Qatar declara que podría intervenir militarmente en Siria

Qatar declara que podría intervenir militarmente en Siria

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente/Russia Today, 22 de octubre de 2015 – El ministro de Asuntos Exteriores de Catar, Jalid Al Attiyah, afirmó que el emirato del golfo Pérsico podría intervenir militarmente en el conflicto sirio, pero señaló que Qatar sigue prefiriendo una solución política a la guerra.

Este miércoles Jalid Al Attiyah, el ministro de Asuntos Exteriores de Qatar, en una entrevista para CNN en Árabe citada por la agencia Reuters afirmó que el emirato podría intervenir militarmente en Siria, si esto es necesario para evitar la partición de ese Estado árabe.

«Cualquier cosa que proteja al pueblo sirio y a Siria de la partición, intentaremos llevarla a cabo junto con nuestros hermanos saudíes y turcos. Si una intervención militar protege a los ciudadanos sirios (…) la realizaremos», declaró el ministro.

Sin embargo, Jalid Al Attiyah indicó también que el emirato «siempre ha preferido resolver las crisis regionales a través del diálogo político». «Llamaremos al diálogo en una posición de fuerza porque creemos en la paz y la ruta más corta para conseguirla es a través del diálogo directo», añadió.

El viceministro de Asuntos Exteriores de Siria, Faisal Mekdad, reaccionó ante las declaraciones de Al Attiyah advirtiendo que «si Catar lleva a cabo un pacto militar para intervenir en Siria, ese acto será considerado como una agresión directa y la respuesta de Siria será dura».

El periodista y secretario de la Federación Musulmana de España, Yusuf Fernández, que califica esta posición de Catar de escandalosa y fruto de la desesperación, advierte que si se llevara a cabo, desencadenaría una guerra regional.

En mayo pasado, el director del Royal United Services Institute de Qatar, Michael Stephens, respondía en un análisis de septiembre de 2014 que no de forma directa, pero sí indirecta. Hay donantes anónimos, decía, que han apoyado financieramente a los extremistas de Siria, porque ven con buenos ojos la implantación de un Califato Islámico (como el autoproclamado por los terroristas del ISIS).

“Arabia Saudí y Qatar, convencidos de la pronta caída del presidente sirio Bashar al-Assad y de que un gobierno sunita sería positivo para ellos, apoyaron a grupos radicales”, añadió, en referencia a grupos como Liwa al-Tawhid, Ahrar al-Sham o Jais al-Islam, todos relacionados con los peligrosos miembros de Al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

Mezcla de una política “chapucera y de una buena dosis de ingenuidad”, señaló Stephens, el resultado final es que las cuentas del Estado Islámico han visto multiplicar sus ingresos desde Qatar.

Además, distintas fundaciones y donantes individuales -muchos con fortísima influencia comercial en países europeos- han dado su particular empujoncito financiero a las redes del terror, con tal de ver caer a Al-Assad.

Lo resume bien el politólogo Hasan Hasan: “Se benefician de las donaciones de hombres acaudalados del mundo musulmán (Qatar y Arabia Saudí). Son donantes privados que creen en su proyecto de Estado islámico y que quieren contribuir en la lucha contra sus enemigos, Damasco y Bagdad”; y lo confirma el último informe policial de los Servicios de Información del Estado sobre las fuentes de financiación y gastos del Estado Islámico, difundido por la cadena SER: “Hay financiación de países como Qatar bajo el disfraz de organizaciones benéficas islámicas y contribuciones de donantes dentro del marco asistencial”.

(Visited 146 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus