Presidente sirio confía en victoria de la coalición Rusia-Irán-Siria-Irak

Presidente sirio confía en victoria de la coalición Rusia-Irán-Siria-Irak

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Resumen Medio Oriente/Agencia Sana, 5 de octubre de 2015 – El presidente sirio, Bashar al-Asad, se ha mostrado convencido de que la coalición creada por Rusia, Irán, Siria e Irak triunfará en su lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, o Daesh, en árabe).

“Esta coalición debe tener éxito, si no, seremos testigos de la destrucción de la región entera. Estamos confiados en que la coalición logrará la victoria (…) Si esos países inician sus cooperaciones militares y de inteligencia, no cabe duda que obtendremos resultados considerables”, ha precisado Al-Asad en una entrevista con la cadena televisiva iraní IRINN.

En referencia a posibles obstáculos que la coalición que lidera Estados Unidos contra el Daesh podría crear para el cuarteto (Rusia, Irán, Siria e Irak), el mandatario sirio ha sostenido que el respaldo de Washington y sus aliados a los grupos extremistas hará que “sea alto el precio que tendremos que pagar” al combatir el terrorismo.

Ha aclarado, no obstante, que si la alianza encabezada por EEUU “se une de forma seria y sincera en la lucha contra los terroristas, al menos dejándolos de apoyar, llegaremos más rápido a los que queremos”.

Rusia, Irán, Siria e Irak han formado recientemente un comando de coordinación en Bagdad (capital de Irak) para hacer frente a Daesh.

En respuesta a una pregunta sobre los cambios que se producen a nivel internacional hacia la situación en Siria, donde los países que insistían en tumbar al gobierno, abogan actualmente por la participación del presidente al-Assad en un gobierno de transición, el mandatario sirio aclaró que Siria no tiene confianza en los funcionarios occidentales ni en sus declaraciones tanto positivas como negativas.

Asimismo subrayó que los cambios en la postura de Occidente se deben a que el terrorismo que han patrocinado se volvió en su contra, y a las oleadas de inmigrantes que llegan a sus países, no sólo de Siria, pero de diferentes países de Oriente Medio, reiterando que a pesar de estos cambios las posturas de Occidente son desconfiables.

El presidente señaló que “los países occidentales tienen un amo, que es Estados Unidos. Todos estos países se comportan de acuerdo con los dictámenes de su maestro norteamericano”. Por lo tanto “las declaraciones de todos estos países son similares”.

Al-Assad denunció que Occidente quiere cambiar el gobierno sirio para crear mini estados débiles a fin de garantizar la seguridad del ente sionista. Asimismo advirtió del peligro del terrorismo que sufre la región, puesto que el mismo se declaró como Islámico y en realidad no tiene nada que ver con el islam. “Estos grupos están promoviendo la sedición entre los diferentes componentes de la región en general. Ahora, afortunadamente, hay una gran conciencia en nuestra sociedad sobre el peligro de la sedición sectaria. Pero con el tiempo, y con la continuación de la incitación sectaria, se crearía una brecha entre los diferentes componentes de la sociedad y surgirá una nueva generación educada en ideas equivocadas, esto será un peligro muy grave”, explicó.

En cuanto a las posturas de Turquía y Arabia Saudita hacia el cambio del régimen en Siria, al-Assad dijo que cualquier charla sobre el gobierno en Siria es un asunto interno y ni Arabia Saudita ni Turquía tienen derecho a hablar de democracia.

El mandatario manifestó que el Estado sirio debe asumir una parte de la responsabilidad de la actual crisis, pero en cambio ha trabajado para realizar muchas reformas a todos los niveles. Agregó que el factor principal detrás de la crisis siria es la injerencia extranjera en los asuntos del país.

Además reiteró que el pueblo sirio solamente es el que decide sobre el futuro de su país y no ningún actor exterior.

De igual manera, dejó en claro el compromiso de Siria con la lucha contra el terrorismo hasta extirparlo y con el diálogo inter-sirio hasta arreglar la crisis.

En cuanto a la disposición del gobierno de sentarse a la misma mesa de diálogo con los terroristas armados, el presidente dijo que esto se puede realizar en un solo caso cuando estos armados depongan sus armas y vuelvan a sujetarse a las leyes del Estado sirio. Sin embargo, indicó, hay grupos terroristas que se niegan al diálogo y piensan que están sirviendo a su religión al cometer las masacres. “Es imposible dialogar con estos grupos”, dijo el presidente.

Al referirse a la Coalición Internacional, encabezada por Washington, al-Assad expresó que fracasó “porque el ladrón no puede ser él mismo el policía”. Criticó también que Siria no ha visto los resultados de la Coalición, simplemente porque los países que apoyan al terrorismo no pueden combatirlo, enfatizando que la lucha contra el terrorismo se produce a través de ejercer presión sobre los países que lo financian y arman para que dejen de hacerlo.

“Si yo fuera un pretexto para el terrorismo en Siria, ¿cuál es el pretexto para el terrorismo en Yemen? No estoy en Yemen. ¿Quién es el pretexto para el terrorismo en Libia? ¿Quién es el pretexto para el terrorismo en Irak? De hecho, si tomamos al Estado Islámico como ejemplo, verá que la misma no apareció en Siria. Apreció en Irak en 2006, cuando los estadounidenses gestionaban la mayoría de los asuntos, si no todo, en particular los de la seguridad en Irak”, detalló.

Para resolver la crisis de los refugiados e inmigrantes, el mandatario sirio llamó a buscar las razones que impulsaron a estos mismos abandonar su país, las cuales se plasman en el terrorismo y el continuo apoyo de Occidente a este flagelo. “La demanda de cada refugiado es detener el apoyo al terrorismo”, acotó.

Al-Assad lamentó que la crisis continuará mientras haya partes que apoyen y financien al terrorismo. “No estamos luchando solamente contra los grupos terroristas dentro de Siria, sino también contra grupos terroristas que proceden de todas partes del mundo con el apoyo de los más ricos y los más poderosos países”. Asimismo hizo referencia a los cambios en el escenario internacional, lo que podría dar paso a una solución política de la crisis, sin embargo esta solución no se puede alcanzar mientras que existan países que patrocinan el terrorismo.

El mandatario también puso un énfasis especial en la iniciativa del presidente ruso Vladmir Putin, destacando que Siria cuenta con la alianza creada en virtud de esta iniciativa bautizada entre Siria, Rusia, Irak e Irán.

Hablando sobre las conversaciones rusas-estadounidenses, y si estas conversaciones se consideran como una intervención rusa en los asuntos sirios, el presidente al-Assad dijo: “Tenemos relaciones antiguas con la antigua Unión Soviética y más tarde con Rusia, por más de seis décadas. Nunca han tratado de imponer nada a nosotros a lo largo de la historia de estas relaciones, especialmente durante la crisis. El diálogo entre Rusia y EEUU no se trata de una injerencia en Siria, el diálogo está pasando entre dos partes: uno que cree en la injerencia en los asuntos de otros estados, es decir, Estados Unidos y Occidente, y el otro busca impedir tal intervención, impedir la hegemonía y la violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad y la Carta de la ONU, es decir, Rusia, los países BRICS y un gran número de otros países.”

Sobre la llegada de un buque de guerra chino y un portaaviones ruso al puerto de Latakia, el mandatario sirio señaló que China ha anunciado expresamente que no participará con el aspecto militar en la guerra contra el terrorismo. Sin embargo, este país apoya la iniciativa del presidente Putin respecto a la lucha antiterrorista, reveló. Al-Assad dijo que Rusia tiene presencia en los aeropuertos sirios y no necesita este portaaviones.

(Visited 74 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus