Los restos … prisión y muro y una historia de constancia

Los restos … prisión y muro y una historia de constancia

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, Al Mayadeen, 6 de febrero de 2019—

Rafat, que fue encarcelado, bombardeado y destruido, vemos hoy asediado por el muro de separación, ese muro que encarceló a todo un pueblo, en la prisión más grande de la historia.

 

En la ciudad de Rafat, la entidad ocupante está tratando de imponer su presencia en todas las carreteras. Esta ciudad está ubicada en Cisjordania, dentro de la gobernación de Jerusalén, pero está más cerca de la ciudad de Ramallah.

Cubre un área de unas 400 hectáreas y tiene unos 3 mil habitantes. El jefe del municipio palestino de Rafat explica que la ocupación ha tomado más de 70 hectáreas y los ha anexado a la prisión de Ofer.

Rafat, que fue encarcelado, bombardeado y destruido, vemos hoy asediado por el muro de separación, ese muro que encarceló a todo un pueblo, en la prisión más grande de la historia.

Ante esta realidad, muchas familias palestinas viven en situaciones de sufrimiento, terror y persecución, en las cuales los colonos atacan sus hogares y propiedades. Así lo confirmó el alcalde de Rafat.

Una historia de constancia narrada por los grandes y los pequeños en esta ciudad. Los que nacieron, crecieron y abrieron sus ojos sobre las barreras de la ocupación y los crímenes contra ellos.

La vista de las niñas de pie en una colina cerca de la prisión israelí de Ofer, dice mucho sobre su rechazo a la humillación y la desgracia.

Piratas de la alegría y el amor de su rito de adoración y la opresión de un pueblo aislado de todo, excepto su fe en su resistencia y causa, y se levanta como olivos y árboles de paciencia, destruye los planes de los generales de la ocupación y rompe sus sueños de supervivencia, se extrae de un cuadro grabado en su memoria durante la liberación de la prisión. Y creemos absolutamente en la liberación del campo de detención de Ofer, para recuperar sus tierras y aceptar los frentes de los prisioneros libres.

Ni la prisión ni los bombardeos ni el racismo en sus formas han logrado adaptar a la gente de la tierra. En sus viejos hogares, el olor de la liberación proviene de la liberación del sur de El Líbano y Gaza.

Los niños crecen y no se olvidan, conservan las fronteras de su país y los nombres de sus aldeas destruidas por sus nombres y más, levantan sus insignias de victoria y no cambian, y mantienen las manos abiertas con la esperanza de que la liberación solo pueda lograrse luchando contra la injusticia en un terreno fértil y en un cielo lleno de vidas de mártires.


Fuente : Al Mayadeen
(Visited 19 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus