Irán: ramificaciones políticas de la cumbre sobre gas

Irán: ramificaciones políticas de la cumbre sobre gas

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Ulises Canales*/Resumen Medio Oriente, 25 de noviembre de 2015 – Además de indicar la tendencia irreversible hacia el fin de las sanciones a Irán, la cumbre de exportadores de gas reforzó el compromiso en la lucha antiterrorista, la defensa de la soberanía siria y el acercamiento a Latinoamérica.

Por sus respectivos pesos regionales y mundiales, los acuerdos suscritos entre Irán y Rusia ratificaron que en torno al gas natural se mueven intereses altamente estratégicos y que rebasan las fronteras de lo energético, comercial y ecológico para adentrarse en consideraciones de quilate político.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, anunció que su país aumentará la producción diaria de gas a mil millones de metros cúbicos en los próximos dos años, y el iraquí, Fuad Masum, llamó a un acuerdo entre los estados exportadores para fijar precios y estabilizar los mercados mundiales.

Al hablar en la tercera cumbre del Foro de Países Exportadores de Gas (GECF, por sus siglas en inglés), realizada ayer, Masum destacó que la cooperación entre esas naciones conducirá a su progreso y desarrollo, así como al decrecimiento de la pobreza en la región.

Pero para fijar el precio del gas en mercados mundiales deben existir indicadores claros de modo que su uso se priorice por otras naciones, comentó el jefe de Estado de Iraq en sintonía con el de Venezuela, Nicolás Maduro.

Para el presidente bolivariano, el carburante puede estimular un diálogo y relaciones fructíferas entre productores y consumidores, incluso en el contexto de América Latina y el Caribe, donde igualmente defendió “precios justos y mercados estables”.

Maduro y el jefe de Estado ruso, Vladimir Putin, fueron recibidos por el líder supremo de la Revolución Islámica iraní, ayatolah Alí Khamenei, con quien compartieron, por separado, valoraciones acerca de los efectos de la hegemonía norteamericana y occidental en las relaciones internacionales.

En opinión de Putin, la estrecha cooperación entre productores y consumidores de gas es “uno de los elementos clave del desarrollo económico sostenible”, y subrayó su importancia al acotar que los 12 miembros plenos del GECF asumen el 79 por ciento de la producción global.

El ministro de Educación del gobierno libio, Fathi al-Majburi, insistió en la necesidad de la cooperación e interacción de todos los miembros del GEFC para mantener y estabilizar el precio real del combustible frente a las prolongadas fluctuaciones mercantiles nocivas para la economía de todos.

Holanda, por voz de su ministro de Energía, Hang Cum, ofreció sus oficios como observador para propiciar un clima de armonía y colaboración dentro del cártel gasífero que conduzca a innovaciones, investigaciones e inversiones, en las que el mercado iraní suscita especial atractivo para muchos.

Pero los discursos ante el plenario de la III cumbre de Teherán fueron complementados, como casi siempre sucede en eventos de esa naturaleza, en contactos y compromisos bilaterales entre los mandatarios y demás representantes, sobre todo con los anfitriones persas.

La inestabilidad política, las guerras y la amenaza terrorista a escala mundial, pero sobre todo en una región como Medio Oriente, estratégica en cuanto a reservas y comercio petrolero y del gas, hacen peligrar los ambiciosos proyectos enunciados en Teherán en el terreno energético.

Rouhani y Putin, además de protagonizar la anécdota ajena al protocolo durante el discurso del segundo, que cuestionó la fiabilidad de la traducción, se comprometieron a combatir juntos el terrorismo y reiteraron su determinación a apoyar al gobierno de Bashar Al-Assad en Siria.

El mandatario persa deploró a aquellos que “hablan de luchar contra el terrorismo y alardean”, y aseveró que Irán y Rusia actúan con seriedad frente a la que describió como amenaza para todos los países de la región y el mundo.

Y la Declaración de Teherán también legó un mensaje que trascendió lo puramente energético al “reiterar su firme rechazo a la aplicación de leyes y regulaciones extraterritoriales, y sanciones económicas en el comercio de gas y contra países miembros del GECF”.

Venezuela, que enfrenta una incesante hostilidad de Estados Unidos; Irán, a la espera de la entrada en vigor del acuerdo nuclear para despojarse de sanciones internacionales; y Rusia, objeto de embargo comercial de la Unión Europea; con seguridad captaron y agradecieron otras dimensiones de la cita.

*Corresponsal de Prensa Latina en Líbano

(Visited 49 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus