Washington no tiene intención de retirarse de Siria como prometió el presidente Trump

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, Al Mayadeen, 30 de noviembre de 2018—

Reportes de prensa señalan que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció en marzo pasado que el personal militar se iría de Siria “muy pronto”, pero parece que ha cambiado de opinión desde entonces. El ejército de los Estados Unidos ha llevado a otros 500 infantes de marina a la base de Al Tanf.

Las fuerzas estadounidenses se están preparando para una operación militar a gran escala en Siria.

Reportes de prensa señalan que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció en marzo pasado que el personal militar se iría de Siria “muy pronto”, pero parece que ha cambiado de opinión desde entonces.

El  grupo de ataque de cinco barcos  Harry S. Truman Carrier Strike Group  ingresó recientemente en  el mar Mediterráneo. Aviones estadounidenses, británicos, franceses e israelíes realizan vuelos durante todo el día a través del espacio aéreo de Siria con el pretexto de realizar un ejercicio.

Por su parte, los aviones de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos están constantemente en patrulla. El buque francés de recolección de inteligencia Dupuy de Lomé también está allí, coordinando sus actividades con los barcos estadounidenses.

El ejército de los Estados Unidos ha llevado a otros 500 infantes de marina a la base de Al Tanf, entre las fronteras de Siria, Jordania e Irak. Mil 700 miembros de las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF), que operan bajo el mando de los Estados Unidos, también se han movilizado para reforzar la guarnición.

Hay más de una docena de lugares militares de EE.UU. en el noreste de Siria, incluidas al menos cuatro pistas aéreas extendidas desde Manbij en las cercanías de la frontera turca hasta Al-Hasakeh, el centro de las fuerzas SDF dominadas por los kurdos pro estadounidenses ubicadas en el norte de Siria.

A su vez, los soldados estadounidenses comenzaron a patrullar la frontera sirio-turca a principios de este mes. Se considera que el movimiento ofrece una especie de protección a las fuerzas kurdas de Turquía, probablemente porque su apoyo sería crucial si se inicia el disparo.

Mientras tanto, Rusia advirtió a EE.UU. en septiembre, en dos ocasiones, sobre las posibles consecuencias en caso que Siria inicie una operación para liberar su territorio de las tropas extranjeras, pero la advertencia cayó en oídos sordos.

Según The  Washington Post, Estados Unidos se está preparando para atacar a Irán en Siria con el pretexto de ser blanco de un ataque no provocado.

Hay otras señales de que una operación es una posibilidad.

Indican los observadores que Rusia ha sido permisiva, en consulta con los israelíes, sobre los ataques israelíes contra objetivos iraníes dentro de Siria.

“Esperamos que este enfoque permisivo continuará”, dijo a principios de noviembre James Jeffrey, representante especial de Washington a Siria.

En aquel entonces, el embajador observó que obligar a Irán a abandonar Siria era un objetivo de la campaña de presión económica de Trump contra la República Islámica.

Con Daesh reducido a la insignificancia y sin tener ningún territorio para controlar, sería una gran orden encontrar un pretexto legal para una acción militar, pero la administración parece no inmutarse. Sin amenazas a la seguridad nacional ni a intereses estratégicos que justifiquen verse envueltos en un conflicto, es inflexible mantenerse.

Las naciones árabes, que son candidatos para la membresía de la “OTAN árabe”, realizaron un ejercicio militar conjunto a gran escala denominado Arab Shield 1. Terminó el 16 de noviembre. El evento de entrenamiento fue visto como una preparación para una operación militar conjunta.

Tamer al-Shahawi, miembro del Comité parlamentario de Defensa y Seguridad Nacional y ex oficial de inteligencia militar egipcia, dijo:  “Existe una estrecha cooperación entre los estados del  Golfo, Egipto e Israel contra Teherán. Los países árabes están tratando de beneficiarse de cualquier posible apoyo contra la influencia iraní”.

Para aumentar el efecto de las sanciones, Irán debe estar separado del mar Mediterráneo. La ruta que atraviesa Irak, Siria y el Líbano, que es amigable con Irán, debe ser inaccesible. Si Israel decide atacar lo que llama objetivos iraníes, necesitaría mucho el respaldo de Estados Unidos. Otra razón para quedarse en Siria es asegurarse de que la nación esté dividida en caso de que el proceso de reconciliación y restauración comience a ganar impulso.

Separar las áreas controladas por el SDF del resto del país es la única forma de lograrlo. Reconstruir las fuerzas rebeldes y controlar una vasta porción de tierra es la forma de negar al presidente sirio Assad la legitimidad internacional por la que se esfuerza desesperadamente.

La presencia estadounidense en curso en Tanf y en otros lugares demuestra que Washington no tiene intención de dejar el Medio Oriente como prometió el presidente Trump.

La concentración de militares estadounidenses en la región es un signo preocupante. Esta enorme fuerza se ha reunido para algo mucho más serio que el entrenamiento. Con los eventos en Europa que atraen la atención del público, la situación en Siria se está quedando bajo el radar. No debería ser. Algo definitivamente se está cocinando.


Fuente : Agencias
(Visited 2 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus