El intento de Bush y Blair de reconfigurar Oriente Medio, encendió un fuego que aún arde hoy en día

El intento de Bush y Blair de reconfigurar Oriente Medio, encendió un fuego que aún arde hoy en día

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

David Hearst para Monitor de Oriente/Resumen Medio Oriente, 13 de Julio de 2016 – Al igual que Sykes y Picot un siglo antes que ellos, Blair y Bush intentaron remodelar oriente medio. Con devastadores resultados.

No es la primera vez en los últimos meses que Gran Bretaña despertó para descubrir que los relojes habían dado marcha atrás. El miércoles, cuando se publicó el informe Chilcot, era el 18 de marzo de 2003, fecha en que el Parlamento votó a favor de la guerra de Irak.

Hace trece años, un laborista de segunda fila llamado Jeremy Corbyn se dirigió a la mayor manifestación que el país había visto en su historia para detener la guerra de Irak. Sus palabras, el 15 de febrero de ese año resisten aún el paso del tiempo.

“Para aquellos que dicen que esto es un conflicto necesario y justo porque va a traer la paz y la seguridad, el 11 de septiembre fue un acontecimiento terrible. Las ocho mil muertes en Afganistán no traerán de vuelta a ninguno de los que murieron en el World Trade Center. Otras miles de muertes en Irak no van a hacer cambiar las cosas. Sólo pondrá en marcha una espiral de conflicto, de odio, de miseria, de desesperación que alimentará guerras, conflicto, terrorismo, depresión y miseria para las generaciones futuras. ”

La Ciudad de Bagdad bombardeada a fines de Marzo de 2003
La Ciudad de Bagdad bombardeada a fines de Marzo de 2003

Poco después Chilcot, aniquiló los argumentos que el entonces primer ministro británico, Tony Blair dio para justificar su aventura militar. Corbyn, ahora líder del partido Laborista, se disculpó en nombre del partido. Sin embargo, Blair no estaba arrepentido. Dijo que si pudiera volver en el tiempo, volvería a tomar la misma decisión

Pero no se trata sólo Blair, que sigue defendiendo el intervencionismo occidental en Oriente Medio. Cameron, en respuesta a Chilcot, no mostró tampoco ningún arrepentimiento por Libia, intervención que acaeció durante su mandato.

Las cuentas de guerra del partido, tampoco se arrepiente, para la mayoría del Partido Laborista en el Parlamento (PLP), que vota consistentemente para la intervención y en contra de Corbyn. Como informó Nafeez Ahmed al analizar los registros de votación, los dos patrones de voto – a favor de la intervención y en contra de Corbyn se superponen en gran medida.

Sólo 71 parlamentarios, de las 194 que se negaron a respaldar Corbyn (votando en su contra, absteniéndose o no presentándose) estaban en el parlamento en 2003. Sin embargo, de ellos, siete votaron en contra de ir a la guerra. Un total de 172 parlamentarios tenía registros de votación que apoyaban las intervenciones militares británicas en el extranjero – el mismo número que votó contra el liderazgo de Corbyn.

El 89% de parlamentarios laboristas que no apoyan a Corbyn han apoyado intervenciones militares británicas, aunque no todo el mundo. El 56%  están firmemente a favor de la guerra y sólo el 19 por ciento – 37 parlamentarios laboristas – tienen registros de votación contra la guerra. 98 de los 100 parlamentarios laboristas que estaban en activo cuando se votó a favor de una investigación sobre la guerra de Irak había votado en contra de dicha investigación cuándo se inició.

Puede que ya no se vean a sí mismos como blairistas, pero la mayoría de los parlamentarios que han estado tratando de desbancar aCorbyn son intervencionistas. Alan Johnson, que fue el secretario de interior durante mandato de Blair, es sólo uno de ellos. Su historial de votación de asuntos exteriores y defensa es el siguiente: a favor del uso de las fuerzas militares del Reino Unido en las operaciones de combate en el extranjero; a favor de la guerra de Irak; en contra de una investigación sobre ella; a favor de la sustitución de Tridentpor un nuevo sistema de armas nucleares; a favor de una mayor integración de la UE: a favor del fortalecimiento de la alianza militar.

un soldado norteamericano le cuelga la bandera yanqui a una estatua de Sadam Husein
un soldado norteamericano le cuelga la bandera yanqui a una estatua de Sadam Husein

El informe Chilcot se aplica tanto a las posiciones de Johnson, Benn, y Mike Abertura, ex presidente del comité de asuntos exteriores comunes, como a Blair. Esta  podría ser una de las razones por las que votaron sistemáticamente en contra de una investigación sobre la guerra. Al menos Blair tuvo el valor de ponerse de pie durante dos horas frente a una sala profundamente hostil de los periodistas, pero ellos no lo hicieron. En su lugar, dirigieron su fuego contra el líder del partido.

Benn dijo: “Hay muchos de nosotros que no se arrepiente de que Saddam se haya ido”, y sugirió que las Naciones Unidas deben reformarse para que a aquellos” dictadores brutales que emplean el asesinato y aterrorizan a su propia población se les pueda aplicar un ajuste de cuentas.” ¿Mohamed binZayed, príncipe heredero de Abu Dabi o AbdelFattah al-Siside Egipto con quien Blair sigue manteniendo relaciones? Johnson cuestionó si no habría  “alguna evidencia mentiras en el Parlamento”. La hay.

La apelación de Benn de reformar las Naciones Unidas, que según Chilcot, Blair había minado, es importante pero por una razón diferente.

El comienzo de la guerra de Irak, en ausencia de una segunda resolución de la ONU llevó a abrir una larga temporada de intervenciones en Oriente Medio. Nadie se molesta en pedir permiso a la ONU para lanzar operaciones militares. Los rusos no lo hicieron en Siria. Los saudíes no lo hicieron en Yemen, aunque hay una resolución de la ONU sobre el bloqueo de Yemen. Los egipcios y los emiratíes no pidieron una resolución de la ONU antes de intervenir en el este de Libia.

Y no hay tampoco ninguna resolución de la ONU, que hable del debate parlamentario del Congreso ni tampoco sobre la presencia de británicos, estadounidenses y franceses que trabajan con y desde el aeropuerto de Benina que está controlado por el general renegado de Libia Khalifa Hafter en Bengasi.

En marzo, el Middle East Eye reveló que SAS británicos y soldados jordanos fueron desplegados en Libia, según una rueda dada por el rey Abdullah de Jordania a los congresistas norteamericanos en enero. Abdullah les dijo que el acento de Jordan era cercano al de Libia. Se asumió en el momento en que estaban ayudando a las milicias libias que repelen a Estado Islámico (ISIS) en Sirte. No ha tenido lugar ningún debate parlamentario sobre el uso de tropas británicas en Libia.

Hoy revelamos las voces grabadas de los pilotos británicos, franceses, estadounidenses y los controladores árabes de la torre de control en la base aéreadeBenina. Las coordenadas dadas en las grabaciones no guardan relación con las posiciones conocidas de ISIS. En su lugar, se relacionan con ataques a objetivos tales como el Souq al-Hout, el mercado de pescado en Bengasi, dónde se encuentran los enemigos de Haftar.

En Souq al-Hout, Haftar está luchando contra el Consejo Revolucionario de la Shura de Bengasi, una amalgama de grupos islamistas. La coalición incluye a Ansar al-Sharia, que está consideradauna organización terrorista por la ONU, Estados Unidos, Reino Unido y Turquía. Sin embargo, el consejo también incluyea la Brigada de los Mártires del 17 de febrero que está financiado por el Ministerio de Defensa libio en Trípoli. Tanto aquí como en Derna, ingleses, norteamericanos, franceses y jordanos, junto con Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, están ayudando a luchar a Haftar contra las milicias que son leales a Trípoli.

Los británicos y los estadounidenses podrían estar apoyando ambos lados de la guerra civil en Libia al mismo tiempo, o podrían ser aliados de boquilla por un lado, y aliados militares por el otro.

Mientras que la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas condenó los ataques aéreos de Haftar en Derna y advirtió que podrían considerarse un crimen de guerra, el personal de Francia y Estados Unidos está ayudando a Haftar a luchar su propia guerra en Bengasi. Haftar sigue negándose a reconocer la autoridad del gobierno de unidad en Trípoli. El personal militar británico está ayudando a sus fuerzas en el este de Libia que no son leales al Gobierno de Acuerdo Nacional. La ayuda de controladores y pilotos militares británicos están dando a Haftar socava el espíritu de reunificación del país, cuándono viola flagrantemente el embargo de armas de la ONU.

Este es el profundo lodazal de la intervención extranjera 13 años después. Más bien como Sykes y Picot un siglo antes que ellos, Blair y el ex presidente de Estados Unidos George W Bush estaban involucrados en un intento profundamente ideológico de remodelar el mapa de Oriente Medio. En su trato con los emiratíes, egipcios e israelíes, y en sus conversaciones con Hamas, y con el hombre fuerte palestino Mohammed Dahlan, Blair sigue manteniendo esa agenda. Pero hace ya 13 años, Blair consiguió su ambición secreta.

En una nota a Bush por escrito el 26 de marzo de 2003, titulada “El objetivo fundamental”, Blair escribió: “Este es el momento en el que se pueden definir las prioridades internacionales para la próxima generación – el verdadero orden mundial posterior a la Guerra Fría. Nuestra ambición es grande – construir una agenda global en torno alacual podemos unir al mundo”.

Blair dijo que la guerra formaría parte de un esfuerzo más grande para “difundir nuestros valores de libertad, democracia, tolerancia y estado de derecho” en todo el mundo. “Es por eso que, a pesar de que las armas de destrucción masiva de Irak es la justificación para la acción inmediata, liberar a Irak de Saddam es el verdadero premio.”

Blair y Bush fracasaron en su objetivo principal. Pero tuvieron éxito en tres cosas en Oriente Medio.Al deshacerse de Saddam, desataron un conflicto sectario que se extendió por toda la región, y que altera el equilibrio regional entre persas y el mundo árabe. El cambio de régimen en Irak permitió a Irán dominar el país y la región. Sin el apoyo militar de Irán, Bashar Assad habría sido mucho menos confiado en su habilidad para aplastar un levantamiento armado en Daraa en 2011. Sin la guerra de Irak, ni Al Qaeda ni ISIS habría instalado en Irak o en Siria. Cientos de miles de personas han muerto y millones han sido desplazados.

Al igual que Sykes y Picot, cuyo pacto secreto sentó las bases de un siglo de conflicto colonial en Oriente Medio, Bush y Blair encendieron un fuego cuando invadieron Irak que aún arde en la región hoy en día. No hay final a la vista para esta conflagración. Cameron se limitó a seguir el ejemplo de Blair y cierto es que pertenecen al mismo partido. El sucesor de Cameron como primer ministro hará lo mismo. Los frutos de su trabajo son la Libia que vemos y de la que informamos a día de hoy.

Este artículo fue publicado por primera vez por el Middle East Eye.

 

(Visited 123 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus