Declaración de Riad: respaldo a invasión a Yemen y a terroristas en Siria

Declaración de Riad: respaldo a invasión a Yemen y a terroristas en Siria

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente/Al Mayadeen, 11 de diciembre de 2015 – Al aprobar la Declaración de Riad, que puso fin a la 36 cumbre del Consejo Supremo del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), los gobernantes de los seis países árabes de esa zona respaldaron la realización de conferencias internacionales para reconstruir Yemen y pacificar Siria, al tiempo que favorecieron la intervención militar en el primer conflicto y ratificaron el respaldo a los opositores de Damasco.

Las naciones del Golfo coincidieron en la necesidad de la  reconstrucción de Yemen, una vez que las partes beligerantes lleguen a un arreglo político.

Asimismo, se comprometieron a impulsar el desarrollo de un programa práctico para rehabilitar la economía yemenita a fin de facilitar su integración con la del Golfo, un área en la que están agrupados Bahrein, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Omán y Kuwait.

La Declaración subrayó la continuación de una asistencia y apoyo al presidente Abed Rabbo Mansour Hadi y a su legítimo gobierno para restaurar la seguridad y estabilidad en todas las partes de Yemen, reafirmando el compromiso con la unidad y respeto a la soberanía e independencia de ese país.

También encomió la gestión del enviado especial de la ONU para Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, rechazó toda injerencia en los asuntos internos y subrayó la importancia de una solución política, pero ajustada a la Iniciativa del Golfo, su mecanismo ejecutivo y las resoluciones de la ONU.

Respecto a Siria, los mandatarios apoyaron un arreglo negociado y los resultados de la conferencia de unas 100 facciones opositoras efectuada en Riad para garantizar una postura unificada de cara a negociaciones con el gobierno de Bashar Al-Assad.

Según el texto de la Declaración de Riad, se debe garantizar la unidad territorial y la independencia de Siria, sobre la base de los principios de la conferencia de Ginebra.

En un encuentro con la prensa, posterior a la cumbre, el canciller saudita, Adel Al-Jubeir, acusó a Irán de desempeñar un rol negativo en la mayoría de temas regionales.

La República Islámica es uno de los principales aliados del gobierno de Al-Assad en Siria y respalda la rebelión del movimiento chiita Ansar Allah en Yemen, contra la que el reino wahabita encabeza una coalición árabe e islámica para restituir a Hadi.

Los gobernantes también instaron a impulsar la integración económica y la cohesión política, sin descuidar los esfuerzos para coordinar acciones contra el terrorismo.

Ratificaron que las metas y objetivos del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) requieren fortalecer y promover la ciudadanía del Golfo y los intereses comunes de sus ciudadanos, en aras de un destino común.

En ese sentido, subrayaron la importancia de reforzar también el concepto de integración, incluidas las esferas política, económica, militar, de seguridad y social, así como todas las vías para la unidad, la interdependencia y la comunicación entre los estados miembros.

Según el secretario general de la entidad, Abdul Latif Al Zayani, los estados del área pretenden ser un poder y bloque económico sólido capaz de lidiar de modo efectivo y eficiente con los bloques económicos regionales y globales, por lo que se empeñan en superar obstáculos, elevar el rol del sector privado en todas las áreas y proveer un clima de inversiones adecuado.

(Visited 71 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus