Continúa sin resolverse crisis en El Líbano

Continúa sin resolverse crisis en El Líbano

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente/HispanTV, 28 de noviembre de 2017 – El primer ministro de El Líbano, Saad Hariri, reconoció que no se puede desarmar al Movimiento de Resistencia Islámica Hezbolá.

“Nosotros no podemos hacer nada para desarmar a Hezbolá y esta cuestión precisa de una solución regional”, declaró el premier libanés en una entrevista concedida a France 24.

Igualmente, Hariri criticó que Hezbolá participe en los “conflictos regionales”, como la crisis siria, al tiempo que urgió al Movimiento de Resistencia Islámica a permanecer “neutral” y mantenerse fuera de todo los conflictos.

Sin embargo, Hariri calificó de “positivos” los diálogos entre las fuerzas libanesas, entre ellos, Hezbolá, sobre la composición del actual Gobierno. “Creo que Hezbolá está llevando a cabo un diálogo positivo a favor del interés de El Líbano. Ellos saben que debemos permanecer neutrales en la región”, expresó.

El pasado 4 de noviembre, Hariri sorprendió a El Líbano al dar a conocer su dimisión desde Riad, capital de Arabia Saudí, cuando se encontraba de visita oficial en ese país.

A su vez, las autoridades de Beirut y los grupos políticos acusaron a las autoridades saudíes de presionar a Hariri para que renunciara y de haberlo retenido con miras a socavar a Hezbolá y crear caos e inestabilidad en El Líbano.

El Hezbolá sostiene que su desarme, tal y como exige la monarquía saudí, equivaldría a dejar al país casi indefenso ante sus enemigos, sobre todo, ante el régimen de Israel.

Hezbolá ayudó en julio al Ejército libanés a derrotar a los terroristas y limpiar las regiones limítrofes con Siria, mientras Riad se negó a enviar la ayuda militar prometida al Ejército de Beirut. El Movimiento libanés también apoya a las fuerzas gubernamentales sirias en su campaña antiterrorista.

En otra parte de sus declaraciones, Hariri afirmó que desea seguir siendo “primer ministro, y lo que pasó conmigo en Arabia Saudí me lo guardo para mí”.

El premier libanés también expresó su apoyo a la celebración de elecciones anticipadas en el país.

El sábado pasado, el diario The New York Times aseguró que el plan de Arabia Saudí para desestabilizar Líbano “fracasó, en parte porque los aliados occidentales de Arabia Saudí dicen que fueron sorprendidos y presionaron a los saudíes para que retrocedieran”.

Políticos libaneses y diplomáticos extranjeros aseguran que las autoridades saudíes forzaron a Hariri a que anunciara su dimisión e incluso consideraron reemplazarle con su hermano con la esperanza de que El Líbano tome una postura dura hacia Irán y Hezbolá.

Mientras tanto, se conocieron las amenazas del ejército israelí para asesinar al líder de la Resistencia libanesa, Hasan Nasralá, en caso de que estalle un enfrentamiento directo entre Tel Aviv y Hezbolá.

El portavoz del jefe del ejército del régimen israelí, Ronan Manelis, afirmó el lunes que el secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica sería un objetivo a abatir si se produjera una nueva guerra contra el grupo.

“No habrá una imagen clara de la victoria en la próxima guerra, si bien está claro que Nasralá es un objetivo”, dijo Manelis que, además, señaló que el ejército israelí está llevando a cabo una guerra psicológica y mediática contra Hezbolá.

Manelis subrayó que las fuerzas de guerra de Israel (IDF, por sus siglas en inglés) han comenzado una guerra mediática contra Hezbolá que en estos momentos se dirige hacia las redes sociales.

En medio de este panorama, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha amenazado recientemente con intervenir militarmente en Siria. Según Netanyahu, con la intervención se evitaría que “Irán o grupos apoyados por Irán” como Hezbolá, una vez finalizadas las operaciones antiterroristas, se establezcan cerca de la frontera siria con los territorios ocupados palestinos.

Con estas declaraciones, se han intensificado las especulaciones sobre un nuevo conflicto bélico con Hezbolá, que luchó en 2006 contra la ocupación israelí del sur de El Líbano en una guerra conocida también como “la Guerra de los 33 días”.

(Visited 58 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus