El ejército israelí es el más inmoral del mundo, ¿y qué?

El ejército israelí es el más inmoral del mundo, ¿y qué?

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Ramón Pedregal Casanova/Resumen Medio Oriente, 11 de noviembre de 2015 – Entre el 8 de julio de 2014 y el 18 de ese mismo mes, el ejército invasor de Palestina bombardeó la Franja de Gaza y asesinó a 230 palestinos. Y ese 18 de julio, tres niños, -Wesin, de 6 años; Yihad, de 7, y Fulla Sheheibar, de 10-, jugaban en la azotea de su casa cuando fueron asesinados con las bombas que les tiraron los sionistas. Hasta entonces, sólo un mercenario del ejército invasor había muerto. Estamos en el 18 de julio, los niños y niñas palestinos asesinados por Israel suman 45 de esos 230 palestinos asesinados.

El 24 de julio (6 días después) los israelíes ya habían asesinado a 150 niños y niñas palestinos.

El 26 de agosto (22 días más tarde, el día que los invasores se vieron obligados a firmar el alto el fuego) los israelíes llevaban asesinados 501 niños y niñas palestinos, según la ONU.

Ha transcurrido poco más de un año, y ustedes conocen los últimos acontecimientos, lo ocurrido en el mes de octubre pasado, la persecución de los invasores y sus colonos sobre los niños, las niñas, y la adolescencia palestina ha dejado casi un centenar de muertos y muchos heridos con balas reales, casi mil heridos con balas forradas de caucho, y otros casi mil capturados y llevados a prisiones de Israel.

Este pasado 30 de octubre un vehículo de gran tamaño, de color verde oscuro del ejército ocupante, entró en el campo de refugiados de Aida, Betjhlehem, Belén; las calles estaban vacías, no había nadie a la vista, pero lo observamos sin que nos vea, andaba muy despacio mientras por sus altavoces soltaba una amenaza terrorista; raja el aire y golpea los oídos secamente, desde la fortaleza militar israelí se nos advierte: “Os habla el ejército israelí. Si continuáis tirando piedras os arrojaremos gas hasta mataros a todos: niños, jóvenes, mujeres, ancianos, todos moriréis, os mataremos a todos, no dejaremos a nadie con vida”. Ese es el ejército israelí, el ejército de ocupación colonial, el ejército más inmoral del mundo. ¿Y qué?, eso preguntaba públicamente un ministro del gobierno de ocupación colonial. El gobierno israelí quiere una respuesta.

Tras el acuerdo de paz en Gaza, el 26 de agosto de 2014 las gentes de las tiendas y de los puestos en los mercados ofrecían todo lo que tenían a quien lo necesitase; las familias acogían a quienes habían quedado sin familia, las gentes se visitaban o se encontraban y se abrazaban, se preguntaban por unos y otros, se daban el pésame y se ayudaban a enterrar dignamente, a veces en pedazos, a los mártires. La solidaridad, más grande que nunca, se hizo presente en todo Gaza. Ante semejante acción humana el traductor me dijo: “Es como sobrevivir a un diluvio”.

Los hospitales y los ambulatorios, en su mayoría, habían sido echados abajo, se mantenía un hospital en pie, y algún otro centro a medio derruir, que abarrotados de gente herida, con olor a sangre y con escasísimos medios, tenían que disponer de enfermeros y enfermeras en las entradas para no dejar pasar a la multitud que se ofrecía a salvar vidas. Los israelíes habían bombardeado a la población, 1.800.000 de personas, en su mayoría refugiada, el 50% niños, niñas y jóvenes de Palestina. Entre los pueblos del mundo se respiró más solidaridad que nunca con el pueblo palestino. Esa fue la respuesta al ministro asesino israelí.

Hace tan sólo unos días Netanyahu exculpaba a Hitler de sus crímenes; así supimos cómo hacía suyos los crímenes de éste, y es que su ejército de ocupación y su gobierno son el resultado de los intereses del capitalismo sionista por la explotación humana, la deportación y la implantación del racismo como algo normal. Es el nazismo de nuestra época, el nuevo fascismo, que ya tenemos delante.

Últimas noticias: El embajador palestino en Naciones Unidas ha denunciado que el ejército ocupante se lleva los cadáveres de palestinos y palestinas que mata y los devuelve tras robarles las córneas y otros órganos vitales. Los sionistas se dedican al tráfico de órganos.

(Visited 153 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus