Comisión Europea alerta sobre el retorno de hasta 3.000 yihadistas europeos de Siria e Irak

Comisión Europea alerta sobre el retorno de hasta 3.000 yihadistas europeos de Siria e Irak

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente, 19 de agosto de 2017 – Entre 1.200 y 3.000 europeos que han combatido con el movimiento yihadista Daesh en Irak y Siria podrían regresar a sus países de origen, según un informe de expertos creado por la Comisión Europea dado ayer (por el jueves) a conocer por la agencia France Presse. “La mayor parte de los países miembros de la Unión Europea deben prever un aumento lento pero progresivo del retorno de combatientes” tanto de Daesh como de Hayat Tahrir al-Cham (HTS, el antiguo Al Nusra, brazo armado de Al Qaida en Siria), dice el informe de la Red Europea de Sensibilización sobre la Radicalización (RAN, en sus siglas en inglés), el grupo de expertos creado por Bruselas.

El número de yihadistas que vuelven a Europa aumentará de modo rápido si Daesh es vencido en territorio iraquí y sirio, y acaba desapareciendo en su actual forma de “califato”. El informe de RAN, que también se refiere al retorno de las mujeres e hijos de los yihadistas, estima que alrededor del 30 por ciento de los combatientes europeos ya han regresado, algunos están detenidos y muchos otros viven en la clandestinidad.

Según RAN, “más de 42.000 combatientes terroristas extranjeros” han viajado a Siria e Irak para combatir con Daesh entre el periodo comprendido entre 2011 y 2016, procedentes de hasta 120 países. Se calcula que unos 5.000 terroristas que luchan con Daesh tienen pasaporte europeo. La mayor parte “proceden de Bélgica, Francia, Alemania, el Reino Unido, Austria, Dinamarca, Finlandia, Italia, Holanda, España y Suecia”, afirma el informe entregado el pasado mes de julio a la Comisión Europea. Entre un 15 y un 20 por ciento murieron en combate, de un 30 a 35 por ciento han regresado a Europa, y alrededor del 50 por ciento siguen en Siria e Irak.

Células durmientes

La movilización de yihadistas extranjeros tuvo su fase alta en 2015. Los servicios de inteligencia europeos son conscientes de la fase de retorno por las indicaciones recibidas en los últimos atentados terroristas de París y Bruselas. Las causas del regreso a Europa son diversas, según el informe. Vuelven porque “han perdido sus ilusiones” de la yihad global, por “remordimientos”, por nostalgia de la vida cómoda en casa, o porque “pretenden sumarse a células durmientes yihadistas en Europa”. Un porcentaje de ellos ha sido detenido poco después de su regreso.

La última ola de retorno de yihadistas europeos es “más violenta e ideologizada que la anterior” que solo quería derrocar a Bashar al Assad en Siria y, por tanto, “mucho más peligrosa”.

La mayor parte de los combatientes de Daesh y Al Qaida que regresan “son víctimas de traumatismos por haber matado a personas o haber asistido a muchos actos de violencia” subraya el informe de RAN, que propone un catálogo de medidas a las autoridades europeas. Entre ellas, hacer una evaluación rápida del nivel de peligrosidad de cada uno de los que retorna, para llevar a cabo “un tratamiento individualizado” que se dirija a la normalización y la integración social de los ex yihadistas.

Después de haberse apoderado en 2014 de vastos territorios en Irak, Daesh perdió en los últimos dos años gran parte de sus conquistas tras la ofensiva del ejército iraquí, ayudado por la coalición internacional antiyihadista dirigida por Estados Unidos. La caída de Mosul, capital del “califato” en Irak, fue un duro golpe para el movimiento fundado por Al Bagdadi, que pierde gradualmente el control de Raqa, en el norte de Siria y capital de facto del grupo yihadista.

Atentados “low cost”

El retorno, voluntario o no de yihadistas a Europa -con experiencia en combate y manipulación de explosivos- es un factor inquietante tras la sucesión de atentados “low cost” de los últimos dos años, alrededor de una veintena.

El regreso de ex combatientes de Daesh, y en menor medida de la rama siria de Al Qaida, es un aliciente para que los dos grandes movimientos terroristas islámicos -ambos suníes, la rama mayoritaria del islam- establezcan algún tipo de alianza, tanto en materia de propaganda como de logística para atentados. ¿Por qué no lo han hecho hasta la fecha? En realidad, Daesh y Al Qaida comparten lo fundamental: aspiran a imponer el islam a nivel global tanto en los territorios de mayoría musulmana (Dar al Islam), como en los de mayoría “infiel” (Dar al Harb). Ambos movimientos armados son salafistas, es decir, seguidores de la interpretación literal y radical del Corán según el modelo de los primeros califas. El núcleo duro de Al Qaida y de Daesh se ha formado en las enseñanzas de la secta saudí wahabí, celosa del cumplimiento estricto de la ley islámica, la sharía. Las diferencias se han producido por los personalismos y la estrategia política. Desde los atentados del 11-S, el movimiento Al Qaida ha privilegiado el impulso de franquicias mundiales, en África y en Asia, para extender su mensaje y desestabilizar regímenes. La Primavera Árabe le dio la oportunidad de intentar el asalto al poder en varios regímenes árabes, que considera infieles e ilegítimos por su colaboración con Occidente.

En cambio, Daesh prefirió concentrarse en la conquista militar de territorio en Irak y en Siria, donde -tras proclamar el “califato”, el primero desde su desaparición en Turquía- desarrolló desde 2014 los instrumentos burocráticos de un sucedáneo de Estado.

Control policial

El eventual retorno masivo de yihadistas europeos, tras la caída de Mosul, encuentra un terreno abonado para propagar el nuevo modelo de califato ubicuo.

La inteligencia sueca reveló hace poco que la Policía controla los movimientos de 2.000 radicales musulmanes.

Por su parte, la Policía española, más partidaria de actuar que de dar información, estima que, de los 1.500 lugares de oración registrados en España, el 6 por ciento difunde “mensajes radicales”.

*Con información de agencias

(Visited 61 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus