EEUU justifica que ataque a hospital afgano fue “por error”

EEUU justifica que ataque a hospital afgano fue “por error”

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente/Telesur, 7 de octubre de 2015 – Estados Unidos (EEUU) sostuvo este martes que el reciente ataque de tropas norteamericanas contra el hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) de la ciudad afgana de Kunduz fue “un error”.

El máximo comandante de EEUU en Afganistán, el general John Campbell, compareció ante la Comisión de Servicios Armados del Senado en Washington, donde manifestó que fue decisión de su país realizar el bombardeo y que el hospital fue alcanzado por una equivocación.

Tales declaraciones se producen tres días después del ataque contra la clínica en la que se encontraban cerca de 200 personas, de las cuales 22 resultaron víctimas fatales y decenas fueron heridas.

Según Campbell, EEUU llevará a cabo una investigación exhaustiva sobre el incidente para evitar situaciones similares en el futuro.

El propio general había informado ayer que el ataque aéreo fue solicitado por tropas afganas, las cuales reportaron estar bajo fuego de los talibanes.

Durante una conferencia de prensa en el Pentágono, manifestó que en ese operativo “varios civiles fueron alcanzados accidentalmente.”

La comparecencia del lunes se realizó para desmentir una versión inicial de Washington, de acuerdo con la cual el bombardeo se realizó porque las fuerzas de Estados Unidos se sintieron amenazadas.

Ante las declaraciones de que el ataque se debió a una supuesta amenaza, MSF aseguró que ningún combatiente talibán estaba siendo tratado en el hospital bombardeado el sábado.

“Las puertas de las instalaciones estuvieron cerradas toda la noche, por lo que en el momento del bombardeo no había nadie más en el hospital además de los trabajadores y los pacientes”’, aseguró la organización.

Consideran el ataque un crimen de guerra

MSF acusó a EEUU de crimen de guerra a raíz de ese hecho y se refirió a una grave violación del derecho internacional. El secretario general de la ONG, Christopher Stokes, mostró su repulsa por los intentos del Gobierno de Afganistán de justificar el suceso.

El Ministerio de Defensa afgano había explicado los ataques aéreos al argumentar que los talibanes utilizaban la clínica como escudo, algo que MSF desmintió. A su vez, Washington había calificado el suceso como “un daño colateral”.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), bajo la cual opera la coalición militar encabezada por Estados Unidos en Afganistán, emitió un comunicado el pasado domingo en el cual informó que fuerzas estadounidenses bombardearon a “insurgentes que estaban disparando directamente contra miembros del servicio estadounidense” en Kunduz.

Se trató del ataque de un avión tipo AC-130 contra el hospital especializado en traumatología más importante del norte del país y el único centro de salud que había quedado operativo dentro de Kunduz desde el inicio de la última ofensiva talibán contra esa ciudad.

MSF dio cuenta de una serie de lanzamientos de bombas contra el edificio principal, un objetivo que parecía estar claramente fijado porque los edificios vecinos no sufrieron daños.

La organización aseguró que informó de sus coordenadas a las fuerzas estadounidenses después de que los talibanes asaltaran Kunduz, el lunes de la semana pasada.

La localidad afgana es escenario de fuertes combates, debido a que los irregulares realizaron un ataque desde varias direcciones, ocuparon la ciudad por tres días y a pesar de los avances de las unidades gubernamentales, aún mantienen algunos reductos.

El diario The Washington Post señaló que el colapso inicial de las tropas afganas en Kunduz alimentó la preocupación de que el ejército de Kabul sería incapaz de sobrevivir por sí solo si Estados Unidos retira sus agrupaciones de la nación asiática.

Según informes oficiales, el ejército afgano perdió en 2014 más de 17 mil militares y empleados civiles como resultado de deserciones, muertes en combate y expulsiones, por lo que su nivel de completamiento está muy por debajo de lo previsto.

Más de dos mil 360 oficiales y soldados estadounidenses murieron y otros 20 mil resultaron heridos desde el inicio de la guerra en Afganistán en octubre de 2001.

(Visited 55 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus