Guerra diplomática entre Marruecos y Arabia Saudí

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 9 de febrero de 2019—

La tensión entre los dos aliados ha crecido en los últimos meses,después de que Al Arabiya emitiera un documental sobre el Sáhara,  aunque el embajador marroquí en Arabia asegura que “es una crisis pasajera”.

El gobierno marroquí ha llamado a consultas a su embajador en Arabia Saudí, Mustafa Mansuri, tras una serie de desencuentros diplomáticos en los últimos meses, según confirmó el mismo Mansuri al portal web le360.ma.

Según Mansuri, esta llamada a consultas tiene como razón más inmediata la reciente difusión en la cadena Al Arabiya (financiada por Arabia Saudí y muy vista en el mundo árabe) de un documental sobre el Sáhara Occidental “donde se pone en cuestión” la soberanía marroquí en el territorio.

Pero Mansuri precisa al portal web que esa no es sino “la gota que desbordó el vaso”, mientras que el ministerio de Exteriores guarda silencio hasta el momento.

Marruecos ha sido históricamente uno de los aliados más firmes de Arabia Saudí, pero el pasado mes de enero el ministro de Exteriores Naser Burita hizo saber que su país ya no participaba militarmente en la coalición liderada por Riad contra los hutíes de Yemen.

Burita eligió entonces la cadena de televisión árabe Al Yazira para matizar que Rabat seguía participando en esa coalición pero solo a nivel político y ya no militar (es decir, había retirado del teatro de operaciones los F-16 que había puesto bajo mando de los Emiratos Árabes).

El ministro dijo entonces que su país estaba “preocupado por las cuestiones humanitarias” en Yemen, lo que le había llevado a “reconsiderar su intervención en fondo y forma”.

Los medios marroquíes llamaron la atención también sobre el hecho de que la última gira en el Magreb el pasado noviembre del príncipe heredero y hombre fuerte saudí, Mohamed Bin Salmán (MBS), no incluyera Marruecos y sí los países vecinos como Mauritania, Túnez y Argelia; según algunos medios marroquíes, Mohamed VI se negó a recibir al heredero saudí.

Supuestamente, Rabat estaba enojado con los saudíes porque estos últimos no apoyaron al país magrebí en junio del pasado año, cuando se votaron las candidaturas para la organización del Mundial 2026 y Arabia Saudí optó por la candidatura tripartita norteamericana, lo que fue muy mal recibido en Marruecos.

A su vez, Arabia Saudí no apreció el hecho de que Marruecos mantuviera una postura equidistante en el agrio conflicto que enfrentó a los saudíes con Qatar, con ruptura diplomática incluida, en esas mismas fechas de junio de 2018.

El embajador Mansuri, en su conversación con el portal le360, reconoce que “hay divergencias y diferencias que estallan de vez en cuando”, lo que él califica de “normal”, pero sostiene que esta “es una crisis pasajera y las relaciones entre los dos países recobrarán su pulso habitual”.

 

(Visited 13 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus