Riza Altun: “El socialismo no se puede construir con las herramientas del capitalismo”

Riza Altun: “El socialismo no se puede construir con las herramientas del capitalismo”

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente/ANF*, 14 de noviembre de 2017 – Miembro de la Unión de Comunidades de Kurdistán y comandante del PKK, Riza Altun es uno de los principales dirigentes del Movimiento de Liberación de Kurdistán. Con un amplio conocimiento del panorama internacional pasado y actual, en esta extensa entrevista Altun analiza en detalle la relación de los kurdos con Estados Unidos, deja en claro lo poderes que hoy se disputan Medio Oriente, defiende un concepto del socialismo alejado de prácticas ortodoxas y habla sobre los procesos políticos en América Latina.

En Resumen Medio Oriente presentamos la entrevista completa realizada por la agencia de noticias ANF a Riza Altun y publicada en dos partes.

Por primera vez creamos zonas de libertad en Medio Oriente

El miembro del Consejo Ejecutivo de la Unión de Comunidades de Kurdistán (KCK), Rıza Altun, respondió a las preguntas del servicio de ANF sobre los acontecimientos que tienen lugar en Kurdistán y Medio Oriente, en el marco de lo que denomina la Tercera Guerra Mundial.

“La resistencia kurda en Kobanê, Rojava, creó nuevas circunstancias. La comunidad internacional y la opinión pública generaron presión sobre Estados Unidos y otras potencias internacionales, para interferir con la situación. La resistencia aumentó en Shengal y luego en Kobanê, se movió la conciencia de la comunidad internacional. La relación entre la coalición dirigida por Estados Unidos y las YPG (Unidades de Protección del Pueblo) fue considerada tan legítima y necesaria como la alianza entre Estados Unidos y la Unión Soviética contra el fascismo de Hitler en la Segunda Guerra Mundial. Ambas partes necesitaban ese tipo de relación, como la de Estados Unidos y los soviéticos; lo necesitaban en ese momento. Por lo tanto, se desarrolló una relación táctica con los Estados Unidos y contra ISIS”.

-Movimientos revolucionarios y personas en todo el mundo, especialmente en Europa y América Latina, miran al PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán) y a Rojava con creciente interés. Sin embargo, la mayoría de ellos no puede asociar la relación con la coalición internacional, dirigida por Estados Unidos, con la identidad socialista y antiimperialista del movimiento kurdo. ¿No es esto una contradicción desde tu punto de vista? ¿O es una situación temporal que surgió debido al asedio político, ideológico y sociológico, y al aislamiento de los kurdos? ¿O tienes otra explicación para esto?

-Para entender la situación política actual, en primer lugar uno necesita saber cómo se desarrolló. Estos no son resultados de una relación política basada en relaciones tácticas y estratégicas planificadas. Debe ser evaluado y visto más como resultados políticos y tácticos de una situación política y el curso de la lucha y la resistencia.

Cuando surgió la última crisis en Medio Oriente, el PKK ya tenía una historia de lucha de 40 años. Esta lucha fue, esencialmente, contra el sistema imperialista-capitalista en el cuerpo de estados colonialistas, que controlan las cuatro partes del Kurdistán, en nombre del sistema capitalista e imperialista. Durante exactamente cuarenta años, estos estados apoyaron a las potencias colonialistas, imperialistas y capitalistas e intentaron todo para suprimir el movimiento por la libertad.

El complot reciente contra nuestro líder (Abdullah Öcalan) es el resultado de los esfuerzos de estos poderes. Este es un enfoque sistémico para eliminar a nuestro movimiento. Es el enfoque del imperialismo y el capitalismo. Al comienzo de la crisis de Medio Oriente, su enfoque fue excluir a nuestro movimiento, suprimirlo y, finalmente, destruirlo. Este enfoque se basó en la relación y la alianza de las potencias imperialistas y colonialistas. Podemos ver esto cuando miramos lo que sucedió en Siria. Cuando estalló el caos en Siria, muchos círculos, en nombre de la oposición siria, desarrollaron relaciones con el imperialismo internacional y las potencias colonialistas regionales. Los kurdos eran el único lado que montaba resistencia para defenderse y no tenían ninguna conexión con nadie. No hubo apoyo para ellos de ningún poder.

Cuando algunos poderes que desarrollaron la crisis siria, como Turquía y Arabia Saudita, atacaron a los kurdos a través de sus representantes, nuestra gente comenzó la resistencia de acuerdo con las ideas del líder Apo. El régimen sirio y la llamada oposición siria intentaron todo lo que estaba a su alcance para suprimir esta resistencia. Los kurdos respondieron cuando organizaciones como ISIS, Al-Nusra y Ahrar Al-Sham, con el apoyo del régimen de Assad, atacaron las regiones kurdas. Aquí comenzó una resistencia. Básicamente, así es como comenzó todo.

Kobanê fue el punto de inflexión

Cuando comenzó esta batalla y resistencia, Turquía, Irán, Siria y otros poderes similares estaban apoyando a los grupos salafistas (islamistas radicales), que estaban atacando a los kurdos en Siria. Otros poderes, particularmente Estados Unidos e Israel, también apoyaban a estos grupos. Desarrollaban proyectos y obligaban a estos grupos a actuar de acuerdo con sus intereses. Los grupos salafistas atacaron a los kurdos con ese apoyo y esto continuó hasta la resistencia en Kobanê. Kobanê fue un punto de inflexión. Hasta la resistencia en Kobanê no había un solo poder regional o internacional que apoyara el movimiento de libertad de los kurdos en Siria. No hubo poder que desarrollara una relación táctica con los kurdos. Ellos, colectivamente, hicieron todo lo posible para eliminar el movimiento kurdo. Irán actuó junto con el régimen sirio para aplastar la resistencia kurda. Por otro lado, Estados Unidos e Israel intentaron suprimir la resistencia, apoyando a los grupos salafistas con diversas políticas sobre Turquía y Arabia Saudita. Pero Kobanê fue el punto de inflexión de la lucha.

La resistencia de Shengal dio aliento al mundo

Los poderes que querían dominar Medio Oriente a través de ISIS, siguieron una política muy deliberada e implacable. Siguieron la misma estrategia con Genghis Khan o Tamerlane, que les ayudó a conquistar todo Medio Oriente en un corto período de tiempo: violencia ilimitada y salvajismo. Cuando ISIS decapitó a cientos de personas frente a las cámaras y lo envió a la prensa, no fue por falta de conocimiento. Fue el resultado de su estrategia para crear un clima de pánico y miedo, y luego obligar a la gente a rendirse. Después de las primeras masacres, el miedo se extendió, se pensó que ISIS llegaría antes de que el mismo ISIS arribara, y así las ciudades se entregaron sin ninguna resistencia. La primera resistencia contra ISIS fue en Shengal. Los guerrilleros del PKK y los combatientes de las YPG/YPJ en Rojava montaron la primera y la única resistencia contra ISIS, cuando este atacó al pueblo yezidí. Aunque tienen un enorme poder militar, los Estados Unidos, Rusia y los países de la UE (Unión Europea) acababan de ver la masacre. Las guerrillas HPG e YJA Star, junto con los combatientes de las YPG/YPJ, salvaron a cientos de miles de yezidíes, cristianos y musulmanes del genocidio.

La resistencia en Shengal dio aliento al mundo e hizo que la gente cuestionara la situación, lejos del clima de pánico y miedo. Preguntaron: “A pesar de tener un enorme poder militar, ¿por qué Estados Unidos, la UE y otras potencias mundiales y regionales no actúan contra esta atrocidad? ¿Intentan beneficiarse de esta barbarie?”. La nueva situación abrió la legitimidad de los poderes internacionales y los estados regionales a la discusión y, por otro lado, trajo prestigio para el PKK y nuestro Líder. Destruyó la etiqueta de “organización terrorista”, que estaba estampada en el nombre de nuestro movimiento, por el colonialismo y el imperialismo turco. Después de esto, nadie podría continuar sus relaciones con ISIS u otras organizaciones como ellos. Especialmente los países que se definen como “estados democráticos” tuvieron que buscar nuevas tendencias para continuar su existencia en la región.

Poderes globales y regionales empezaron una nueva fase después de la resistencia de Kobanê

Sin embargo, a pesar de la resistencia en Shengal y sus resultados, los poderes regionales continuaron con su política sobre ISIS y otras organizaciones salafistas. Más tarde, desviaron ISIS a Kobanê e intentaron asegurar su caída en manos de ISIS. El objetivo era destruir las conquistas de los kurdos de Rojava, pero lo más importante eran los triunfos del camino de la libertad en  Medio Oriente. En un momento determinado, este fue el interés de todos. El régimen y sus partidarios indirectos internacionales buscaban beneficiarse de esto, además de Turquía y Arabia Saudita. ISIS construyó una táctica y una relación estratégica sobre el enfoque anti-kurdo de estos poderes. Así es como se desarrolló el ataque contra Kobanê.

Se formó una gran resistencia contra el ataque a Kobanê y esta resistencia fue adoptada por la gente en las cuatro partes de Kurdistán. Todos los kurdos de Kurdistán del Norte, del Sur y del Este mostraron una gran sensibilidad hacia Kobanê. La larga duración de la resistencia aumentó el interés de la gente de la región y la opinión pública internacional. Después de 100 días de resistencia, Kobanê estaba en la parte superior de la agenda en el mundo. Después de que Kobanê estuvo en la agenda mundial, el fracaso de ISIS provocó una división. En ese momento, las potencias regionales y mundiales revaluaron sus posiciones políticas y militares, y comenzaron un nuevo proceso.

La resistencia en Shengal y Kobanê movió la conciencia de la comunidad internacional

La resistencia kurda en Kobanê, Rojava, creó nuevas circunstancias. La comunidad internacional y la opinión pública generaron presión sobre Estados Unidos y otras potencias internacionales para interferir en la situación. La resistencia aumentó en Shengal, y después de eso en Kobanê, movió la conciencia de la comunidad internacional.

La relación entre la coalición liderada por Estados Unidos y las YPG se consideró tan legítima y necesaria como la alianza entre Estados Unidos y la Unión Soviética contra el fascismo de Hitler, cuando fue la Segunda Guerra Mundial. Ambas partes necesitaban ese tipo de relación, como Estados Unidos y los soviéticos en ese momento. Por lo tanto, se desarrolló una relación táctica con Estados Unidos contra ISIS. Uno debe abordar esta relación y cómo comenzó de esta manera.

Es más importante ver cómo esta relación se desarrolló y cuáles son las intenciones de las partes en esta relación, que llegar a una conclusión determinando únicamente las posiciones ideológicas de las partes. Por el contrario, durante cuarenta años Estados Unidos está luchando contra el PKK y el PKK está luchando contra el sistema imperialista en el cuerpo del colonialismo. Pero hay una nueva situación y un caos en Medio Oriente que concierne al sistema mundial. No solo hay lucha de los pueblos oprimidos y de los movimientos socialistas contra las potencias imperialistas en esta situación caótica. También hay luchas entre las propias potencias imperialistas, o entre las potencias imperialistas y las potencias regionales o el reaccionismo local. Esta lucha crea oportunidades en las que todas las partes pueden entrar en relaciones tácticas mientras avanzan para alcanzar sus objetivos. Por lo tanto, todas las partes intentan hacer esto a medida que se benefician del poder y las capacidades de los demás. Varias posiciones políticas y militares lo hacen posible.

La opción que Estados Unidos tuvo que tomar

Al comienzo de la crisis en Medio Oriente, Estados Unidos se enfrentó a varias opciones luego de que las inversiones políticas y militares que había realizado en Siria, sobre Turquía y Arabia Saudita, no llegaron a nada. La primera opción fue abandonar Siria, es decir, abandonar la región. Al hacerlo, Estados Unidos se retiraría de su política de dominación mundial. Estados Unidos posiblemente no podía hacerlo. La segunda opción era invertir más en las políticas que aplicaba sobre Turquía y Arabia Saudita, que, sin embargo, estaban fallando. Esto tampoco revelaría un resultado diferente. La tercera opción fue avanzar aún más, desarrollando una relación con una nueva fuerza que demostrara su éxito sobre el terreno. Esta tercera elección fue la que Estados Unidos tuvo que tomar.

En lugar de continuar con Turquía y Arabia Saudita, y repetir una práctica anterior al luchar contra esta fuerza de libertad que había logrado un éxito, Estados Unidos elige hacerse socio del éxito que esta resistencia demostró, lo que obviamente beneficiaría más a sí mismo. Este fue un enfoque imperialista astuto, que predijo atribuir estos logros para sí mismo. Estados Unidos calculó esto muy bien y desarrolló una relación táctica.

Estados Unidos inició un proceso basado en el apoyo a la resistencia de las fuerzas de las YPG, con un enfoque de la coalición internacional contra ISIS. Esto es más un proceso táctico. La lucha por la libertad de los kurdos en Rojava se basa en la libertad y la igualdad con una base socialista. Es la expresión de un camino político que se desarrolló a partir de la hermandad y la unidad de los pueblos. Por otro lado, los imperialistas están luchando por imponer su hegemonía sobre Medio Oriente. Estas posiciones estratégicas e ideológicas muy diferentes entraron en un proceso de solamente una relación táctica en Kobanê y en Medio Oriente. Los otros acontecimientos que siguieron se pueden ver como una continuación de esta relación táctica.

En sí misma, esta relación es muy dolorosa. Por un lado, el movimiento por la libertad intenta extender su territorio y lucha para crear un Medio Oriente libre, mediante el desarrollo de soluciones democráticas; mientras que el otro lado trata de extender su hegemonía en Medio Oriente. Esta no es una relación en la cual las partes se apoyan mutuamente, pero están en constante conflicto.

Una situación única en Medio Oriente

-¿Podemos decir que esta es una situación muy rara, tal vez la primera de su tipo? ¿Existe una asociación táctica que surja de la intersección de los intereses de las fuerzas populares oprimidas y los poderes imperialistas hegemónicos?

-Tal vez en Medio Oriente este es el primero de su tipo. No es algo que no se haya escuchado en el mundo. Si revisamos la historia de las luchas por la libertad, podemos encontrar muchos ejemplos. Hay algunos ejemplos en la historia contemporánea. Hay muchos ejemplos, especialmente durante la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, y en el período de la revolución soviética.

Los soviéticos y Estados Unidos vieron los puntos comunes de su lucha contra el fascismo durante la Segunda Guerra Mundial. Ahora, cuando evaluamos esto, ¿cómo podemos definir la posición de la Unión Soviética? ¿Diríamos que la Unión Soviética colaboró con el imperialismo después de evaluar sus relaciones con los Estados Unidos o el Reino Unido? Este sería un enfoque muy superficial y dogmático.

También hay varios ejemplos de la Revolución de Octubre. Después de la Revolución de Octubre sucedieron acuerdos económicos y políticos con los capitalistas y los imperialistas. Si nos fijamos en la naturaleza de estos acuerdos, no hay negación del socialismo en la parte soviética. No hay negación del socialismo cuando Lenin desarrolló relaciones con los imperialistas. Lo mismo ocurre con los acuerdos realizados durante la Segunda Guerra Mundial. Aquí se puede hablar de la necesidad de desarrollar relaciones y acuerdos tácticos y estratégicos para la Revolución de Octubre. Sin embargo, la lucha contra el fascismo durante la Segunda Guerra Mundial requirió la creación de un frente común antifascista.

-¿Cuánto durarán estas relaciones?

-Si miramos de cerca, este tipo de relaciones están limitadas por el período de existencia de los problemas. Eso significa que no está en el nivel de una relación estratégica. Por ejemplo, cómo los acuerdos de la Revolución de Octubre señalan sus situaciones conjuntas y cómo estos acuerdos se vuelven inútiles cuando la situación finaliza; fue lo mismo durante la Segunda Guerra Mundial.

La alianza que se desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial fue una postura antifascista, que surgió de la intersección de la defensa de la patria de la Unión Soviética bajo intensos ataques y los intereses de otras potencias antifascistas. Este acuerdo se mantuvo vigente mientras los ataques fascistas continuaron. Pero una vez que el fascismo fue derrotado, todos los partidos regresaron a sus propias posiciones políticas y avanzaron de acuerdo con su respectivo camino ideológico y político.

No hay muchos ejemplos de esto en Medio Oriente. Este es el primero de su tipo y una situación única. El conflicto y la lucha que existe en el mundo pueden ser nombrados como la Tercera Guerra Mundial. Medio Oriente es uno de los territorios más afectados del conflicto global. Esto significa que podemos presenciar algunos desarrollos que nunca hemos visto en la región. Por ejemplo, podemos ser testigos de complicadas relaciones tácticas y estratégicas de los estados del status quo regionales, el imperialismo internacional y los movimientos revolucionarios socialistas y que todos actúen para fortalecer sus posiciones. Porque la realidad en el campo es muy complicada. Hay tres líneas principales.

La primera es el rumbo imperialista y los poderes involucrados. Esto está representado por los estados de Estados Unidos, Rusia y la Unión Europea. El segundo curso es de los estados con status quo regionales. Estos están representados por países como Turquía, Irán y Arabia Saudita. La tercera línea es la del socialismo, la democracia y la libertad. Esto está representado por los movimientos populares izquierdistas y socialistas dirigidos por el PKK. Estas tres líneas entran en conflicto entre ellas mismos, especialmente las primeras dos. Por lo tanto, estas fuerzas pueden desarrollar continuamente diferentes relaciones y alianzas, de acuerdo con la prioridad de sus intereses y conflictos. Cada poder se posiciona a sí mismo abierto a las relaciones y alianzas, mientras entran en conflicto entre sí. Nuestra definición de “Tercera Guerra Mundial” se basa en esta realidad. Cuando hablamos sobre esta definición de la Tercera Guerra Mundial, veremos varias nuevas relaciones tácticas y estratégicas. Cuando este es el caso, se supone que muchos poderes desarrollan relaciones tácticas para avanzar hacia sus objetivos estratégicos, aunque puede parecer contradictorio. Esto va para todos. Esto está dentro de la naturaleza de la política y la diplomacia. Esto debe ser esperado. Por lo tanto, hacer juicios mirando las situaciones políticas y militares abiertas podría ser un enfoque demasiado superficial y estrecho.

Este es un proceso práctico

Tomar el enfoque correcto significa lo siguiente: el capitalismo se encuentra en una crisis profunda y estructural. Es una crisis global y se puede sentir intensamente en Medio Oriente. El conflicto en Medio Oriente está teniendo lugar tanto a nivel militar como político. Por lo tanto, un enfoque ideológico y político no es suficiente. Se necesita una posición organizada y militar al mismo tiempo. Cuando tomas una posición militar y organizada. eso significa que lucharás constantemente contra el status quo para cambiarlo, transformarlo y desarrollar una nueva estructura. Este es un proceso práctico. Si no se evalúa correctamente y la dialéctica del progreso no se implementa de una buena manera, el enfoque dogmático puede resultar en una gran eliminación. En ese caso, puede surgir una situación donde la línea de libertad no se pueda expresar.

Debido a esto, necesitamos conocer y analizar muy bien el terreno. Tenemos que ser precisos cuando decidimos cuándo y qué hacer contra algo. Cuando logramos victorias o capturamos un lugar, debemos evaluar cuidadosamente cómo se defenderá y cómo se usará para construir y establecer el socialismo. Si no lo miramos desde esta perspectiva, nunca podremos entender el camino de la libertad o las posiciones de los estados de status quo regionalista, y el imperialismo internacional. Si mezclamos todo esto entre nosotros y nos mantenemos al margen con nuestros enfoques teóricos, nos presentamos como grandes defensores de la libertad, pero en realidad dañaremos gravemente la lucha y la resistencia de la gente.

-Estas son relaciones tácticas, esto es comprensible. Ahora, las fuerzas de la Federación del Norte de Siria y Rojava tienen relaciones con Estados Unidos y Rusia. Estas son grandes potencias imperialistas. ¿Cómo se puede proteger la identidad socialista cuando se tienen relaciones políticas, militares y económicas con esos poderes?

-En primer lugar tengo que decirte esto: nuestra lucha se lleva a cabo considerando cuidadosamente las experiencias históricas de otras luchas por la libertad. Tienes que tomar esto en consideración. En segundo lugar, no hay forma de que alguien nos entienda desde el punto de vista del verdadero socialismo. De las prácticas del socialismo real, sabemos que no podemos llevar a cabo una lucha por la libertad polarizando el mundo en forma de frentes y definiéndonos dentro de uno de estos. El mundo no se encuentra en esa situación y no es posible llevar a cabo una lucha por la libertad aislándonos y marginándonos dentro del sistema capitalista mundial. Tenemos que ver el problema como un todo y actuar en consecuencia.

Estamos viviendo en un sistema mundial capitalista. Queremos crear un área de libertad para luchar contra el capitalismo, el imperialismo y el colonialismo. Ahora no tenemos oportunidad de posicionarnos en un área de libertad existente. Queremos crear uno dentro de este mundo que se mantiene cautivo y esclavizado. Las áreas de libertad que queremos crear están ahora bajo el control de otras potencias. Pero los grupos sociales y políticos tienen discrepancias muy serias entre ellos. Solo podemos avanzar en nombre del idealismo socialista, beneficiándonos de estos conflictos y discrepancias. Crear polarización y tomar posición en ella no es en beneficio de los poderes socialistas.

Si abordamos los problemas con la comprensión de la polarización del socialismo real, tendremos que enfrentarnos a todas las potencias imperialistas y colonialistas. Pero, en realidad, las potencias imperialista y colonialista no son homogéneas. Hay varias contradicciones y discrepancias entre ellas. Una falta de beneficio de estos conflictos y de reunir fuerzas y posiciones en nombre de la idea socialista, será una gran pérdida para la ideología socialista.

Si miramos el problema al diferenciar solo a los socialistas y capitalistas-imperialistas, nos quedaremos con solo unos pocos a quienes podemos llamar amigos sobre el terreno. Y con una compilación de estos “amigos” será muy difícil avanzar en esta gran lucha. Cuando hay una oportunidad, todo lo que arrancamos del sistema capitalista-imperialista fortalecerá el movimiento socialista y debilitará al primero.

Cuando este es el caso, tenemos que avanzar con las necesidades derivadas de nuestros enfoques ideológicos y políticos organizando y abriendo áreas de libertad. Hay poderes hegemónicos, que están en relación con el sistema capitalista, frente a nosotros y controlan esas áreas. Y tenemos que abrir un camino para nosotros en estas áreas.

Cuando miramos la realidad de Medio Oriente, no hay una cierta área de libertad o un cierto grupo libre. Todas las áreas se han perdido a lo largo de la historia. La sociedad se ha derretido en el aspecto mental dentro del sistema mundial capitalista existente. Los países y las regiones están invadidos por los poderes hegemónicos colonialistas e imperialistas. El camino de la libertad para la sociedad se cierra bajo el nombre de soberanía estatal.

Bajo estas circunstancias, los kurdos están desarrollando una lucha por la libertad. Estamos tratando de crear un área para la libertad dentro de la realidad social, que es negada por el imperialismo y los cuatro países colonia-listas (Irán, Irak, Turquía y Siria). Necesitamos avanzar con pasos y enfoques muy cuidadosamente calculados. Tomar todos los poderes contra nosotros, diciendo: “esto es imperialista”, “colonialista y capitalista” significará aceptar la derrota. Eso significa arriesgar la eliminación de la lucha por la libertad.

¿Entonces qué hace falta hacer? Necesitamos saber cómo crearnos a nosotros mismos desde la nada, analizando la realidad militar, política y social de estas áreas. Cuando actúas de esta manera, será inevitable enfrentar diferentes poderes, desarrollar relaciones tácticas y entrar en relaciones militares y políticas. Lo importante es mantener el enfoque ideológico, político y de libertad. Hay que estar seguro de que todo esto servirá a sus objetivos. Aquellos que están llevando a cabo la lucha por la libertad, deben tomar esta realidad en consideración y expresarse dentro de este contexto.

El sistema capitalista-imperialista está unido contra nuestra lucha

Ahora hay una lucha por la libertad que hemos estado desarrollando. Si nos fijamos en la historia de nuestra lucha, verán que hay dificultades y riquezas terribles. Durante más de 40 años el sistema capitalista e imperialista del mundo se unió contra nuestra lucha por la libertad. Apoyaban a las potencias colonialistas e hicieron grandes inversiones para evitar el surgimiento de un movimiento por la libertad. A pesar de eso, se desarrolló una gran lucha, únicamente con el apoyo de la gente. La lucha fue abrazada por la gente. Este enfoque de la libertad, que es adoptado por la sociedad kurda, tuvo una gran influencia en Medio Oriente y la lucha (kurda) encontró un lugar para sí misma dentro de la coyuntura. Aunque el mundo estaba en contra, la existencia de un movimiento basado en la guerrilla, la política democrática y la organización de las personas condujo a resultados increíbles.

Y también este movimiento tenía la capacidad de avanzar sin el apoyo activo de organizaciones que se autodenominaban “defensoras de la libertad” o “en contra del sistema”. La mayoría de las fracciones tenían preocupaciones sobre este movimiento y no lo apoyaban en absoluto.

Hoy existe un caos en Medio Oriente. El caos también es, en parte, el resultado de la lucha de 40 años de este movimiento. Este caos puso a Medio Oriente de cabeza. Ha surgido un nuevo territorio en la región, donde las políticas de las potencias internacional e imperialista se declararon en quiebra. Todos suponían que el capitalismo, el imperialismo o Israel eran muy poderosos. Pero ahora se han debilitado. El caos en  Medio Oriente se los tragó a todos y ahora se volvieron invisibles. Y también la estructura de los poderes regionales y la hegemonía de los estados del status quo han colapsado.

¿Cómo pasó esto? Se puede explicar esto con la crisis del sistema o tal vez con conflictos históricos. Pero eso no es todo. La crisis del sistema o los conflictos históricos deberían desencadenarse mediante una lucha e intervención antes de que se transforme en un caos. La lucha por la libertad de los cuarenta años del PKK tiene algo que ver con el aumento del caos en Medio Oriente y el colapso del sistema.

No es solamente una guerra por el petróleo

Ahora todos luchan por reposicionarse en Medio Oriente. Esto es muy importante y tenemos que verlo. En este momento, el centro de la crisis de la modernidad capitalista está en Medio Oriente. O bien el capitalismo se rearmará en Medio Oriente y prolongará su vida por otros cien o más años, o el caos en Medio Oriente abrirá un agujero dentro del sistema de la modernidad capitalista y la región será donde emerja la libertad. Esta es la razón por la cual todos los poderes del mundo están en Medio Oriente y luchan. Sería un enfoque muy superficial explicar esto únicamente como “la guerra por el petróleo”.

Este es el terreno donde la depresión actual del sistema capitalista se ha convertido en una Tercera Guerra Mundial. Todo el mundo está aquí. La lucha aquí es ideológica, política y sistémica. El imperialismo global quiere desarrollar una hegemonía y un sistema mundial posmoderno a través de esta lucha. Los estados del status quo regionales están tratando de proteger sus ganancias y ventajas, que les fueron provistas por el sistema del siglo XX. Los pueblos oprimidos y los círculos sociales están tratando de producir su libertad e igualdad a partir de este caos. Esto es lo que está sucediendo de hecho en Rojava.

-Pero, ¿de qué depende cuando desarrollan estas relaciones? ¿Es posible construir una sociedad socialista en el norte de Siria o en Medio Oriente a pesar del imperialismo estadounidense, ruso y europeo?

-Cuando miramos el progreso previo de la crisis en Me-dio Oriente, no hay una línea por la libertad en ninguna parte. No hay ninguna en Túnez, Libia, Egipto y los estados del Golfo. Porque el caos progresaba principalmente como el restablecimiento de la modernidad capitalista y el conflicto de las potencias imperialistas y colonialistas. No había un orden u organización política que pudiera expresar la libertad. La búsqueda de libertad del pueblo y sus esfuerzos fueron destruidos por esos poderes, porque no estaba organizada. Pero cuando llegó la crisis a Rojava surgió una nueva situación, basada en el camino de la libertad. La nueva situación es exactamente lo que surgió de la lucha del PYD (Partido de la Unión Democrática) y las YPG. Por primera vez, ha surgido una línea política democrática, por la libertad y socialista en Medio Oriente y en contra de la modernidad capitalista. Debido a esto, se unieron e intentaron aplastar esta lucha que fue adoptada por Medio Oriente y el mundo. Sin embargo, terminaron desarrollando una relación con lo que no pudieron eliminar.

¿Qué hay que hacer en este lugar? Por supuesto, los que están dando una lucha por la libertad deben creer en sí mismos, en primer lugar. Si lo necesitan, y creen en su ideología, en el socialismo, en la libertad y en la igualdad social, no deberían dudar en desarrollar relaciones con nadie.

Esta pregunta tuya es como el destino del Medio Oriente. Si algunos están dando una lucha por la libertad y otros intentan hacer que sus propios intereses sean dominantes, entonces estas partes inevitablemente se encontrarán en un proceso, en una relación y en una contradicción. Tiene que ser así. Puede ser en forma de consenso y alianza o conflicto. Por ejemplo, Estados Unidos tuvo que desarrollar una relación táctica con las YPG que, al principio, no mostró interés. Pero Estados Unidos intenta, por todos los medios, eliminar la identidad socialista de las YPG e integrarla en el sistema capitalista imperialista. Este es uno de sus principales objetivos al desarrollar una relación. Pero los kurdos y la línea política de la libertad tienen sus propios objetivos en esta relación. Es importante quién avanza y con qué caballo.

Me refiero a que los resultados logrados en esta relación son de importancia estratégica y táctica para ambas partes. Las posiciones obtenidas por los kurdos de Rojava y las fuerzas de la Federación del Norte de Siria son ganancias estratégicas para todas las fuerzas socialistas y antisistema. Pero la presencia de Estados Unidos en Siria solo tiene una importancia cuantitativa con respecto al sistema imperialista. Sin duda, estas relaciones tácticas son importantes para ellos. Sabemos con certeza que estas relaciones serán constantemente conflictivas. Pero el movimiento en Rojava tiene confianza en sí mismo y está obteniendo resultados favorables.

Ahora hay una coalición en Siria que está representada por los Estados Unidos. Tiene todo el apoyo del capitalismo. También hay otro frente de este sistema, Rusia. Y Rusia tiene mucho apoyo detrás suyo. Con la presencia de Rusia y Estados Unidos, todas las potencias hegemónicas e imperialistas del mundo están representadas en Medio Oriente. Y los estados regionales están en una posición de relación y contradicción entre estos dos puntos. Si bien estos poderes están tratando de imponer el dominio del sistema mundial imperialista, están en conflicto entre ellos cuando intentan imponer su propia hegemonía como una hegemonía absoluta.

Rojava, una región de libertad

Bajo estas circunstancias, ahora hay un área de libertad en un pequeño pedazo de tierra, llamado Rojava, donde se ha formado un área comunal democrática. Por primera vez, estamos hablando de un área de libertad. Con todo el apoyo material y moral de la sociedad, esta fuerza continúa su lucha. Mientras tanto, quiere establecerse resistiendo con medios ideológicos, políticos y económicos, contra todo el poder del sistema capitalista mundial.

Tenemos que pensar qué significa esta área de libertad para quienes defienden la libertad. Existe un enfoque imperialista y capitalista que quiere destruir por completo esta área. Hay una carga que viene con eso. Por otro lado, hay una lucha para expandir esta área. Tenemos que entender el conflicto y la discrepancia muy bien. No podemos entender la discrepancia sin entender el conflicto.

Entonces, las YPG tienen que aprovechar las relaciones con Rusia y Estados Unidos. Si solo observamos la forma en que se manejan estas relaciones, es posible comprender el problema en cualquier momento.

-Usted habló sobre el enfoque estratégico de los poderes internacionales. ¿Cuál es el enfoque de Rusia?

-En el enfoque estratégico de Rusia, vemos que quiere ingresar a Siria como una potencia regional. ¿Quién está apoyando a Rusia? Irán, Turquía, Irak y Siria. Rusia quiere establecerse, influyendo en otros estados de Medio Oriente. ¿Cuál es su objetivo estratégico básico? Quiere traer un carácter de Estado nación al régimen sirio y quiere convertirlo en un poder hegemónico. No vemos un enfoque que evoque democracia, igualdad o libertad, o un enfoque que ayude a resolver los problemas por medios democráticos.

Por supuesto, al manifestar este enfoque Rusia desarrolla un concepto después de evaluar las discrepancias diarias con sus aliados. Está siguiendo una política de integración de las áreas de libertad dirigidas por los kurdos hacia el régimen, al Estado nación. Está utilizando su poder militar, político y diplomático en este sentido. Pero, por otro lado, quienes llevan a cabo la lucha por la libertad evalúan la situación de este poder y tratan de avanzar sobre las grietas. Por eso, esta relación es muy problemática. Rusia está en relación con Turquía, Irán y Siria y quiere integrar el movimiento de la libertad al régimen. Pero a pesar de eso, nuestro movimiento por la libertad intenta progresar en el aspecto militar, económico, político y diplomático. al aprovechar las grietas en las relaciones entre ellos.

-Hablamos sobre Rusia… Ahora quiero preguntarle sobre Estados Unidos. ¿Cuál es el enfoque estratégico de Estados Unidos?

-Una situación similar también se aplica a Estados Unidos ¿Está cómodo con la línea de libertad política del PYD? No creo que Estados Unidos se sienta cómodo con la declaración de los cantones o el establecimiento de un sistema de autogobierno en lugar de un Estado y, finalmente, los esfuerzos para la creación de una sociedad igualitaria y libre. Estados Unidos lo ve como una situación coyuntural y lo ignora. Quiere lograr victorias militares a través de relaciones tácticas. Pero, por otro lado, desarrolla relaciones estratégicas y prudenciales con los estados. Entonces tomar una posición en contra de Estados Unidos sin ver el carácter antiimperialista de la relación táctica, es como jugar en las manos del sistema de poder hegemónico.

No hay relación con Estados Unidos que no sea una relación táctica, política y militar. El modelo económico basado en monopolios no está en vigor en Rojava. No hay lugar para los monopolios. El sistema en Rojava es básicamente un sistema de libertad y un sistema igualitario y democrático. Podemos ver esto fácilmente en la Constitución Federal. ¿Qué se organiza socialmente? Es una sociedad democrática y política democrática.

En el aspecto económico, el establecimiento de una sociedad comunal es el objetivo principal. Por lo tanto, se está preparando una legislación contra la explotación y una ley antimonopolio. Ahora, aquí no existe una alianza táctica y estratégica con Rusia, Estados Unidos o cualquier otra potencia capitalista e imperialista. Por el contrario, se les impone una visión del mundo muy diferente. Se intenta mostrarles que otro mundo es posible. Pero el sistema capitalista lo rechaza e intenta integrarlo en el Estado nacional, para destruir esta alternativa antes de que nazca.

-Rusia y Estados Unidos tienen un gran poder militar y poder político. Ellos tienen una superioridad obvia sobre su poder y aquí podemos hablar de una situación de poder asimétrica. ¿Cuáles son sus ventajas frente a estos dos frentes? ¿Tienen alguna ventaja ideológica, política y social?

-Por supuesto que en algunos aspectos tenemos la ventaja sobre ellos. Los desarrollos en varios puntos lo demuestran. Primero que nada, en Medio Oriente es donde nació la civilización. Por civilización me refiero al período que comienza con el surgimiento de la sociedad de clases hasta el establecimiento del sistema capitalista. Estamos hablando de un proceso donde los valores humanitarios fueron destruidos y corrompidos. La sociedad está desesperada por eso. El caos actual también es el resultado de esto. La sociedad está en una gran búsqueda de libertad, que es donde tenemos la ventaja sobre ellos. En general, nuestra ideología socialista, que puede ser una respuesta a la búsqueda de libertad de la sociedad, es nuestra ventaja contra el imperialismo y el colonialismo.

Soluciones a los problemas creados por el sistema capitalista

En Medio Oriente hay problemas inmensos que se basan en cuestiones étnicas, religiosas, sectarias, de clase y sexismo. El sistema de la civilización y su último producto, el sistema capitalista, es el creador de estos problemas. Estamos ofreciendo soluciones a estos problemas, que son compatibles con la historia y la cultura de los pueblos de Medio Oriente. De hecho, asociamos el pensamiento socialista con las experiencias que están presentes en la historia y la vida cultural de nuestra gente. Eso hace que nuestras ideas sean atractivas.

También tenemos cuarenta años de historia como movimiento. Esta es una historia dedicada a la igualdad, la libertad, la justicia y la hermandad de las personas. Por lo tanto, todas las partes de la sociedad confían en este movimiento que tiene características similares a los movimientos de los profetas, en términos de devoción. Hoy estamos expresando esta tradición con el socialismo.

Si se manifiesta un enfoque ideológico, político y organizativo correcto, siempre es posible convertirse en un poder eficiente en Medio Oriente. Probamos esto en la región. Muchos defensores de la libertad lo demostraron a lo largo de la historia.

Hicimos este crecimiento en Kurdistán, en las cuatro partes de Kurdistán. Pero después de eso, en Rojava surgió como una situación muy avanzada. Este es un apoyo importante para nosotros. Es obvio que si se manifiesta el enfoque correcto, se lograrán resultados concretos aquí.

En segundo lugar, y lo más importante, los pueblos y las sociedades están directamente involucrados en la lucha. Hasta ahora, la participación de la sociedad en los conflictos y las luchas era limitada. La sociedad era la víctima o el lado oprimido del conflicto entre los poderes gobernantes. Pero especialmente en la Federación del Norte de Siria, todas las fracciones de la sociedad participan activamente en los esfuerzos políticos, militares y organizativos. Ahora las potencias imperialista y colonialista tienen una capacidad muy limitada para agitar a un grupo social hacia otro y crear una guerra. La nueva forma en que la sociedad se expresa dentro de este marco ha llevado al surgimiento de un nuevo centro y un nuevo campo social. Esta es la ventaja más importante que tenemos sobre ellos.

Una isla en medio del océano

Por ejemplo, ahora podemos hablar sobre la Federación del Norte de Siria, el cantón Cizîrê u otro cantón. Cuando hablamos de esto, es posible que no nos demos cuenta de lo importante que es. Pero ser una federación o un cantón no es una situación simple. ¿Qué significa esto? Esto significa crear una isla en medio de un océano. Esto es imposible de entender para aquellos que no imaginan al enemigo. No es posible entender esto si uno no siente y experimenta la libertad.

Decimos que un intento de comprender la situación con evaluaciones políticas superficiales no conducirá a nada más que a la demagogia.

Entonces, ¿qué está aumentando en Rojava? ¿Qué está levantándose en Kobanê y Efrîn? En general, ¿qué significa la Federación de Siria del Norte? Cuando pensamos en esto nos damos cuenta de que en estas áreas el movimiento no sólo respondió a la búsqueda de libertad de las personas sino que también se han creado áreas para vivir libremente. Estas áreas de libertad comienzan a aparecer como islas pequeñas. Y estas islas se unen y tratan de formar una federación para evitar ser marginados. También se está tratando de alcanzar el estado universal, al unirse con el movimiento revolucionario internacional.

Deberíamos ver que el capitalismo se queda sin solución frente a su propia crisis estructural y las estructuras hegemónicas tienen muchas discrepancias. Junto con el caos, esto le da a los poderes revolucionarios una gran ventaja. Por lo tanto, la búsqueda de la libertad por parte de las personas, el anhelo de la humanidad de un restablecimiento de la identidad humana y los resultados de este anhelo en Medio Oriente y Rojava brindan oportunidades más que suficientes para que la lucha por la libertad se desarrolle.

El socialismo no se puede construir con las herramientas del capitalismo

En esta segunda parte de la entrevista, Rıza Altun, miembro del Consejo Ejecutivo de la Unión de comunidades de Kurdistán (KCK), analizó para la agencia ANF cuáles son las posturas reales contra el sistema, el imperialismo y el capitalismo, además de referirse al enfoque que el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) tiene sobre el socialismo y el socialismo real, y el cambio de paradigma después del encarcelamiento de Abdullah Öcalan.

-En algunos países occidentales, especialmente en América Latina, los regímenes sirio e iraní son considerados antiimperialistas debido a su postura en contra de ISIS. Recientemente, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, también comenzó a utilizar la retórica antiestadounidense. ¿Qué hay debajo del antiamericanismo de estos estados? ¿Son realmente anti-americanos o podemos decir que esto es el resultado de una lucha interna de las potencias colonialistas?

-Hay varios movimientos en el oeste que podemos decir que están en contra del sistema. Históricamente, hay movimientos y poderes que de hecho dan una lucha por la libertad. Ahora, estos son poderes inmensos contra el sistema. Y América Latina es un centro importante. Cuando miramos lo que sucedió desde el descubrimiento de América, especialmente la guerra de guerrillas y los movimientos socialistas en la década de 1960, es un campo importante de la lucha revolucionaria. Pero ambos tienen sus problemas. Por ejemplo, en el oeste, los movimientos antisistema parecen distantes y marginales. Existen problemas serios con la forma en que manejan los problemas ideológicos, políticos y de organización. Tienen problemas para convertirse en movimientos antisistema y libertarios, y también hay problemas para determinar los verdaderos movimientos antisistema ideológicos, políticos y militares, entonces ellos no pueden mostrar la previsión para desarrollar identidad. Es problemático en ese sentido. Existe un serio oscurantismo y dogmatismo, a pesar de que están en contra del sistema.

Tomemos un movimiento aleatorio en el oeste y podemos criticarlo con precisión. Por ejemplo, cuando evaluamos los 150 años de historia del marxismo, vemos que principalmente resultó en un socialismo real. La realidad del socialismo real se puede discutir en varias dimensiones. Por supuesto, el marxismo es una expresión de una postura antisistema. Es un punto de inflexión en contra de la hegemonía y refleja cien o ciento cincuenta años de antecedentes. Nadie puede negar esto. Pero al final, tenemos que cuestionar un camino de libertad que se transforme en socialismo real y llegar a una posición que alimente el sistema como sangre fresca.

Ahora, con la perspectiva socialista real, no es posible llegar al nivel de la línea libertaria, ni evaluar correcta-mente una línea existente de victoria y apoyarla. De manera similar, cuando observamos el anarquismo, las diferencias entre las alas del anarquismo son principal-mente cuantitativas. No hay diferencia fundamental entre ellos. Filosóficamente, su enfoque hacia la libertad, la igualdad y su postura contra la hegemonía creó una valiosa acumulación. Pero como no manifiestan esta acumulación en ideología, lucha, resistencia y aspecto organizativo, no pueden asentarse en la sociedad y exponer el poder para representar la línea de la victoria. Y como no pueden hacer esto, se trata de una lucha desarrollada en otro lugar en el mundo desde su propia ecuación, enfoque y sentido.

A pesar de todo el discurso radical, no pueden liberarse del estilo de vida y de las relaciones del sistema capitalista. Este es un problema muy importante para el frente de la libertad. En este frente se pueden agregar fracciones feministas y ecologistas.

Cuando miramos su postura, aunque parezcan estar en contra del sistema, hay un dogmatismo serio. Hay un serio autismo político y auto-abstracción. Si se aísla de todo, esto significará la autodestrucción.

Lo mismo vale para América Latina. América Latina ha pasado por períodos críticos en la historia. Llevó a cabo la lucha contra el colonialismo español y portugués, contra el imperialismo estadounidense. Dio una lucha por el socialismo, a lo que más tarde contribuyó con la guerra de guerrillas. Tenemos que darles lo que les corresponde. Pero ahora hay un problema serio sobre cómo manejan el problema.

Por ejemplo, podemos decir directamente que aquellos que actúan en nombre del socialismo no pueden ir más allá del socialismo real. Si se basan principalmente en un enfoque nacionalista y progobernante, es imposible que alcancen una verdadera línea de socialismo. El problema de los movimientos antisistema en Europa y América Latina tiene su origen a partir de aquí.

Su enfoque es este: “Quién está en contra del sistema es anticapitalista”. Pero el anticapitalismo tiene sus propios criterios. Hay países que representan el capitalismo y el imperialismo, y estos son enemigos. Están en un engaño de que romper con esos países es el enfoque básico y definen la libertad sobre esta base. Pero cuando miramos sus vidas están viviendo el capitalismo o el imperialismo mismo. Están viviendo en sus ciudades, bajo su poder, con su identidad y dentro de su mercado. Están viviendo con eso hasta la barbilla y, sin embargo, en una ilusión de ser libertarios. Hay algo mal aquí. Sabemos que el verdadero problema del socialismo es esto. Creen que es posible construir el socialismo con las herramientas básicas del capitalismo.

La mayoría de los movimientos antisistema están haciendo la vista gorda ante el hecho de que son el capitalismo viviente y el imperialismo en todos los aspectos, y se engañan a sí mismos con sus ideologías y dogmas. Estos movimientos toman posiciones sin pensar en lo que está sucediendo en Medio Oriente, qué factores históricos y sociológicos hay, o cuál es la relación entre ellos y los poderes globales. Esto es en realidad un gran peligro.

De hecho, deberían pensar en el sistema imperialista global con sus subunidades, los estados nación. Deben entender que las contradicciones entre ellos resultan de la explotación y la hegemonía, no de la igualdad, la libertad o la justicia. Esos poderes no pueden posicionarse uno contra el otro en el aspecto ideológico. Sólo las personas, los movimientos socialistas revolucionarios y los segmentos sociales pueden posicionarse en contra de ellos.

Ahora, cuando miramos la realidad latinoamericana no voy a discutir si es antiimperialista o no. No tenemos ninguna objeción contra una línea que da una lucha democrática contra el imperialismo. Pero hay un punto al que han llegado. Necesitamos ver eso.

Hay un gran engaño aquí. Necesitamos cuestionar cuán antiimperialista es el socialismo real en América Latina. Es antiamericano seguro. Pero el antiamericanismo no significa antiimperialismo. América es imperialista. Es posible desarrollar una postura contra el imperialismo estadounidense. Pero ser antiimperialista es otra cosa. Ser antiimperialista significa estar en contra del orden mundial capitalista, contra la hegemonía del imperialismo en el mundo y contra los centros sub-hegemónicos del imperialismo. Decir “Estoy en contra de los Estados Unidos”, no significa nada. Este es el punto donde se encuentra América Latina. Están en contra de los Estados Unidos y lograron grandes avances en esta lucha, pero también tienen relaciones con países sub-hegemónicos que están asociados con el imperialismo. Esto causó una situación muy indeseable. El capitalismo de Europa occidental es también una expresión del imperialismo. El revolucionario de América Latina debe llevar la postura antiestadounidense a un nivel que incluya al imperialismo occidental. Se enfrentan a un problema muy grave debido a esto. No es lógico decir que el imperialismo que no me ataca es bueno.

El imperialismo es una corriente principal que se organiza en diferentes centros. Sin oponerse a cada uno de ellos, es imposible vencerlo. Debido a este enfoque, el antiamericanismo nunca ha logrado una victoria en América Latina. Esto se debe a que no pueden transformarse en antiimperialistas. Es por eso que, aunque obtuvieron ganancias contra los portugueses y los españoles, no pudieron romper su relación de dependencia.

Las guerrillas en nombre del socialismo no lograron los resultados deseados. ¿Por qué? Necesitamos cuestionar esto. La razón principal es la inadecuación de la actitud.

Miremos la realidad de Kurdistán. Kurdistán está dividido en cuatro partes. Esto sucedió durante la Primera Guerra Mundial. Turquía, Irán, los estados árabes, esto no lo hicieron ellos mismos. El sistema capitalista mundial dividió Kurdistán y lo compartió entre Turquía, Irán, Siria e Irak.

Los movimientos latinoamericanos no pueden ver esta realidad. No tratan al sistema imperialista ni a sus colaboradores locales como un todo. Cuando Turquía, Irán, Siria o Irak contradicen a Estados Unidos, algunos piensan que son antiimperialistas. Por lo tanto, no ven el genocidio perpetrado por estos países en Kurdistán. Este enfoque debe ser cambiado. El sistema de los estados es un sistema capitalista, imperialista y colonialista en su conjunto. Sus contradicciones no pueden ser evaluadas como antiimperialistas.

Por ejemplo, el gobierno actual en Turquía, aunque es un gobierno colonialista, fascista y fundamentalista, ha recibido apoyo debido a sus contradicciones con los Estados Unidos, ya que se lo consideraba antiimperialista. Pero su carácter colonialista y sus relaciones con el imperialismo no se vieron.

Turquía es un centro del capitalismo dentro del nacionalismo, así como también del fundamentalismo, que son aspectos de estatismo nacional. Turquía es el aliado estratégico de los Estados Unidos. Entonces, ¿cómo podemos evaluarlo como una potencia antiimperialista solo por sus contradicciones con los Estados Unidos? Este es un enfoque capitalista-liberal que se define dentro del sistema.

Lo mismo también es válido para los partidos Ba’ath (de Irak y Siria) que una vez fueron los favoritos de los movimientos revolucionarios en América Latina. Todo el mundo sabe que los partidos Ba’ath son la forma más corrupta y más imperialista del nacionalismo árabe. Es una desgracia que se los evalúe como antiimperialistas solo porque tenían estrechos vínculos con el bloque soviético y a veces se contradicen con los Estados Unidos. Los regímenes del Ba’ath son conocidos por su crueldad sobre los pueblos de Medio Oriente.

Y también Irán es un régimen fundamentalista que se basa en una secta del Islam. Su estructura actual no está separada del orden mundial capitalista. Tiene lazos cercanos con el imperialismo. Las relaciones basadas en la visión de que Irán es una potencia antiimperialista debido a sus contradicciones con los Estados Unidos, muestra la condición problemática de las potencias antiimperialistas de América Latina. Mire Cuba, Venezuela y otros países de América Latina donde hay un gobierno de izquierda. Ellos están alabando los poderes sub-hegemónicos del imperialismo en el Medio Oriente y Asia solo por su postura antiestadounidense. Esto es un engaño serio.

Quiero decirlo de nuevo: ser antiamericano no significa automáticamente antiimperialismo. El antiamericanismo es estar en contra de un centro del imperialismo. Permanecer solo como antiamericano es legitimar otras potencias colonialistas e imperialistas. Por lo tanto, necesitamos tener un paradigma fuerte y arraigado para nuestra visión del sistema capitalista mundial y su hegemonía imperialista.

-Después de que el líder kurdo Abdullah Öcalan fue capturado en 1999, hubo un cambio de paradigma en el lado kurdo. ¿Influye esto en las relaciones que ha desarrollado con los Estados Unidos y Rusia? Si no hubiera cambiado su paradigma, ¿sería posible desarrollar relaciones con los Estados Unidos y Rusia? ¿Muchos grupos piensan que el PKK abandonó la lucha socialista? ¿Lo hizo el PKK con su cambio de paradigma?

-El PKK es un movimiento socialista desde el primer día. Pero cuando miras ese momento y las condiciones históricas, fue bajo una intensa influencia del socialismo real. También hubo efectos de los movimientos nacionales de liberación, especialmente las luchas en Vietnam, la guerra de guerrillas en América Latina, la revolución china y los movimientos nacionales en África. Por lo tanto, su origen es tanto socialista como nacional libertario.

Pero cuando se mira la situación del mundo y el dominio ideológico de la época, el PKK se formó bajo la influencia del socialismo real. El PKK llevó a cabo una larga lucha de liberación nacional con estas características. Pero después de la caída del bloque oriental (URSS) y la integración de los movimientos de liberación nacional en el sistema capitalista, tuvimos que cuestionar esta situación. Cuestionamos tanto el socialismo real como la liberación nacional. Si miramos de cerca, el colapso del socialismo real y la integración de las luchas de liberación nacional resultaron con el colapso de varios movimientos libertarios. Esa fue una derrota total. El PKK sufrió las consecuencias de este proceso. Y durante este proceso, el PKK se enfrentó a un ataque, a diferencia de otros movimientos socialistas y de liberación nacional. El sistema imperialista apuntó al PKK como el primer paso de su intervención en Medio Oriente. Intentaron destruir al PKK y dejarlo sin una cabeza e ideología, al capturar a nuestro líder a través de un complot internacional.

Por supuesto, este fue un caso importante para el PKK. Si el PKK no se derrumbó, es porque el PKK tiene una distinción de los movimientos socialistas reales y de liberación nacional. Aunque el PKK fue influido por los efectos del socialismo real, tiene una característica única. Y esto no es solo un caso ideológico sino también organizativo. El pensamiento y el modelo de organización que es único en las sociedades históricas conscientes de Medio Oriente fue la razón principal por la cual el PKK no se disolvió. El PKK fue formado de esta manera por nuestro líder. El cautiverio de nuestro líder reveló nuevas circunstancias para el PKK. Ya existía una búsqueda de un nuevo concepto ideológico y político antes del cautiverio del líder. La insistencia en la libertad de las mujeres y los esfuerzos de una resolución democrática mediante ceses del fuego, son una expresión de esta búsqueda. El cautiverio condujo hacia un nuevo concepto en todos los aspectos. El cambio de paradigma comenzó aquí.

Las misiones renovadas no pueden ser criticadas si son socialistas o si el socialismo real se toma como referencia. Y no se pueden establecer nuevas misiones con esa actitud.

El nuevo cambio de paradigma del PKK no se basa en la negación del socialismo real. Quiero subrayar especialmente esto. Esta es una nueva situación basada en una crítica de los enfoques ideológicos, filosóficos y políticos del socialismo real. Hay un esfuerzo por redefinir el socialismo con un enfoque más libertario, igualitario y democrático. Por lo tanto, el PKK no se dio por vencido con el socialismo. Por el contrario, estamos construyendo un nuevo socialismo basado en la crítica del socialismo real, especialmente una crítica a los movimientos antisistema. Todos los términos que usamos se desarrollan después de una crítica del socialismo real. Debemos ver estos como los términos libertarios, igualitarios y democráticos del nuevo socialismo. La guerra en Medio Oriente y las relaciones desarrolladas sobre esta base no se pueden explicar con la situación ideológica. Si el PKK estuviera en su antigua línea de socialismo real, habría llevado su lucha de esa manera. Y lo estaba haciendo de todos modos. Pero después de su cambio de paradigma, el poder y la confianza en sí mismo que esto creó, le dieron al PKK una ventaja para enfrentar la nueva crisis en Medio Oriente. Si no hubiera cambiado su paradigma, con seguridad habría seguido resistiendo pero no tendría la oportunidad de ganar.

-La terminología que usa menciona los términos de democracia, nación democrática, libertad de las mujeres, medio ambiente y ecología más que socialismo. ¿Le da un nuevo significado a estos términos, aparte de sus significados tradicionales? ¿Reemplaza el socialismo con estos términos?

-Estas no son cosas que existen a pesar del socialismo. El socialismo se encuentra allí como un término general. Puede decir que estos términos se suman al contenido del socialismo. Por ejemplo, hay una distorsión de la democracia cuando la miras desde el punto de vista del capitalismo liberal y el socialismo. Están distorsionando el término de democracia. ¿Cómo expresan la democracia? Lo están expresando como un método de gobierno. Ver la democracia de esta manera es un gran engaño. Poner el Estado y la democracia uno al lado del otro nunca es posible. La democracia se puede expresar como el modelo de autogobierno de las sociedades ante el Estado. ¿Cómo se gobernó la sociedad antes de que surgiera la civilización y cuando las personas no necesitaban un Estado? Ellos tenían su autogobierno. Pero estos gobiernos no se basaban en la explotación, la opresión y la invasión. Este es un gobierno democrático. La democracia debería definirse mejor con esto. La visión liberal de la historia niega este modelo de gobernanza por las sociedades en ese momento. Sirvió a la democracia como una invención de la civilización para la sociedad. Usaron la democracia como barrera para enmascarar su explotación.

No podemos hablar de un Estado democrático o de un gobierno democrático de una clase. Esto es un engaño. Si tomamos el socialismo como referencia, tenemos que definir un término para el enfoque de gobernanza socialista. Hay términos para el modelo de gobierno del socialismo real. Por ejemplo, los marxistas usan el término “dictadura del proletariado”. También usan el Estado como un elemento básico de la literatura socialista. Ven la hegemonía de una clase como un modelo de gobernanza. Definen la democracia como un método de administración de un Estado. De esta manera, convierten a la democracia en un término pasivo para un método administrativo, aunque fue utilizado por las sociedades humanas durante un período significativo de tiempo en la historia. Esta es una situación problemática. Si decimos que somos socialistas, primero el enfoque de la gobernanza socialista debe expresarse y conceptualizarse de la manera más libertaria. No es difícil encontrar esto en la historia humana y aplicarlo a la situación real. Esto puede derivarse de la vida igualitaria y libertaria que las sociedades mantienen viva, incluso bajo las circunstancias del capitalismo y el imperialismo.

Los significados más modernos que se atribuyen a la democracia estaban presentes en la sociedad natural y son las características de la vida comunitaria. Por lo tanto, la democracia puede ser un término real para un modelo de administración igualitaria y libertaria. Estamos usando este término, con este significado.

Para expresarlo más claramente, estamos usando el término democracia como modelo de administración de nuestra comprensión socialista. Este no es un término de democracia que se basa en el Estado. Lo estamos usando para definir el autogobierno de la sociedad. Esto no es diferente del socialismo o una desconexión del socialismo. Por el contrario, pretende dar un nuevo significado al socialismo o traer un sistema de socialismo. Lo mismo puede decirse de todos los demás términos. Sin una crítica del socialismo no podríamos haber llevado el socialismo a un punto en el que pueda ponerse en práctica en la vida en términos reales.

La ecología también es importante. Desde el punto de vista del orden mundial capitalista o el enfoque socialista, la relación entre la naturaleza y la sociedad es problemática. El capitalismo hizo del mundo un lugar intolerable, con su enfoque de industrialismo y ganancias. La humanidad está al borde de la aniquilación. Cuando nos enfrentamos a tal amenaza, tomar el socialismo como una utopía basada en la libertad y la igualdad artificiales no significa nada. Entonces el socialismo debería tener un enfoque para salvar al mundo y a la humanidad. En ese sentido, debe tener un enfoque ideológico contra los daños causados por el capitalismo en el mundo. Pero no existe tal cosa en el socialismo real, que generalmente dice que el capitalismo explota la naturaleza y el medio ambiente. Pero no puede salvarse de ser parte de la destrucción ecológica con su enfoque industrial y de defensa del Estado nación. Además de eso, no puede definir la relación entre la ecología y la sociedad desde una postura ideológica. Esta es una situación muy seria.

¿Es problemático el enfoque del socialismo real? Sí. Su defensa de un industrialismo ilimitado, su punto de vista que coloca a la industria y al desarrollo en la misma página y define a los humanos como el poder hegemónico contra la naturaleza, son serios problemas ideológicos. No se puede pensar en el socialismo sin ecología. No se puede pensar en la vida sin ecología. Si relacionas el socialismo con la vida, puedes entender su relación con la ecología.

Esto también se aplica a la línea de la libertad de las mujeres. El capitalismo convirtió a las mujeres en una meta y un objeto. El capitalismo impone las cosas más feas a las mujeres. La mentalidad dominante masculina está experimentando su forma más intensa en el sistema capitalista. Ahora, sin pensar en la libertad, la salvación y la posición de las mujeres en la sociedad, y sin definir esto en el contexto del socialismo, no es posible salvar el mundo ni lograr la igualdad, la libertad y la democracia. La cuestión de la libertad de las mujeres es demasiado profunda, no es posible resolverla con el enfoque socialista real que dice: “Cuando llegue la revolución, el problema de las mujeres se resolverá”. Es más que eso. Debe ser evaluado como el problema básico del socialismo, o incluso como el problema principal de la vida en términos más amplios.

¿Qué sale cuando pensamos que todo esto es parte de un todo? Surgen enfoques ásperos e ineficaces sobre los problemas del socialismo real y la construcción del socialismo. Surgen las brechas filosóficas, ideológicas y políticas que conducen a la destrucción del socialismo. Con su cambio de paradigma, el PKK aborda estos problemas, encuentra soluciones y reconstruye el socialismo, basándose en una ciencia social nueva y real.

Esto no es una desconexión del socialismo. Esto está trayendo un verdadero significado al socialismo, después de revalorizar el colapso y la derrota del socialismo real. No hay lugar para el desarrollo de los movimientos antiimperialistas, socialistas, libertarios y antisistema si no se cuestionan a sí mismos al respecto. Necesitamos ver el colapso de aquellos que colapsaron junto con el socialismo real, las consecuencias de confinar su destino a tal fracaso. El PKK logró regenerarse después de evaluar la situación correctamente y criticar el socialismo real. No creó su entidad y su poder al desvincularse del socialismo, al contrario, lo hizo posible con la filosofía, la ideología y la vida socialista. Solo con esto, el PKK logró convertirse en un poder ideológico y político en Medio Oriente.

-Quiero hablar sobre el concepto de nación democrática. Sabemos que el imperialismo visualiza un nuevo orden mundial que irá más allá de la identidad nacional y el Estado-nación actuales. Se está hablando de un nuevo gobierno mundial o un nuevo Estado mundial, que superará a las naciones. ¿Es la nación democrática una alternativa a esto?

-La formación social del capitalismo se basa en la forma del Estado nación. Cuando hablamos de Estado nación, se recuerda la forma capitalista. Esto significa construir un sistema hegemónico sobre la categoría de nación, que es una forma social, y convertir esta forma en un área de violencia y explotación del monopolio capitalista. Aquí el problema principal es la creación de la categoría de nación a través del Estado. Esta categoría de nación es muy elástica y transitiva. Los esfuerzos para homogeneizar a la sociedad durante esta creación significarán un genocidio de todas las diferentes cualidades sociales y culturales. Por lo tanto, crear una nación y convertirla en una zona de soberanía crea un problema social. Ahora, el problema más básico del socialismo real aparece aquí. Su mayor error es pensar que puede avanzar y alcanzar la libertad con los elementos y argumentos más básicos del capitalismo.

El principal problema del socialismo real es no desarrollar un análisis profundo del Estado y la nación durante la formulación del paradigma socialista contra el capitalismo. Evaluó a la nación como un hecho étnico más que cultural, y consideró el Estado como un hogar irremplazable para las naciones. No podía pensar en la relación entre el capitalismo y la construcción de un Estado basado en las ruedas de explotación del capitalismo.

Esta situación surgió más claramente después del colapso del socialismo real. Definir la libertad con el Estado e intentar superar esto a través del modelo de Estado nación, uniéndose a la forma social, fue un gran error. El modelo socialista real probó esto por alrededor de 70 u 80 años. Al final, no podría evitar convertirse en una parte del sistema capitalista.

Si nos concentramos y observamos este problema, podemos ver que el Estado nacional y la libertad no coexistirán. El sistema estatal es un sistema político que está en contra de las libertades. Los estados nunca producirán libertad.

Por otro lado, la nación es una formación que tiene fronteras bien definidas y posee diversas identidades sociales, étnicas y religiosas. Como el término nación contiene todos estos, no puede ser singular. En el sistema de Estado nacional, el Estado es una herramienta de explotación y soberanía, mientras que la nación lo completa como un sistema singularizado basándose en una única estructura étnica, religiosa o ideológica. En otras palabras, se basa en la asimilación y destrucción de las diversidades sociales. Este modelo debe existir para que continúe la explotación total. El capitalismo vive de esto. Crea un régimen de genocidio sobre la soberanía del Estado y la singularidad de la nación.

Cuando el socialismo real emergió como una alternativa al sistema capitalista, no podía ir más allá del paradigma del Estado nación y su sistema. Su enfoque en estos términos fue casi copiado del capitalismo.

Ahora sabemos que este término es problemático. No se puede definir una identidad socialista sin volver a evaluar el término del Estado nacional y presentar una alternativa al mismo. Cuando decimos que no queremos un Estado a todos nos parece extraño, incluidos los círculos nacionalistas o socialistas.

Los nacionalistas étnicos se enojan con nosotros porque estamos en contra del Estado, que es una herramienta que llevará su propia identidad étnica al poder y la ayudará a dominar a los demás. Por otro lado, los socialistas reales piensan que pueden resolver los problemas de libertad e igualdad convirtiéndose en un Estado. Negarse a ser un Estado se percibe como una negación del socialismo y la nación. Sin embargo, el Estado es una institución fundamental que masacra a ambos. Ningún libertario socialista puede expresarse políticamente con un Estado. El Estado equivale a la enemistad hacia la libertad y la igualdad. La libertad y el Estado nunca pueden coexistir. Por lo tanto, debemos poner el Estado de lado en primer lugar.

Debemos separar los conceptos de nación y Estado el uno del otro. La nación puede ser aceptada como un formato social. Quiero decir que puede ser aceptada sin ser parte de un Estado nación. Pero necesitamos definir nación con mucho cuidado. Debemos entender qué es nación. La nación es una forma social. Pero estamos hablando de una sociedad con diferentes culturas, grupos de fe y opiniones. La sociedad se compone de diversidades y su unidad. No podemos hacer una definición de nación que niegue las diversidades y dependa de una sola identidad étnica, creencia e ideología. Esto dará como resultado un genocidio de todas las diversidades. Esto no es libertad. La nación democrática es una forma de la sociedad construida sobre una base democrática. La nación democrática es la formación real de la nación. Toda formación y construcción social antidemocrática es problemática y se opone a la naturaleza de la sociedad, lo que, a la larga, provoca violencia y conflictos continuos. Las entidades sociales que conforman la nación solo pueden mantenerse juntas a través de un sistema de administración democrática basado en políticas democráticas.

*Edición: Kurdistán América Latina

(Visited 132 times, 4 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus