes han descrito la cumbre como un “juego” protagonizado por los enemigos de Irán, y han advertido sobre un posible error de cálculo de Polonia que afrontará una “respuesta seria y contundente”.

“Las noticias de la cumbre no fueron una gran sorpresa para Teherán: durante meses circularon rumores de que EEUU planeaba celebrar una conferencia de ese tipo. Algunos especularon que el evento pretende eclipsar el 40º aniversario de la victoria de la Revolución Islámica esa misma semana. Teherán asegura que se trata de un nuevo intento de EEUU para aislar al país y dividir a los países europeos sobre su política.

Y añadió: “Si la cumbre fracasa, en última instancia, es posible que Teherán no reaccione de forma exagerada y, simplemente subraye que se trata de otro intento fallido por parte de Washington de enfrentar al mundo contra Irán”.

El experto Piotr Buras, por su parte, aseguró: “La cumbre de Varsovia ha dejado a muchas capitales europeas extremadamente incómodas. El grupo E3 (Inglaterra, Alemania y Francia), en particular, quiere evitar un nuevo enfrentamiento público con Washington sobre el acuerdo nuclear. Si bien están ampliamente de acuerdo en que el comportamiento iraní en la región debería cambiar, no comparten el enfoque de confrontación de EEUU por temor a que alimente una mayor inestabilidad.

En última instancia, el mejor escenario para Europa sería que la administración estadounidense cancelara la cumbre por la escasa participación. Varios ministros europeos ya han rechazado y excusado su asistencia citando compromisos previos. También hay indicios de que EEUU reconfigure la cumbre, más allá del enfoque de confrontación con Irán, para evitar su sonrojo y asegurarse una asistencia más amplia.

(Visited 10 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus